Al bat

Rotundo triunfo

 

 

La falsa noticia sobre VALENZUELA

La noticia falsa sobre el “Toro”

Por Jesús Alberto Rubio.

Incesantes llamadas telefónicas recibí de amigos-colegas preguntándome sobre si era verdad el deceso de Fernando Valenzuela y de inmediato les contestaba que era una noticia falsa.

Decía el ofensivo texto de la red social que había muerto la madrugada del 27 de octubre después de presenciar el juego de serie Dodgers-Red Sox a causa de un infarto al miocardio.

Caray.

Muy mal por quien hace eso.

Muy mal.

A propósito de Dodgers, en toda el área de Los Angeles, California, ya mencionan a Mike Scioscia como el próximo mánagers de los Dodgers.

Ni me pregunte la razón.

El Vástago del “Cananea”

En el programa sabatino de Naranjeros Radio, a través de nuestra Peña Beisbolera por Facebook, excelente encuentro-charla-entrevista con Benjamín Reyes Blanco, hijo del gran “Cananea” Reyes, quien nos contó ¡cuántos detalles, anécdotas, recuerdos y momentos inolvidables de su señor padre.

Incluso, nos contó que desde niño compartió grandes momentos con Héctor Espino Jr., acompañando ambos a sus grandes padres por tofos los parques de pelota. Además, advirtió, aquí en Hermosillo ¡eran vecinos!

Benjamín Reyes Blanco también jugó pelota desde circuitos infantiles –vio acción en un campeonato nacional-- hasta juveniles y primera fuerza –veía acción de tercera base, pitcher y luego ¡todas las posiciones como utility-- , llegando luego ser una especie de batboy de los Diablos dirigidos por su señor padre, donde muchas veces le pidió que le tirara a los bateadores o “calentaba” a los pitchers en las sesiones de entrenamiento.

Nuestros respetos y admiración para Benjamín Jr., y ya sabe a dónde acceder para que se entere de todos los pormenores/más detalles de lo dicho por el vástago del eterno “Cananea”.

ORLANDO LARA

Gracias, doctor Thomás López; en efecto, Orlando Lara no es vástago de Hildefonso, la voz del Grupo Indio: el zurdo (que no Mauricio) que acaba de lanzar el juego sin hit ni carrera No. 50 en la historia de la LMP es nativo de Cosamaloapan, Veracruz. (En el sitio http://espndeportes.espn.com/…/zurdo-orlando-lara-lanza-sin….

LA HORA DE LOS MAMEYES"

En el beisbol la frase “La hora de los mameyes” es muy popular/cotidiana:

El amigo colaborador Víctor Cantera nos ilustra cómo nació ese concepto que al paso del tiempo se incorporó como otra pintoresca jerga del béisbol.

A ver:

“Esta frase, se originó hace más de doscientos años durante la toma de La Habana por los ingleses. Durante ese episodio los habaneros, con esa costumbre tan cubana de reírnos de todo y buscar un mote a cada cosa, dieron en llamar “Mameyes” a los soldados ingleses por el color del uniforme que vestían: chaqueta roja-mamey y pantalón negro.

Por aquella época La Habana estaba rodeada por una muralla que la protegía de corsarios y piratas. Cada noche a las nueve se disparaba un cañonazo desde la fortaleza del Morro, para avisar a los habaneros que las puertas de la muralla se cerrarían durante la noche.

A esa hora los odiosos “mameyes” se hacían más visibles patrullando las calles, puesto que se había implantado un toque de queda durante la ocupación y después de esa hora quien estuviera por las calles sin el debido permiso era pasado por las armas, los habaneros bautizaron la hora después de las 9 de la noche como como “la hora de los mameyes”.

Quedo en la fraseología popular “la hora de los mameyes” como el momento de extremo peligro.

En el grabado, los uniformes de los soldados ingleses de 1762.

CARLOS CASTILLO BARRIO:

En mis casi 60 años que presencié beisbol, en Yucatán, jamás tuve conocimiento de juego de tan extenso vivir.

Tengo conocimiento de un lanzador amateur que lanzó un juego de 23 entradas y lo ganó y a los dos años, el juego se alargó a 27 episodios e igualmente se llevó la victoria y todavía vive este mi amigo, 50 innings, y como dicen en mi Cuba "le ronca al mango". Un cordial abrazo.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo
 

Beisbol: ¡por eso es el rey!

 

 

Por Jesús Alberto Rubio.

