Deportes

Adrian Gonzalez en las mayores 2018

 

 

Adrián González

 

Mal le ha ido a Adrian Gonzalez en esta temporada con el tolete, después de haber tenido un buen desempeño los primeros dias ahora mismo su porcentaje de bateo anda por los .239, eso sí a la hora producir carreras no anda tan mal lleva 11 mientras Céspedes el estrella del Mets lleva 18.

La cuestión es que el Titán nos dejó acostumbrados a batear cerquita de los .300 o arriba de esa cifra y con más de 100 carreras producidas por temporada y sus carreras producidas de por vida en las mayores son 1187 en 1891 juegos para .6277 carreras por juego. Así que ahora mismo  anda en .69 carreras por juego y de seguir así, suponiendo que no tenga lesiones y juegue unos 150 partidos llegara a 103 carreras empujadas, lo que seria fabuloso; pero, si se acerca a las 100 también sería bueno. Lo bueno es que su sueldo de 23 millones por la temporada nadie se lo rebajará en el 2018.

Obviamente Adrian está pensando en seguir jugando unos años más, con esta temporada llegará a 15 a sus 35 años de edad, pero es posible que pueda jugar hasta los 40 años y hablaremos de 5 temporadas más, que sería magnifico para él, siempre y cuando no tenga lesiones como la de la temporada pasada, que fue una de esas que todos queremos olvidar.

´Por ahora aqui estan las estadísticas del Titán:

Adrián González 2018 Splits

Duration AB R H HR RBI BB SO SB AVG OBP SLG
Last 7 Games 20 3 4 1 5 3 1 0 .200 .292 .350
Last 15 Games 43 5 9 2 10 6 7 0 .209 .300 .349
Last 30 Games 46 6 11 2 11 8 7 0 .239 .345 .391
Duration                      
Last 7 Games                      
Last 15 Games                      
Last 30 Games                      
Last 3 Games AB R H HR RBI BB SO SB
4/18 vs WSH 3 1 1 0 1 1 0 0
4/19 @ ATL 4 1 2 1 1 0 0 0
4/21 @ ATL 3 0 0 0 0 1 0 0
Last 3 Games                
4/18 vs WSH                
4/19 @ ATL                
4/21 @ ATL                
2018 Games by Position: 1B (14)

Duke CArmel idolo de la afición cañera

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

LEON CARMEL EL DUKE

Dentro de 3 dias el Duke Carmel cumplirá 81 años de edad, mucha agua ha pasado debajo de los puentes desde los tiempos de la liga de la costa del pacífico cuando era el ídolo de la afición de Los Mochis; nacido en New York el 23 de abril de 1937, a sus 19 años fue la sensación de la liga con sus jonrones de mucho poder y su excepcional trabajo en la pradera central, era el cuarto bat de los Cañeros.

Carmel llegó procedente de los Cardenales de San Luis para madurar en una liga donde había grandes peloteros mexicanos y también extranjeros, acompañaba al Duke en el jardín derecho otro zurdo, Walter Mathews, que también lo ponían a jugar la primera base, Carmel participó en el juego de estrellas que se realizó en Los Mochis contra la liga veracruzana, y de ese juego sólo recuerdo que corría el Duke desde segunda base rumbo al homeplate y al pasar por la tercera base algo pasó y se fue de bruces al suelo, y allí se dejó de anotar una carrera. Tengo en mente la fotografía en el periódico local con Carmel en el suelo, como si anduviera nadando.

No lo se a ciencia cierta si fue en 1956 o 1957, pero Carmel fue el campeón jonronero con 19 palos para la calle y como señalamos era el cuarto tolete de los Cañeros.

En ese equipo estaba otro poderoso bate, José “Pasitos” Echeverría, primera base, por esos años era un jovencito, Alex Grandcolas en la segunda, Gilillo Villarreal y Roberto Montelongo se alternaban en el short stop, Bob Rice, alias el jilote, era el dueño de la tercera base y Memo Frayde y Jaime Corella se alternaban detrás del homeplate.

Carmel debutó con Cardenales en 1959 a los 22 años y siendo un bat de poder y muy veloz, se esperaba fuera otro Mickey Mantle, pero, nada de eso sucedió.

Apenas participó en 124 juegos durante su estancia en las grandes ligas, que fueron las  temporadas 1959, 1960,1963 y 1965.


Su mejor año fue en 1963 cuando estuvo en 57 partidos con Cardenales y 47 con los Mets de New York para sumar 104 juegos en los cuales conectó 4 jonrones y produjo 18 carreras.

