Deportes

Derek Jeter lamenta la muerte de George Floyd

Derek Jeter lamenta la muerte de George Floyd

facebook sharing button Compartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing button Compartir
messenger sharing button Compartir
email sharing button Correo electrónico

 Lunes 1 Junio 2020, 04:24 PM     Por: Alejandro Tapia

Derek Jeter lamenta la muerte de George Floyd

 

El exbeisbolista y uno de los dueños de los Marlins de Miami de la Major League Baseball (MLB), Derek Jeter, externó su tristeza por los hechos raciales que terminaron con la vida de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis.

El fallecimiento de Floyd a manos de las autoridades policiacas causó un sentimiento de repudio en Jeter, que se pronunció en contra de dichos actos y a favor que las personas levanten la voz.

"Estoy profundamente entristecido por la muerte de George Floyd y siento el dolor y la indignación que ha causado en su familia y en la gente alrededor del mundo”, escribió Derek.

“Esta es una narrativa que se ha visto demasiado con nosotros, como gente de color. Es tiempo de que termine el odio racial y que sea reconocido y respondido, incuestionablemente, con un severo castigo", agregó.

El exjugador, miembro del Salón de la Fama desde enero, también celebró a las personas que salen a protestar para que el racismo termine e invitó a la gente a qué "nadie demonice a los que están expresándose en contra de estos actos”.

Por último, Jeter deseo que, en un futuro, sus hijos y familiares no tengan que vivir en un mundo racista y que las personas "blancas" crezcan sin ese odio hacia el color de la piel.

"Espero que mis hijos y sobrinos no tengan que vivir en una sociedad donde la gente es tratada de manera injusta debido al color de su piel. Espero que sus amigos blancos se críen con la habilidad de reconocer que no es suficiente solamente verbalizar sus creencias no racistas, sino participar a un nivel activo para erradicar el racismo", finalizó.

Recordando a Heriberto Ruelas Muñoz

 

 Indagando en el baúl de los recuerdos, encontré lo publicado el 8 de abril de 2011. 

  

 

  

 

HERIBERTO RUELAS MUÑOZ falleció en Los Mochis, Sinaloa, el día de ayer. Un infarto al miocardio fue la causa de su repentina muerte.  

Heriberto, padre del pitcher zurdo relevista de los Cañeros de Los Mochis en invierno y de Leones de Yucatán en verano, (Heriberto Ruelas Iza) deja gratos recuerdos a varias generaciones de aficionados al béisbol en la región norte de Sinaloa, ya que incursionó por varias ligas desde la pony en la que convivimos, hasta la Clemente Grijalva de primera fuerza, de donde han salido varios cientos de peloteros que han triunfado en el profesionalismo. 

 

Beto Ruelas, fue un estrella desde niño, sus facultades deportivas eran extraordinarias a los 13 años cuando nos enfrentamos a su equipo Pericos de la XECF, estación de radio que los patrocinaba; lanzaba durísimo, no le veíamos la pelota, hasta que golpeó a uno de mis  compañeros y le fracturó el brazo.  

 

Allí terminó el juego por que tuvimos que llevar al hospital a nuestro amigo y por que ya después todos teníamos miedo de enfrentarnos a sus lanzamientos. 

 

Los dirigentes de la liga pony, la primera liga infantil que hubo en Los Mochis, decidieron que Beto ya no lanzaría más y el resto de la temporada jugó la primera base, dando sus grandes batazos ya que era un bateador de poder y la liga infantil le quedaba chica ya que para entonces el jugaba en una liga de tercera fuerza. 

 

Firmó para los Diablos Rojos del México, siendo Ramón "Chita" García el scout que lo descubrió y pronto estaba lanzando en la liga central con el San Luis, sucursal escarlata en donde acabó con el cuadro y al finalizar la temporada fue llamado por los Diablos Rojos del México de la liga mexicana, donde debutó a los 15 años de edad (1964) para ser el jugador más joven hasta entonces en jugar en la liga mexicana. 

 

Un pitcher de gran velocidad, en esa época no se usaban en México los radares para medir la velocidad, y una gran curva eran las herramientas de Heriberto y en ese momento  fue considerado por los expertos de béisbol como un prospecto de grandes ligas. 