Qué cosa: de no haber concedido una base, Orlando Lara habría logrado el juego perfecto en la victoria de ¡17-0! de sus Charros ante los Águilas de Mexicali…

Con su No hit No Carrera, pasó a ser el No. 50 en la LMP en lanzar un juego de tal naturaleza.

¡Muchas felicidades a Orlando, el gran vástago de Ildefonso Lara, el gran vocalista de Grupo Indios…sí señor!

Honor a René Cárdenas

Recibí desde Houston amable mensaje del colega René Cárdenas, el cual con gusto se los comparto solidarizado plenamente en tan noble reconocimiento que ha recibido en honor a su trayectoria:

René, nos dice: El New York Time me honra hoy con este artículo en la sección deportiva. A continuación les envío el enlace para que lo lean: https://nyti.ms/2D4wGo4

¡Invitan cerveza!

Mi hermano Martín acaba de hablarme de Los Ángeles para expresarme con gran emoción que disfrutó de principio a fin el juegazo de 18 entradas en el Dodger Stadium, diciéndome el detalle de que muchos aficionados, en medio del júbilo-ambientazo ¡les da por invitar cervezas a quienes les rodean!

¡Vamos!

Records a granel

Del tremendo partido, histórico de siete horas y 20 minutos de duración/record de series mundiales, ni qué contarle: usted seguramente ya tiene a la mano todos los detalles y que haya aguantado hasta que la pelota se fue, se fue ¡y se fue a la…! (¿Recuerda a Chayo Silva con aquella narración del tablazo de jonrón que le costó la licencia de locutor?)

APOLINAR CASTRO:

El amigo Apolinar Castro Silva se está reportando, mire:

Jesús, está muy interesante la información que comparte Milenio del juego en mención en el que tras 18 entradas y 7:20 horas que duró el encuentro se escribieron varios récords.

-Duración de 7:20 horas, dejando atrás la marca de 6:23

-Se definió hasta la entrada 18, con lo que superó la marca de Serie Mundial de 14, que se estableció en 1916, 2005 y 2015

-Participaron 46 jugadores, con lo que se rompió la marca de 43

-Se utilizaron 18 pitchers, nueve por equipo, lo que superó el récord que era de 17 (establecido dos veces)

Se lograron 34 ponches, empatando la marca de postemporada

-Hubo 131 apariciones combinadas en el plato, algo que no se había dado en Serie Mundial

-Se dieron 561 pitcheos, 283 fueron de los pitchers de los Red Sox y 278 por Dodgers

-Xander Bogaerts se convirtió en el primer pelotero en irse de 8-0 en un juego de Serie Mundial

-Los únicos jugadores que no vieron acción fueron Rich Hill y Hyun-jin Ryu por Dodgers y Chris Sale y Drew Pomeranz por Medias Rojas.

Aquí está el enlace: http://www.milenio.com/…/numeros-debes-historico-juego-3-se…

El buen Rocco:

Los Mellizos contratan al mánager más joven de MLB: Rocco Baldellimás que interesante en Al Bat (@beisrubio)

Gabriel Delgado/Al Bat: Álex Cora y Dave Roberts fueron compañeros de equipo con los Dodgers desde el 2002 hasta el 2004.

Ambos salieron del equipo y jugaron con los Medias Rojas. Roberts fue cambiado a Boston en el 2004 y Cora jugó con los Patirrojos desde el 2005 hasta el 2007.

No jugaron juntos en Boston, pero ambos ganaron campeonatos con el equipo (Roberts en el 2004 y Cora en el 2007).

Órale.

JOSE A. GONZALEZ:

Estimado Jesús, no imaginas cuanta pena me dio la partida de nuestro amigo Papelero Valenzuela. Radicando en Mochis, en el 2006 llegué de cronista con los Cañeros, y me rencontré con Benjamín, viejo amigo que conocí en mi primer crónica en 1975 en Torreón cuando por cierto gana el campeonato como mánager de los Alijadores de Tampico con un tremendo de equipo encabezado por Héctor Espino, y el brillo sensacional del pitcher gringo Joe Paktwa, quien además de pitcher ¡era jonronero!

La última vez que vi al “Pape” fue en Mochis una ceremonia que hizo el municipio al instituir un trofeo con el reconocimiento deportivo que llevaría su nombre a partir de ese año.

Cuando charlábamos comentaba con orgullo de cuando había sido "papelero" con los periódicos de su región, y le decía si le hubiera gustado ganar mucho dinero, y a él le escuché por primera vez, aquella frase de que "no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita.