Un pelotero mexicano que dice fue su compañero en ligas menores de USA, nos cuenta que era un tipo muy guapo y que descuidaba mucho su condición física, le  faltó trabajo de campo y sus grandes facultades quedaron en las camas donde realizó sus más grandes hazañas.

Se puede decir que la indisciplina dio al traste con una carrera que pudo ser grandiosa,  ya que cuando estuvo con los Cañeros se mostró como un gran bateador, en grandes ligas apenas bateó para .211 que en nada se parece a los que enseñó por estos lares, y conste que por esos años vinieron grandes peloteros a jugar a la liga de la costa.

En fin casos como este abundan, pero el Duke fue ídolo en Los Mochis y los niños de aquella época lo recordamos tal como lo vimos actuar.

El bateo es una ciencia

Michel Enríquez es el puntero en dobletes con 418. Foto: Ricardo López Hevia

Desde hace muchos años los especialistas están de acuerdo en calificar al pitcheo como un arte… y al bateo como una ciencia. Argumentan lo segundo afirmando lo difícil que es conseguir la concentración necesaria para coordinar, en cuestión de segundos, y hacer el swing ejecutando correctamente los movimientos de piernas, cintura, espalda, hombros, brazos, antebrazos y muñecas.

Además, al bateador no le sobra el tiempo. Los científicos han demostrado que una pelota lanzada a 90 millas por hora tarda aproximadamente medio segundo en llegar a su destino. Si el envío topa las cien millas, el tiempo se reduce a 0,38 segundos y el implemento para golpearla, el bate, no es más grueso que una lata de refresco.

Existen muchas estadísticas para medir la eficiencia de un bateador. La primera de ellas surgió en el siglo XIX gracias a quien es reconocido como el «padre del béisbol», Henry Chadwick, un escritor y estadístico británico-estadounidense amante del cricket, quien tuvo la idea de aplicar al béisbol los números utilizados en el cricket, pero con un cambio: en lugar de compilar veces al bate y carreras anotadas, Chadwick sustituyó las anotadas por los jits, argumentando que el jit es obra del bateador, pero las anotadas dependen en muchas ocasiones de otro.

El average de bateo es muy sencillo de obtener, solo hay que dividir los jits entre las veces al bate. Se considera que un promedio de 300 es bueno. Esa es una muestra de cuán difícil resulta batear, pues conectar tres jits en diez turnos oficiales al plato es un average de 300, a pesar de haber fallado en siete ocasiones.

Para conquistar un título de bateo, hoy en día el jugador tiene que acumular 3,1 comparecencias al home por cada partido efectuado por su equipo. No siempre fue así. Antes de 1920 solo era necesario el 60 % de los desafíos. Desde esa fecha hasta 1944 había que participar en no menos de cien juegos y desde 1945 hasta 1956 era obligatorio acumular 2,6 comparecencias por desafío. En 1957 se adoptó la cifra de 3,1. En nuestra Serie Nacional esta cantidad multiplicada por 90 encuentros del calendario regular equivale a 279 comparecencias que tienen en cuenta además de los jits, las bases por bolas, los sacrificios de toque y de fly, pelotazos y embasado por interferencia.

LINARES, URRUTIA, ENRÍQUEZ, DESPAIGNE

Nuestra Serie Nacional ya tiene una historia… y bien larga, por cierto. A través de los años hemos visto cientos de excelentes peloteros, todos con altos promedios de bateo. Hay cuatro cuyos números son muy llamativos, destacados tanto en Cuba como en el extranjero.

No nos queda mucho que decir de Omar Linares, porque ya vimos su récord en anotadas por juego. Siempre me pregunto cómo un slugger con más de 400 jonrones a su haber pudo también finalizar su carrera como puntero histórico en promedio de bateo. Una sola palabra lo califica: excepcional.

El tunero Osmani Urrutia es otro fenomenal madero en mano, con una marca de más títulos ganados, seis en total, cuatro de ellos con promedios superiores a los 400. Era un estilo diferente al de Linares, bateador de líneas, sin gran cantidad de cuadrangulares, con una habilidad extraordinaria para colocar la pelota en tierra de nadie. Similares características son la del Súper 12 pinero, Michel Enríquez, con récord de más jits en una temporada, 152, y más dobletes de por vida (418), con 1 900 indiscutibles, tercero en average histórico.

El único activo del cuarteto, el granmense Alfredo Despaigne, continúa escribiendo historia en el béisbol cubano. Un jonronero por excelencia, con más de 600 de slugging y 257 cuadrangulares, el hijo adoptivo de la provincia de Granma es el cuarto en average de bateo, casi 350. El pasado año demostró que es capaz de enfrentar un alto nivel de pitcheo al terminar al frente de la Liga del Pacífico en jonrones (35) y carreras impulsadas (103).