 

Los que fuimos sus coetáneos y que estudiamos en México en esa época, vimos como grandes hazañas del zurdo Ruelas haber ponchado a Mickey Mantle en un juego de exhibición entre un combinado Tigres-Diablos contra los yankees en 1968 y antes en 1966 cuando era un novatico haber ponchado a Héctor Espino con las carreras del gane en base al entrar al relevo de Ramón Arano. Ponchar a Espino en ese momento histórico era una gran hazaña, ya que estaba en su apogeo y Heriberto era prácticamente un niño inmaduro. 

 

En mi opinión Heriberto no maduró y descuidó su carrera de beisbolista ya que pronto lo dejaron ir los Diablos y Tigres lo contrató, pero un día de 1973 lo encontré en Los Mochis buscando trabajo en el Banco Agropecuario del Noroeste, donde yo trabajaba, y allí supe que había tenido un altercado con Chito García que era su manager con los Tigres y Beto prefirió dejar el beisbol a sus 25 años, cuando otros van empezando. 

 

Ya no volvió a jugar béisbol profesional y la Comisión Federal de Electricidad le dio trabajo y allí se jubiló recientemente, en tanto todos esos años jugó con los Electricistas y otros equipos en la liga Clemente Grijalva siendo siempre pitcher estrella, al grado de ser considerado el mejor jugador que ha pasado por esa liga, ya que con más de 50 años a cuestas todavía seguía en primer plano en esa liga, que es de una calidad profesional.  

 

Muchas veces me lo encontré en la ciudad deportiva corriendo, yo lo admiré de niño por sus logros a tan temprana edad y lo admiré más de viejo por su disciplina deportiva, corría más de 5 kilómetros diarios de martes a viernes, ya que jugaba los domingos, con esa practica quien se iba a imaginar que le fuera a fallar el corazón. 

 

La última vez que platiqué con él me comentaba que jugaba en una liga de súper veteranos, allí andamos puros viejitos de 60 en adelante me dijo, vente a jugar no seas web-on; voy a ir a echarles porras le prometí, pero no le cumplí. 

 

 

 

"Si Ruelas toma en serio el béisbol y se pone a estudiar, seguro que llega arriba", me dijo Alfredo "zurdo" Ortíz una noche después del juego mientras cenábamos en el restaurant Corona frente al parque del Seguro Social allá en México. Al parecer no fue así y Beto se perdió de llegar a la MLB, porque todo mundo sabía que era un gran prospecto, pero no se pudo. 

 

A Heriberto en aquella época se le consideraba con más facultades que las que se le reconocían a Fernando Valenzuela cuando se lo llevaron los Dodgers. Pero así es la vida, Dios nos tiene asignada una misión en ella y caminamos por la senda que El nos marca, misma que tiene un final.

Beto llegó al final; ahora está con Dios, descanse en paz. 

 

Nuestro pésame a Fátima, su esposa, y a su hijo Beto Jr., así como a toda su familia. 

 

 

 
 

El deporte entre salvajes.Abrazos NO PELOTAZOS

 

EL DEPORTE ENTRE SALVAJES. ABRAZOS NO PELOTAZOS.

Un gran escándalo han armado algunos medios de comunicación por lo sucedido anoche en Los Mochis en el juego de béisbol entre los visitantes Naranjeros de Hermosillo y los locales Cañeros de Los Mochis. 

Resulta que el pitcher Daniel Duarte entro a relevar y un lanzamiento que le hizo al cubano Yadiel Hernández, bateador zurdo,   le dio en el muslo derecho y la reacción del bateador fue lanzarle el bat al pitcher quien saltó y evitó el golpe, para  inmediatamente después correr a querer cambiar golpes con el naranjero. Previamente  el bateador golpeó al cátcher Carlos Soto. Total se armó la “bronca” entre los dos equipos pero no pasó a mayores. Un buen rato después se reanudó el partido y los naranjeros devolvieron el golpe al tirarle deliberadamente al primera base cañero Josuan Hernández y pegarle en la nalga izquierda; aunque éste no hizo nada para devolver el golpe, los dos equipos armaron otro zipizape que no pasó a mayores.

Surge entre la gente de la PRENSA  los comentarios sobre si los pitchers obedecieron órdenes de los  managers de golpear a los bateadores o si fueron accidentales.

En el primer caso al parecer no fue intencional, pero en el segundo si se vio deliberado y eso en estos tiempos no se ve como algo aceptable.

Resultado de imagen para naranjeros vs cañeros"

 

La cuestión es que en los deportes profesionales que apreciamos por la TV hemos visto  que las incapacidades de los jugadores se advierten cuando agreden a sus contrincantes, generalmente en forma traicionera y cobarde y se ha llegado a lastimarlos seriamente al grado de llevarlos a la sala de cirugías y en algunos casos a que los jugadores ya no puedan seguir jugando al nivel en que se encontraban antes del incidente, que no accidente.