Hoy lo recordamos con cariño, y le deseamos un feliz viaje a los brazos de nuestro creador, descanse en paz. Un abrazo mi estimado Jesús....Pepe Monterrey González.

La imagen puede contener: 6 personas, béisbol
 

Mi primera serie mundial

 · 
 

Al Bat

Mi primera serie mundial

Por Jesús Alberto Rubio.

Le dije ayer al colega y amigo Héctor Barrios Fernández que la serie mundial de 1967 entre Boston y Cardenales de San Luis fue la primera que disfruté al cien por ciento de principio a fin.

Esa fue mi primera confrontación otoñal, la que guardo gratamente en mi memoria.

Aquel clásico lo ganarían los Cardenales en siete juegos con tres grandes triunfos del enorme Bob Gibson y efectividad de 0.00.

Fue aquella confrontación en la que se calificó a los Red Sox como el equipo del “Sueño Imposible” lideradas por Carl Yastrzemski y el pitcher Jim Lonborg que perdería el juego del gallardete otoñal ante Gibson.

Yo deseaba que ganaran Boston; era mi equipo sentimental, imagínese. Pero, en aquel séptimo decisivo, Bob Gibson echaría a perder aquel “Sueño de Boston”.

Los Cardenales de San Luis alinearon con Lou Brock, LF; Curt Flood, CF; Roger Maris, RF; Orlando Cepeda, 1B; Tim McCarver, C; Mike Shannon, 3B, Julián Javier, 2B y Dal Maxvill, SS.

Los Medias Rojas: Jerry Adair, 2B; Dalton Jones, 3B; Carl Yastrzemski, LF; Ken Harrelson, RF; George Scott, 1B; Rico Petrocelli, SS y Reggie Smith, CF.

Le diré que tres meses antes había regresado a Hermosillo procedente de Tijuana donde por andar muy metido jugando pelota infantil mayor, pony, colt y juvenil menor en los parques Independencia, Camarena y Sierra Vera, entonces ubicados frente al Puente Internacional fronterizo, no me di tiempo de estar atentos a las anteriores series mundiales.

En mi infancia en Guaymas, entre 1956 y 1960, medio recuerdo las transmisiones radiales de las series mundiales que escuchábamos los chamacos del barrio en el hogar de los hermanos Duarte, muy fieles seguidores –y nosotros también—de los Mulos del Bronx.

Aquellas transmisiones tenían las voces de Buck Canel, Felo Ramírez y Lalo Orvañanos, quienes patrocinados por la Cabalgata Deportiva Gillette relataban las series mundiales con un estilo inolvidable.

DOS PREGUNTAS

Ahora bien, una primer pregunta para usted es la siguiente: ¿cuál fue la confrontación otoñal que más recuerda o bien, la disfrutó de principio a fin?

Otra podría ser: ¿qué/cual momento –memorable— guarda usted de todas las series que le han tocado?

No creo que haya visto el juego perfecto de Don Larsen, el 8 de octubre de 1956 con sus NYY ante los Brooklyn Dodgers… ¿o sí?

MARIO MENDOZA Y SU ACADEMIA:

Debo felicitar a Mario Mendoza por la Academia de Beisbol que junto con su hijo del mismo nombre tienen en la ciudad de Navojoa, la que enseña, orienta y forma a niños a partir de cuatro años, pasando por adolescentes/jóvenes de los llamados como nuevos talentos. Enhorabuena.

En Facebook, la Academia tiene el sitio Strike Zone Navojoa.

Vale.

Ah, debo también decirle que “Manos de Seda” está más que atento y listo para responder a todo llamado de urgencia que le hagan para tomar el mando de algún equipo de la LMP.

PREMIO ROBERTO CLEMENTE

Yadier Molina, de los Cardenales de San Luis, ha sido nombrado ganador del Premio Roberto Clemente 2018 en reconocimiento a sus extraordinarios esfuerzos humanitarios, en especial por todo el trabajo de ayuda que realizó en Puerto Rico tras la devastación causada por el Huracán “María” en el 2017.

Excelentísimo, claro.

La imagen puede contener: una o varias personas y béisbol
 

Papelero Valenzuela debutó con home run en el cielo

“Papelero” (Primera de dos partes)

 
Por Jesús Alberto Rubio

Yaquis de Cd. Obregón: Benjamín "Papelero" Valenzuela, Ronnie Camacho, Moi Camacho, Jim Ackers. Atrás: Tavo Bernal, Gus Cisneros y Dominic Zanni.