Párrafo aparte se merece un modesto camarero oriundo de la Isla de la Juventud, Alexander Ramos, quien se ganó el sobrenombre del «Hombre de Hierro», por sus 1 112 partidos jugados consecutivamente, una de las marcas imborrables de la pelota cubana. En 18 temporadas bateó más de 2 000, sexto en promedio histórico.

WILLIAMS, RUTH, COBB, JACKSON

En el béisbol de Grandes Ligas dos nombres aparecen inmediatamente cuando se discute acerca de quién ha sido el mejor bateador de la historia: Ted Williams y Babe Ruth.

El californiano Williams, conocido como el «bateador espléndido», escribió un libro, The Science of Hitting (La Ciencia del Bateo) donde analiza pormenorizadamente todos los elementos necesarios para ser un buen bateador, enfatizando en la técnica y el pensamiento táctico: «pararse en el plato sin tener un mínimo conocimiento del lanzador rival equivale a suicidarse», escribió.

Ted conectó 521 jonrones, remolcó más de 1 800 carreras y sus números fueran aún mejores si no hubiera perdido tres de sus mejores años, de los 24 a los 26, cumpliendo misiones de combate durante la Segunda Guerra Mundial como piloto. Su promedio de embasado, 482, es el más alto de todos los tiempos, fue seis veces campeón de bateo y en dos ocasiones ganador de la triple corona.

Si un pelotero llegó a convertirse en un ícono ese fue George Herman Ruth, el «Bambino». Para muchos Ruth salvó en buena medida al béisbol después del escándalo de los jugadores de los Medias Blancas de Chicago vendiendo a los apostadores la Serie Mundial de 1919. Un año después Ruth estableció una marca de 54 jonrones y la afición –que se había alejado de los estadios a consecuencia del fraude– volvió a llenarlos.

Promediar por encima de 340, disparar 714 jonrones (también llamados «bambinazos» en su honor) e impulsar 2 213 carreras solo lo puede hacer un superdotado y eso era Ruth, quien visitó La Habana y Santiago de Cuba entre el 30 de octubre y el 28 de noviembre de 1920. Al finalizar su gira expresó a la prensa: «este país es bellísimo, de gente magnífica, con sus mujeres entre las más elegantes del mundo».

Si Ruth era carismático, todo lo contrario era Tyrus Raymond Cobb. Ty era un hombre huraño y extraordinariamente agresivo en el terreno, terror de los jugadores de cuadro por sus fortísimos deslizamientos, quizá traumatizado por presenciar la muerte de su padre por un disparo de escopeta hecho por la madre, en lo que se consideró un accidente.

Sus estadísticas hablan por sí solas: bateó sobre 300 durante 22 temporadas consecutivas, ganó 12 títulos de bateo, líder histórico en robos de home con 54, en tres ocasiones por encima de 400, único jugador ganador de una corona de jonrones con nueve, todos dentro del terreno y uno de los cinco primeros en ingresar al Salón de la Fama de Cooperstown.  

Historia triste la de Joe Jackson, conocido como el «Descalzo», uno de los más grandes de la historia, de quien Babe Ruth dijo que había copiado el estilo de conectar, porque para él era el mejor bateador natural que había visto en su vida. Jackson fue uno de los ocho jugadores acusados de vender juegos y fue expulsado de por vida del béisbol e impedido de entrar en el Salón de la Fama. Tiene la marca de ser el único novato promediando 400 en su primer año y poseedor del tercer average más alto de por vida, 356.

Un último detalle: en la relación de los primeros bateadores de Grandes Ligas hay ocho zurdos, los únicos derechos son Rogers Hornsby y Ed Delahanty, mientras que de los líderes de la Serie Nacional los únicos zurdos son Yasser Gómez y Yoandry Urgellés, el resto son derechos.    

 
Fuentes: www.beisbolcubano.cu. Baseballreference.com. Todocuba.org. The Science of Hitting, Ted Williams.

