Al bat

SEGUIMOS A LA ESPERA

Seguimos a la espera

Por Jesús Alberto Rubio.

Seguimos atentos al anuncio oficial de la apertura del nuevo Recinto de los Inmortales del Salón de la Fama del beisbol de México, ahora ubicado en el Parque Fundidora de Monterrey.

Es demasiado el tiempo que lleva la construcción del inmueble, pero todo indica valdrá la pena la larga espera.

Se había dicho que en junio de este año terminaría la obra de construcción, para enseguida anunciar la inauguración del nuevo templo del beisbol azteca.

Por mientras, desde marzo ¡de 2014! siguen a la espera de la fecha en que serán entronizados los Fernando Valenzuela, Daniel Fernández, Ricardo Sáenz, y el directivo Cuauhtémoc “Chito” Rodríguez.

Ya sabemos que la obra tiene el financiamiento de don Alfredo Harp Helú, el magnate de los Diablos Rojos de México y socio en la franquicia de los Padres de San Diego.

Asimismo, entendemos que el nuevo inmueble trasciende por sus dimensiones, las que superan ampliamente a las del antiguo Salón de la Fama que se encontraba en la Avenida Alfonso Reyes Norte, esquina Luis Mora, allí en la ciudad regia.

En síntesis, la nueva sede será casi cinco veces más grande que el anterior y, si desea conocer más detalles, hay una excelente nota del colega historiador César González Gómez, la que ya comparto en mi Twitter @beisarubio por ser un trabajo muy completo.

Espera agónica

Si de larga y agónica tardanza, ya sabe usted que no debemos ir muy lejos para algunas agendas muy pendientes que aquí también tenemos en el solar hermosillense.

¿Se las recuerdo?

Bien, aquí le van: La instalación de la estatua de Héctor Espino en el Estadio Sonora; la definición del destino que tendrá el estadio Héctor Espino y la reapertura del Recinto Histórico del Club Naranjeros de Hermosillo.

Bendito sea Dios.

Los detalles

¿Se ha fijado que en las transmisiones televisivas, viendo las butacas, a diferencia de nuestros parques de pelota, los aficionados poco se ven tomando y tomando cervezas al por mayor?

“Al estadio se va a ver beisbol, a tomar cerveza y a comer”, me lo han dicho miles de veces y pues mejor ya no digo nada.

Este tema lo menciono como referencia a la observación que hago de manera cotidiana frente al televisor sobre el comportamiento de la afición de aquellos escenarios respecto a los nuestros, quienes durante los nueve episodios, hombres y mujeres por igual, le dan duro y bonito a la diversión llamadadulche vita.

Y pensar que hasta hace años, en su mayoría, eran los hombres quienes hacían eso.

Ya no.

Claro, si invitaran, ¡pues ni me fijara!

Y el otro detalle que quiero contarle: ¿Ya se dio cuenta que muchos, en gran cantidad de peloteros ligamayoristas, gustan de tatuarse los brazos y antebrazos?

No le voy a decir que no me gusta verlos así; solamente le diré que quizá esa costumbre, como dejarse crecer el cabello y barbas, es parte de las modas de la actualidad y pues para que moverle.

Bendita juventud.

Por cierto, ayer también vi a un pitcher relevista zurdo de los Filis de Filadelfia, Zac Curtis, quien orgulloso y altivo portaba su cabello rubio ¡a la altura de sus hombros! Y, para no variar, todo tatuado su brazo derecho.

En fin.

Ah, eso sí. Lo que no me gusta ¡para nada! es ver a lanzadores que utilizan la gorra con el visor volteado hacia un lado, pero pues que puede uno hacer.

Weth se va

Con todo y su cabello largo y barba crecida, tras 15 temporadas, Jayson Werth (39( ha decidido retirarse. Está inactivo desde el 8 de junio debido a un tirón en una corva.

En su carrera de MLB bateó .267, con 229 jonrones, 799 remolcadas y 132 estafas.

Si recuerda, tuvo cuatro temporadas memorables por los Filis, ayudando a la novena de Filadelfia a ganar la Serie Mundial en el 2008 y el banderín de la Liga Nacional en el 2009.

Después de la campaña del 2010, Werth firmó con los Nacionales por siete años y US$ 126 millones.