Recordemos que Alberto Joachin, un pitcher veracruzano, de Cosamaloapan para más señas, jugaba para los Cañeros de Los Mochis y era el pitcher estrella, cuando un domingo en la mañana se enfrentó a los Ostioneros de Guaymas teniendo como rival en el montículo a Pancho Ríos, un jovencito que pintaba para jugar en la gran carpa, ya que poseía una recta de casi 100 millas /hora. Joachin fue a batear, no se estilaba entonces que hubiera el BD, y con hombres en posición de anotar Memo Garibay el manager lo mandó a tocar la pelota. Fue entonces que Pancho Ríos le soltó un lanzamiento de alta velocidad que le dio en la cabeza a Joachin.

El jarocho quedó noqueado encima del homeplate y el masajista de los Cañeros le aplicó alcohol en la nariz para despertarlo y nada, le puso hielo en la cabeza y nada, entonces pidió la asistencia de un Médico. El caso es que se tuvo que llamar  a la Cruz Roja que varios minutos después lo llevo al Sanatorio Mochis, del Dr. Crisóforo Covarrubias, que era de lo mejor que había entonces en los 60s. Allí estuvo hospitalizado Joachin como dos semanas y después de eso, no recuerdo que haya lanzado otro partido en esa temporada, pero lo que sí puedo asegurar es que nunca más fue el lanzador estrella que era antes del golpe en la cabeza.

Pancho Ríos es recordado por haber descalabrado a muchos bateadores contrarios, “el rompecascos” le decían los peloteros, otros “el loco” porque aseguraban que lo estaba. Yo como nunca lo traté, no puedo asegurarlo.

Lo cierto es que  entre los cronistas y aficionados se habla de las reglas no escritas del béisbol, tales como golpear al siguiente bateador después de recibir jonrón, o barrerse fuerte en la segunda base para romper el doble play o hacer todo lo ilícito que se te ocurra con tal de ganar un partido de béisbol. Como robar las señales del cátcher, o de los coaches, hasta la poco usada treta de la bola escondida, que en los 50s. se usaba todavía.

La imagen puede contener: 1 persona, béisbol y calzadoLa imagen puede contener: 1 persona

Sucedió en Los Mochis, también jugando contra Hermosillo, lanzaba Panchillo Ramírez Conde, el potosino de la mano embrujada, y en la misma primera entrada tenía dos hombres en base con un out y a batear venía Héctor Espino González, el niño asesino de Chihuahua, y éste la noche anterior le había dado jonrón con casa llena al pitcheo cañero y Memo Garibay le ordenó a Panchillo que lo pasara mediante el clásico pelotazo, pero Panchillo desobedeció a Garibay y no lo golpeó, al contrario le pitcheó y ante la algarabía del público lo ponchó después que Espino le había conectado una línea arriba de la tercera base que milagrosamente cayó en terreno de foulball.

Garibay muy molestó multó a Panchillo por la desobediencia, pero el pitcher estrella de los Cañeros amenazó con dejar a los Cañeros y los directivos obligaron a Memo Garibay a cancelar la multa.

Panchillo que era muy amigo de mi tío Octavio Padilla le hizo el comentario de lo acontecido en ese juego y subrayó que para él un pitcher que golpeaba intencionalmente a un bateador, era un cobarde y, él siempre procuró ser amigo de los jugadores de otros equipos, porque, decía, al rato da vueltas el mundo y te los encuentras en otros equipos como compañeros y ellos, te hacen ganar o perder un juego.

Ciertamente, Panchillo era compañero de equipo de Héctor Espino en Monterrey y además grandes amigos, y no iba a poner en juego la amistad por un momento del juego en que como deportista tiene que demostrar que puede vencer al rival con sus facultades, en este mundo no hay seres perfectos y Espino falló muchas veces y en otras causó admiración y la historia lo tiene y mantendrá por muchos años, por los números que logró en su paso por el béisbol de paga, y además porque fue una persona muy humana, de gran personalidad e inteligencia. Lo conocí y me consta.