MEJORES EN PROMEDIO

 

SERIE NACIONAL

NOMBRE

VB

H

AVE

Omar Linares

5 962

2 195

368

Osmani Urrutia

3 999

1 463

366

Michel Enríquez

5 290

1 900

359

Alfredo Despaigne

3 452

1 202

348

José D. Abreu

2 686

 918

342

Alexander Ramos

5 980

2 030

339

Yordanis Samón

4 859

1 646

339

Yuliesky Gurriel

5 053

1 705

337

Yoandy Garlobo

3 770

1 263

335

Yasser Gómez

8 443

1 152

335

Yoandry Urgelles

3 672

1 235

335

GRANDES LIGAS

NOMBRE

VB

H

AVE

Ty Cobb

11 434

4 189

366

Rogers Hornsby

 8 173

2 930

359

Joe Jackson

 4 981

1 772

356

Lefty O´Doul

 3 264

1 140

349

Ed Delahanty

 7 510

2 597

346

Tris Speaker

10 195

351

345

Billy Hamilton

 6 283

2 164

344

Ted Williams

 7 706

2 654

344

Dan Brouthers

 6 726

2 303

342

Babe Ruth

 8 399

2 873

342

Tres aztecas con los RailRaiders

Tres aztecas con los RailRaiders

 

Por Jesús Alberto Rubio.

 

Los NYY tienen en su sucursal Triple A, Scranton/Wilkes-Barre, de la Liga Internacional (Norte) a tres paisanos: el recién adquirido Óliver Pérez, quien reciente fue dejado libre por Rojos de Cincy; Luis Cessa y Yovanny Gallegos.

 

El trío, ya con experiencia ligamayorista, más que listo para en cualquier momento subir a reforzar al equipo en caso de que siga fallando el bullpen Yankee, como sucedió ante los Blue Jays en la primera serie del año en el Roger Centre (antes llamado SkyDome, ¿recuerda?), de Toronto.

 

Con ese equipo, los RailRaiders, que juega en su PNC Field, con capacidad para 10,300 aficionados, está el súper prospecto de los Mulos, Gleyber Torres.

 

La ciudad sede del team es Moosic, Pennsylvania.

 

Primeras impresiones…

 

Más que interesante el artículo de Richard Justice/MLB.com sobre sus primeros impresiones del inicio de temporada en el Big Show con protagonistas que han lucido con su bat y en el pitcheo.

 

Vale la pena el análisis, muy objetivo del acontecer en estos días en la Gran Carpa. Puede verlo en el propio sitio de Ligas Mayores, lo mismo que en mi Twitter: https://twitter.com/beisrubio?lang=es

 

Y en general, vea lo que hicieron en la jornada dominical los Shohei Ohtani, Bellinger, Puig, Bryce Harper, Encarnación, Gerrit Cole, Altuve, Paul DeJong (Cardenales); Christian Yelich (Milwaukee), Charlie Backmon (Rockies), Kyle Gibson (Twins)… entre otros que han iniciado de gran forma su romance beisbolero en este 2018 y pues a darles seguimiento.

 

De ese exitoso grupo, debemos reiterar el triunfo de Héctor Velázquez (1-0, 1.59), ante los Rays en su propia casa de Tampa Bay.

 

El nativo de Ciudad Obregón ha ganado cuatro de sus primeras cinco decisiones en el equipo y pues usted dirá si no se ha ganado la confianza del ahora timón de los Red Sox, Alex Cora.

 

Como le dije ayer, no vi su actuación monticular (seis entradas permitiendo solo una carrera), pero ahí está el registro.

 

También el jarocho Víctor Arano tuvo su segunda salida en plan de relevo de un episodio con Filis. Un K y cero bongocero de los Bravos que ganaron ese partido.

 

Arano, sobrino de Ramón, Willie y Efraín, lleva dos salidas y mantiene en 0.00 su ERA.

 

Trout & money

 

¿Sabe usted qué pelotero ligamayorista tiene este año el mejor salario?

 

Lo fue hasta el 2017 el as Dodger Clayton Kershaw, con 34 mdd, teniendo el privilegio de ser el No. 1 en ese rubro durante los últimos tres años.

 

Ahora lo es Mike Trout, el jugador calificado como el más completo del beisbol actual: devenga $34.083 millones la cifra más alta del béisbol.

 

Hace un año el notable pelotero de Anaheim ganaba 20.083 y mire que clase de aumento salarial anual recibió de Art Moreno, el dueño de la franquicia californiana.

 

Cheque el dato a detalle: http://thegondol.com/…/trout-sera-el-mejor-pagado-en-el-20…/

 

El lanzador de Arizona, Zack Greinke, cayó un puesto a la tercera posición con $ 31.95 millones, seguido de un trío con $ 30 millones: el lanzador de Philadelphia Jake Arrieta, el lanzador de Boston David Price y el inicialista de Detroit Miguel Cabrera.

 

Claro que no se compara ¡para nada!, a mi sueldo!

 

No sé si al suyo.

 

La Norte de México

 

Este martes se cantará el beisbol en la Norte de México donde participan seis equipos.

 

Ellos son, Marineros de Ensenada, campeones de la anterior edición, así como Tiburones de Puerto Peñasco, Rojos de Caborca; Freseros de San Quintín; Algodoneros de San Luis, y los Indios de Tecate.