Luego de una temporada del 2017 en la que las lesiones lo limitaron a 70 juegos, Werth firmó un contrato de Liga Menor con los Marineros durante la primavera, pero bateó apenas para .206 en 145 visitas al plato por Tacoma antes de lesionarse.

Así las cosas…

Por uno… o dos

Monterrey va por uno de dos a Mérida ante los Leones, los que están obligados a ganar ambos encuentros si quiere ser campeón.

Ganar dos en casa, en la final, cuando ya no hay de otra, pareciera fácil, pero estos Sultanes al levantarse de un 0-2 y ponerse 3-2 en la serie, nos dice que ¡van por todo!

Sí, estoy hablando de la Liga Mexicana de Beisbol.

CARLOS CASILLAS ÁLVAREZ:

La Asociación de Cronistas Deportivos de Sonora (ASOCRODES) elegirá mediante votación, a quienes vayan a entrar al Salón de la Fama del Deportista Sonorense en noviembre del presente año.

 

El director general de la Comisión del Deporte en el Estado de Sonora –Codeson--, profesor Genaro Enríquez Rascón, dio a conocer las bases de la convocatoria en la cual se destaca el número de sonorenses que serán entronizados en base al criterio, primero del Consejo y luego de Asocrodes, de cinco deportistas y un Cronista Deportivo. Información completa en el Facebook de Carlos

Fraude y corrupción; Yuli Gurriel, ¡en plan grande!

Fraude y corrupción; Yuli Gurriel, ¡en plan grande!

Por Jesús Alberto Rubio.

La siguiente nota que podrá leer en mi Twitter me recuerda a varios jugadores aztecas de nueva generación, y en especial, claro está a Héctor Espino y la mala relación laboral que tuvo con Anuar Canavati, entonces dueño de los Sultanes de Monterrey--, cuando a mediados de los años 60 tuvo oportunidad de establecerse en el mejor beisbol del mundo pero… sí, una historia lamentable para el eterno No. 21 y la pelota mexicana que no se la cuento porque sé que usted ya la conoce al dedillo.

Y es que el tema en mención, ¡fíjese nomás! lleva el título Fraude y corrupción, la razón de suspensión en ventas de jugadores mexicanos de la LMB a MLB y pues… ya se imaginará por dónde va el asunto. Acceda a mi @beisrubio y verá.

Rompen racha del Bobby Treviño

¿Recuerda usted a Carlos “Bobby” Treviño? ¡Por supuesto! me ha de decir! Y si, obviamente con toda razón. Bueno, pues le diré que el regiomontano dejó una marca en 1969 con los Sun Kings de El Paso, Texas, en Doble A de Ligas Menores, al conectar de hit en 37 juegos seguidos.

Pero, como todos los record están para romperse –aunque algunos parezcan imposible y de ellos hay varios ejemplos—la noticia es que un prospecto dominicano de los Astros de Houston, Randy César, echó por tierra el record de hermano de Alex cuando el pasado jueves llegó a 38 encuentros en fila conectando al menos un imparable.

¡Habían pasado casi 50 años!

Pero no todo quedó en esos 38; Randy ya extendió el domingo a 41 su propia marca de juegos seguidos dando de hit en la Liga de Texas al conectar un doble en la cuarta entrada para Doble-A Corpus Christi.

Además añadió un jonrón en el sexto y cerró la jornada de 4-2, elevando su promedio a .354, el mejor de su circuito.

El récord de todos los tiempos de juegos al hilo pegando hits en las menores es de 69, implantado por Joe Wilhoit en 1969.

Ya veremos hasta donde llega.

En la Liga de la Costa del Pacífico (que no la LMP, conste), Joe DiMaggio estableció la marca, vigente, de dar hit en 61 juegos consecutivos.

Más tarde, en 1941, ya con los NYY dejaría el record de 56 que todavía parece inalcanzable.

Dos paisanos en el Bronx

De nuevo los NYY llamaron al pitcher mexicano Govanni Gallegos, uniéndose así al veracruzano-tabasqueño Luis Cessa y pues qué bien.

Gallegos viene también de Triple/A Scranton/Wilkes-Barre RailRiders, sucursal a donde los Mulos acaban de enviar a jardinero Clint Frazier, no sé por qué razón, conociendo su efectividad-productividad con su bat, pero así las cosas.