El cronista de Hermosillo Jesús Alberto Rubio, lanza la interrogante, respecto a la guerra de pelotazos que se dio después de lo que hizo el cubano jardinero derecho de Naranjeros, si hubiera estado manejando Vinny Castilla, ausente, en vez del ex cátcher Gerónimo Gil, ¿hubiera ordenado el siguiente pelotazo al primera base de los Cañeros?.. En mi opinión: Vinny es inteligente y no lo hubiera hecho.

Nadie podría asegurar que el pitcher cañero tuvo la intención de golpear al cubano deliberadamente y esos pelotazos ocurren en todos los juegos, como pasó con los wild pitchs que lanzaron los pitchers cañeros para perder el juego de anoche. Así que el problema fue la reacción humana del cubano, que seguramente trae el salvajismo incrustado en su cerebro como forma de juego normal en Cuba, que siguen con sus reglas no escritas del béisbol.

Opinamos que el baseball salvaje debe desaparecer en bien de los propios peloteros, pues un pelotazo intencional como los que lanzaba Pancho Ríos ocasionan carreras truncas y gente que pudo llegar a más en el béisbol profesional, cortó su carrera, por culpa de un loco.

Así que el jalón de orejas no debe ser para el cubano Hernández solamente, sino para los managers que acostumbran ordenar golpear a los bateadores como estrategia beisbolera. Abrazos no pelotazos, dijo ya chaves quien.

LOS GRANDES SALARIOS EN LA MLB

 Resultado de imagen para yankees gerrit cole"Resultado de imagen para adrian gonzalez"

Gerrit Cole está que no lo cree después de que su agente LE CONSIGUIÓ UN MEGA CONTRATO que puede llegar al final a ser de 400 millones de dólares por el tiempo que se supone le queda de vida útil como lanzador de grandes ligas.

 

Gerrit Cole llegó al Yankee Stadium el miércoles pasado para su presentación como nuevo integrante de los Yankees de Nueva York con un cartel que decía “Aficionado de los Yanquis hoy, mañana y siempre”.

 

A sus 11 años, Cole fue fotografiado sosteniendo ese mismo cartel en las tribunas durante el sexto partido de la Serie Mundial de 2001 en Phoenix. Las letras en cinta adhesiva usadas en ese cartel han cambiado de color de azul a marrón desde ese entonces, pero, Gerrit ahora está dentro del equipo de sus amores como máxima estrella en el staff de pitcheo.

Ya sabemos que tratándose de dinero los yankees tienen de sobra para pagar a los mejores jugadores y esta vez no fue la excepción, lo cierto es que los hermanos Steimbrener quieren llegar en 2020 a la serie mundial y ganarla, nada de medias tintas y, por eso, están invirtiendo mucho dinero y si se requiere más adelante harán hasta lo imposible para alcanzar sus metas.

Pero muchos aficionados nos preguntamos si es bueno que se celebren contratos a largo plazo como el de Cole, ya que en la MLB se han tenido muchas experiencias en donde los peloteros así contratados no desquitan lo que se les paga, como el caso de Giancarlo Stanton, que cobra 26 millones de dólares por temporada y en 2019 sólo jugó 59 partidos y poco aportó a la causa Yankee y, lo cierto es que en su última temporada con Marlins dio 59 jonrones y empujó 132 carreras y con Yankees en dos temporadas ha bateado 41 jonrones y empujado 113 carreras. Que caro le han salido esas carreras a los Yankees.

Otro fracaso en sus contrataciones lo tuvieron los Yankees con Jacoby Ellsbury quien llegó a ese club en 2014 ganando 153 millones de dólares por 7 años; en 2014  21.142 millones de dólares al igual que en 2015,2016,2017,  en este último año jugó en 112 partidos, se supone  que debería seguir en el equipo hasta 2020 pero no hay registros de que haya jugado en 2018 y 2019.

Los Yankees tendrán que pagarle 26 millones de dólares a Ellsbury el siguiente año, y se va sin haber jugado  Ellsbury en Grandes Ligas ni en ligas menores desde la temporada 2017 debido a que ha sufrido de múltiples lesiones de distinta naturaleza, las cuáles van desde fascitis plantar, lesión en los oblicuos, problemas en la cadera y en el hombro.  

Se puede decir que Ellsbury devengó trabajando 87.4 millones de dólares y el resto, 65.571 millones de dólares los ganó en la lista de lesionados, lo cual fue un mal negocio para los Yankees. 