El Juego de Estrellas será en el nuevo parque de los Algodoneros de San Luis

 

Más de cine y beisbol

 

Y sigamos con el tema:

 

En igual forma, el ingeniero Juan Antonio Jasso Rodríguez, ¡cumpleañero en 2 de abril!, nos hace ver que para aumentar la lista de cintas recomendadas, hay una que es reportaje de los Nudilleros del beisbol de MLB: Se llama Knuckle ball y la pueden encontrar en Netflix.

 

Ok.

 

Aguas, Boone

 

Por otra parte, advierte algo que llama la atención: “En un twiter de Enrique Rojas de ESPN, dice que los fanáticos de Yankees en NY, piden la cabeza de Aaron Boone por este inicio tan malo de 2-2”.

 

Enseguida, señala: “Ya lo hemos dicho que llegar a NY de la manera en que arribó Boone le va sacar canas verdes a este joven piloto”.

 

Y concluye: “Aún muchos nos preguntamos como el Sr. Cashman lo contrató y a su vez despidió a Joe Girardi. Esperemos mejor suerte en los dos próximos juegos contra Tampa Bay y después contra Orioles”.

 

Jackie

 

Bueno, y de nuevo Pedro Barrios Salcedo nos menciona otra inolvidable película, de oro sobre beisbol: Ídolos de ébano (The Jackie Robinson story), de 1950: https://www.youtube.com/watch?v=UVEfdokqVjs

 

Qué mejor disfrutarla en este mes porque fue el 15 de abril de 1947 cuando Jackie debutó con Dodgers de Brooklyn para romper la barrera del beisbol moderno en Ligas Mayore

La imagen puede contener: multitud y exterior
 
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
 
Comentarios
 
Bernabé López
Escribe un comentario...
 
 

NUEVO ESTADIO EN LOS MOCHIS.

NUEVO ESTADIO EN LOS MOCHIS.

La imagen puede contener: nube, cielo y exteriorLa imagen puede contener: cielo, nube y exterior

El año pasado cuando se desarrollaba la temporada 2017-2018 de la liga mexicana del pacífico, vino QUIRINO ORDAZ COPPEL  a Los Mochis y anunció en el estadio EMILIO IBARRA ALMADA  que se modernizaría el estadio con una inversión de 50 millones de pesos, lo que dio la idea de que la parte central del parque sufriría modificaciones.

Pero hoy que fuimos a ver los avances de la obra nos encontramos con que el 80% del bien inmueble se destruyó y que todavía destruirán otra área más de gradas al fondo por donde está el jardín derecho.

Lo que podrá usted observar en las imágenes  es que casi la totalidad del inmueble será una nueva construcción y al parecer la inversión superará los 260 millones de pesos, algo que podrá ser sorpresa para algunos ya que con el anuncio del gobernador se pensó en una adecuación o modernización del estadio, pero lo que ahora se contempla ya son palabras mayores.

El estadio EMILIO IBARRA ALMADA se terminó de construir en 1962, lo que permitió que participara en la liga de Sonora temporada 1962-1963, y se estrenó estadio, y con un manager de lujo en la persona de GUILLERMO GARIBAY un hombre que fue considerado el mejor manager de México en cierta época y en ese año de 1962, eso era.

 Armó un equipo con jóvenes de su equipo en la liga mexicana, los Tigres de Alejo Peralta, y así vimos a MANUEL PONCE, VICTOR OROZCO, DOMINGO HERNÁNDEZ, GREGORIO LUQUE, ERNESTO CRUZ, CARLOS VILLA, y novatos de la región como CHEMA LEAL, ROSARIO”FERTILIZADO” VALDEZ, CANTEADO CASTRO, SOSTENES VERDUGO, y varios más que escapan a mi memoria, el pitcher estrella era ALBERTO JOACHIN y al tronar la liga veracruzana llegaron PEPE PEÑA, NATAS GARCÍA, WILLIAM BERZUNZA, LÁZARO USCANGA , JESUS “BRONCO” ROSALES,HILARIO “JUNGLA” SALINAS, RAFAEL FABELA,GUILLERMO “HUEVITO” ALVAREZ, y otros que no recuerdo.

De 1962 a 2018 son 56 años de vida para un bien inmueble y seguramente algún estudio de resistencia llevó al gobierno del estado de Sinaloa a destruir la parte más vieja del estadio.

De manera que la afición mochitense estrenará de hecho un estadio y a la mejor ahora si es campeón para cerrar con broche de oro la temporada 2018-2019

Subcategorías

Página 1 de 87

Artículos relacionados