“Pape” dejó registros de alta alcurnia:

Se distinguió por su bateo de rango y un jugador de mucha entrega, coraje.

Y que si impresionan sus hechos en los diamantes, verá:

Debutó con hit en el primer turno al bat en Ligas Mayores y en la Costa del Pacífico.

Fue campeón bat tres ocasiones (dos seguidas) en la poderosa Liga de la Costa del Pacífico.

Y en su faceta de manager, obtuvo el banderín en dos equipos distintos en su primer año.

Pero hay otra muy chuqui: de batboy, corriendo el tiempo, fue el timón campeón del mismo equipo… ¡algo jamás visto!

Ya sabe de quien hablo: 

El gran Benjamín “Papelero” Valenzuela, miembro del  Equipo Ideal de la Liga de la Costa y desde 1982 tiene nicho de oro en el Salón de la Fama del Béisbol Profesional en México con sede en Monterrey.


10mo. mexicano en la Gran Carpa

Cuando llegó en 1958 a los Cardenales de San Luis, el orgullo de Los Mochis desde el 2 de junio del 33, se convirtió en el décimo jugador mexicano en llegar a las Ligas Mayores.

Su debut sucedió el 27 de abril como tercera base y en su primera aparición al bat  le dio hit a Johnny Podres, de aquellos los Dodgers recién estrenados en Los Angeles provenientes de Brooklyn, Nueva York.

¡Qué mejor debut en la Gran Carpa… y ante quien! 

Benny Valenzuela, como le llamaron en EU, tuvo la fortuna de jugar al lado del inmortal Stan Musial, así como Ken Boyer, Curt Flood, Eddie Kasko, Wally Moon y entre otros, el pítcher Sam Jones, quien tiene un lugar muy especial en la historia del béisbol.

Jones se convirtió en el primer pítcher negro del béisbol moderno de Ligas Mayores en lanzar un juego sin hit ni carrera. Su joya de pitcheo blanqueando 4-0 a los Piratas de Pittsburgh, ocurrió en el Wrigley Field el 12 de mayo de 1955.


Una lesión y…

En esa campaña, “Benny” jugó sólo en diez partidos y pegó de 14-3 que incluyó un doble (.214); sin embargo, una lesión en su espalda (dos vértebras de su columna), le impidió demostrar su real talento y capacidad con los Pájaros Rojos.

Por ello, el 8 de octubre de aquel año lo enviaron a Tacoma, la principal sucursal de los  Gigantes de San Francisco en la Liga de la Costa del Pacífico. Con él se fueron  Hobie Landrith y Billy Muffett a cambio de Ernie Broglio y Marv Grissom.

Satisfecho de su trayectoria


Ahora que con gran gusto platiqué con él en Cd. Obregón, señaló estar muy satisfecho de su paso por el béisbol.

Claro, como siempre, cargado de energía, vitalidad y bromas a flor de labio, “El Pape”, un tipo pintoresco que cae muy bien por su trato y amabilidad,  expresó su agradecimiento al béisbol porque de otra forma “no estuviera platicando con ustedes; estuviera hecho bola” vendiendo periódicos”.

Le pedí a Dios que me diera la oportunidad de jugar béisbol, aunque te debo decir que también era versátil jugando fútbol, todo para mejorar mi vida y a mi madre, que en paz descanse… y pues me ayudó, pues de batboy, que te den de alta para ser jugador, no cualquiera…”.


Un bat de cuidado en Ligas Menores

En la agradable charla recordó cuando en la Arizona-Texas, 1952, peleó el título de Novato del Año con Besbee-Douglas al batear .347. Había llegado a ese equipo llevado por Syd Cohen.

La siguiente temporada logró la misma cifra, pero se fracturó una pierna; se recuperó y en el 54 debutó con Sultanes (.325 en 312 juegos). Luego regresó a Besbee-Douglas para registrar un altísimo .388.

En el 55 los Cardenales lo mandaron al  Fresno de la Liga de California, Clase C, donde pegó .354, el tercer mejor porcentaje del circuito, con once cuadrangulares, 139 producidas y 19 estafas. También fue líder en carreras anotadas,151, y hits, 209.

El 56 lo subieron a los Búfalos de Houston de la Liga de Texas, Clase Doble A, donde promedió .314, dio 18 jonrones y produjo 99 carreras. 

Ahí jugó al lado del vástago de Santicos, el “Canguro” Rubén Amaro, quien también en el 58 iba a debutar con Cardenales.