 

Ahora mismo anda reclamando que le deben 26 millones de dólares más. Ciertamente, su productividad no corresponde al salario devengado, quedó a deber como dicen en mi rancho, pero los Yankees lo dejaron libre y como que no le quieren pagar el remanente pactado para 2020 y por eso la Asociación de Peloteros de la MLB anda apoyando a Ellsbury y seguramente los yankees le tendrán que pagar tarde o temprano; pero ni así han aprendido los clubes de grandes ligas.

 

Recordemos que los Dodgers estaban tan desesperados por adquirir al primera base Adrián González y deshacerse de James Loney que no tuvieron reparos en hacerle un favor a Boston al llevarse a Josh Beckett, un pitcher con una recta cuya velocidad había ido a la baja notablemente y Carl Crawford, un jardinero que acaba de operarse el codo izquierdo y podría estar fuera hasta nueve meses.

Los adquirió y el único que respondió  fue el mexicano Adrian González los otros dos nada hicieron en favor de la causa azul y Beckett estuvo de 2012 a 2014 con Dodgers llevándose 48.5 millones de dólares, lanzando 43.1 entradas en las dos primeras temporadas con malos resultados y 115 innings en la última total mala inversión para Dodgers.

Crawford fue otro gran fracaso, estuvo con dodgers de 2013 a 2016 percibiendo 64.214 millones de ´pesos participando en 273 juegos en 4 temporadas de lo que se infiere que por cada juego en que participó le pagaron 235,216.11 dólares. Pobres dodgers.

Y así hay una gran lista de peloteros a los que se les han dado salarios exorbitantes y no respondieron como se suponía debió ser, pero ni así los equipos dejan de contratar peloteros caros.

Obviamente que hay casos en los que el pelotero no es culpable de las lesiones que le acontecen y para ellos es una gran suerte amarrar contratos a largo plazo bien remunerados, un suertudo de esos es Yoanis Céspedes del Mets, que se embolsa 29 millones de dólares por temporada sin rendir lo que se espera de él.

Desde su llegada a los Mets de Nueva York, Céspedes solamente en las temporadas 2015 y 2016 han sido las de más participación, pues a partir de 2017 el cubano ha batallado con múltiples lesiones que lo han mantenido alejado de los campos, pero anda diciendo que en 2020 pegará 52 jonrones y que jugará la mayoría de los partidos de la temporada para alcanzar que le paguen los 27.5 millones de dólares pactados por 4 temporadas en total 110 millones de dólarucos. Ya veremos.

Así es que amigos, no se espanten con los millones de dólares dilapidados, el negocio da para eso y más.

MÉXICO A LAS OLIMPIADAS EN BÉISBOL

 Juan Castro Autograph on a 1998 Pacific Invincible Baseball Card (#168)

JUAN GABRIEL CASTRO

Cuando el domingo pasado leí la noticia de que el equipo de  béisbol mexicano le había ganado a E.U. y así calificaba para estar presente en las olimpiadas de Tokio, me alegre mucho,  soy mexicano, y sobre todo, porque el manager del equipo es el mochitense JUAN GABRIEL CASTRO, a quien conocemos desde chamaco y estamos muy orgullosos de su carrera en el béisbol profesional, un pelotero  que se mantuvo en las grandes ligas como jugador por mucho tiempo, 17 años, y después como coach con Dodgers y en otros puestos administrativos de diversos equipos de la gran carpa. Recientemente firmó para ser coach de los Filis de Philadelphia.

En fin, este triunfo se suma a otros logros del sinaloense y nos da mucho gusto.

Pero, cuando me enteré de que el equipo mexicano ganó gracias a las destacadas actuaciones de dos peloteros norteamericanos Jones y Matt Clark y este último participó en un momento determinante cuando perdiendo México dio jonrón para empatar el partido en la novena entrada mandando a extrainning la contienda.

Que al final Efren Castro con un podrido hit dio el triunfo a México, es otra cosa, pero, ya para mí ya no fue lo mismo, no todo el equipo es mexicano y eso simplemente me quitó el gusto.

Habrá quien diga muchas cosas a favor del equipo, pero, pues con todo respeto, pero ya para mi no es un equipo mexicano y punto.

Los medios deportivos hablan de que es la primera vez que México participa en béisbol en los juegos olímpicos y eso suena a toda madre para las cadenas de TV, que traerán la olimpiada, pues habrá millones de mexicanos que gustan del rey de los deportes y eso generará mucho interés en ver la olimpiada de Japón y ver al equipo “mexicano”; espero que no le quiten el puesto de manager a Juan Gabriel CASTRO,  para que lo maneje un chairo.

Subcategorías

Página 1 de 100

Artículos relacionados