El 57 estuvo con Omaha, Triple A de la American Association, principal sucursal de los Cardenales, pero luego regresó a Houston… y de ahí, ahora sí, al equipo grande.

Antes de arribar al mejor béisbol del mundo jugaba como jardinero derecho, pero los Pájaros Rojos, lo ubicaron en su posición ideal: la tercera base. 

En la pelota mexicana, desde niño su ídolo  fue Luis “Molinero” Montes de Oca, de ahí que se decidiera por aprender a jugar la esquina caliente.

“En esos años no había representante de peloteros. Lo único que hacían era pagarte el contrato; primero, jugué poco lastimado y luego con Tacoma, principal sucursal de los Gigantes de SF; “así me la rifé” y lo bueno fue que me la pagaron”.
 
También jugó con el equipo Victoria de la Liga de Texas, en los años cuando los equipos campeones de la Liga Mexicana se enfrentaban a sus homólogos de la llamada Asociación Panamericana.


Sus ídolos en la Gran Carpa

Dice que en esos años sus ídolos de Ligas Mayores fueron Joe DiMaggio, Ted Williams, Stan Musial e incluso Rubén Amaro.

“Tuve el honor de ser amigos de Musial. Muy católico, de sangre polaca, aunque nacido en Estados Unidos. Le tuve gran admiración”.

Stan Musial nunca pudo escribir un libro de cómo aprender a batear porque la manera de pararse a batear, era muy rara, algo así como el Joe Brovia que jugó de jardinero derecho con Hermosillo”. 

Pero, al ver su prodigiosa forma de batear, obviamente nadie dijo nada. Era naturalito, aquel “The Man”, hoy un icono en  la historia de los Pájaros Rojos.

Y sobre Ted Williams, recuerda que en un juego de exhibición le dijo a Rubén Amaro: “¡Mira, hasta que conocimos a Ted Williams y fuimos a saludarlo… y era tanto el gusto que no le soltábamos la mano”.

Ese día, Wilmer “Vinagre” (Bend) Mizell, uno de los mejores zurdos de la Nacional –debutó el 22 de abril de 1952 a los 21 años con Cardenales de SL–  estaba tirando 96-97 millas por hora y vino al bat Williams y dijeron  vamos a verlo: 

Primero, con un rectón afuera, con una mano se la botó por el left… expresanado nosotros, ¡ah caray, le tiró tarde! Luego, le lanzó otra pegada como para quebrarle el bat…¡y la perdió por las luces!


Espino, su favorito en México

Por supuesto que Héctor Espino fue su ídolo en el béisbol mexicano.

Cita que en la temporada 66-67 cuando debutó con los Cañeros Aurelio Rodríguez, él ya estaba por retirarse como jugador activo, pero que alcanzó a tomar algunos rodados o líneas por la tercera base salidas del bat de Espino”.

“Nunca le jugué para doble play a la mitad de la luna; siempre me colocaba atrás, como si hubiera dos outs. Y aunque el manager me pidiera que me moviera para adelante, no lo hacía porque si agarraba una rola de él de frente…me cimbraba la mano. Y es que clase de poder que tenía”.

Una vez jugando en Los Mochis el domingo por la tarde contra Hermosillo, teniendo el viento en contra del bateador derecho y perdiendo 1-0 en la séptima, nuestro mánager Memo Garibay dijo ¡tiempo, Panchillo!... y por respuesta tuvo “sí, ya se  que viene a decirme; que siempre lo he dominado”.

Entonces Garibay le advierte: “no, vengo a decirte de que veas como está corriendo el viento y le aventó algo de zacate y tierra. “Ahora quiero que le tires la bola bien floja, curvita, para que le de para allá porque se va a regresar la bola”.

“Maestro, yo se pincharle, déjeme a mi”, dijo Panchillo Ramírez y Memo le contestó, “oh, acepta mis órdenes”… 

“¡Andale, pues”, replicó Panchillo, por lo que al escuchar eso, me dije, voy a ponerme atrás del zacate porque le van a tirar de globito y así fue… estaba un metro atrás de lo que es el infield… pero olvídate, Espino pegó una línea que parecía iba llorando para caer allá atrás de la barda… que viento ni que viento”.

“Por ello, le dije a Panchillo, “qué bueno y dio jonrón” a lo que rápido inquirió “¿por qué, “Pape”?”… ¿nombre, nomás le da por ahí donde yo estaba pues me quiebra una pierna!”.

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Página 7 de 175