La triste noticia para la franquicia fue la lesión de Gary Sánchez, quien salió del juego del domingo ante los Rays en la 10ma entrada –por 10 días-- debido a un tirón en la ingle derecha. Sin embargo, el manager Aaron Boone dijo que el equipo espera que el receptor esté fuera de acción entre tres y cuatro semanas.

Para ayudar en esa posición a Austin Romine, los NYY jalaron a Kyle Higashioka –de la misma sucursal (granja) y quien lleva ya once años de experiencia a nivel Ligas Menores. En el 2017 vio acción en nueve juegos con el equipo del Bronx, pero cero bongocero.

Gary bateaba un paupérrimo .190 de porcentaje de “bateo”, aunque, por fortuna, al momento de irse al “hule” llevaba 14 jonrones y 41 producidas.

De sus errores mascoteando, ya ni digo nada.

En ese partido, Giancarlo Stanton pegó un par de dobletes y un cuadrangular para terminar de 5-5 por Nueva York, pero ya vio que con todo y su arsenal ofensivo finalmente cayeron 7-6 al cierre del doce cuando el novato Jake Bauers dio cuadrangular de oro. Fue la primera barrida en tres juegos que sufrieron en esta campaña.

Yuli y Astros

El amigo Víctor Cantera y la Peña cubana me hicieron llegar la siguiente nota, la que por su valor, en especial para el Yuli Gurriel y sus Astros, vale la pena compartírsela:
Mire: el cubano Yuli Gurriel apantalló con un grand slam, el segundo de su joven carrera en MLB, ayudando a Gerrit Cole y a los Astros a vencer el domingo 11-3 a los Reales de KC.

Gurriel finalizó con tres hits mientras los líderes de la División Oeste de la Liga Americana ganaban por décima quinta vez en 17 juegos.

Gurriel se fue de 5-3 con cuatro producidas y dos anotadas. Su cuadrangular fue el cuarto de la temporada (lo dio en la segunda entrada en donde anotaron ocho carreras).

Al término del choque mostró un promedio de .306 y 36 remolcadas.

Por su parte el amigo Cole (9-1) abanicó a ocho mientras tiraba pelota de una carrera en cinco entradas. El derecho ha ponchado al menos a ocho rivales en 12 de sus 16 aperturas.

RANDY CÉSAR:

La imagen puede contener: 1 persona, practicando un deporte, de pie, béisbol y exterior
 
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
 

José Luis “Borrego” Sandoval decide ya no ser mánager

José Luis “Borrego” Sandoval decide ya no ser mánager

Por Jesús Alberto Rubio.

La nota relevante en la charla de los miembros de la Peña beisbolera con José Luis “Borrego” Sandoval fue por demás sorprendente: ya no continuará en su faceta de mánager en la pelota profesional de invierno y verano.

En el enlace hasta Ensenada por Naranjeros Radio dijo que tomó esa decisión por dos razones fundamentales en su vida: su salud y familia.

Sin embargo, el gran campo corto a quien le espera un nicho de oro en el Recinto de los Inmortales con sede en Monterrey, continúa activo en el béisbol, ahora como instructor y coordinador de cuadro, de Academia y de sucursales de los Diablos Rojos y Guerreros de Oaxaca.

Como recordará, José Luis acaba de dejar el mando –bajo despido-- de los Guerreros de Oaxaca en el primer torneo de la LMB.

Antes tuvo experiencia en esa función con los mismos Diablos de la LMB y Naranjeros, aquí en la LMP.

En la Liga Invernal Mexicana llevó al título a los Diablos, sucursal del equipo mayor, en la temporada 2015-2016. Antes también lo hizo en la Norte de Sonora.

Mejor, le paso la lista de su trabajo como estratega tras sus 23 años de pelotero activo cubriendo las paradas cortas en los dos circuitos profesionales en México, Diablos Rojos del México en la LMB y Naranjeros de Hermosillo en la LMP.

2014: Campeón en la Liga Norte de Sonora con los Diablos de Hermosillo.

2014: Sub-campeón de la Liga de Béisbol de Noroeste con “Diablos Rojos de Tepic”

2015: Semifinal con los Diablos de Hermosillo en la Liga Norte de México.

2015: Manager de los Naranjeros de Hermosillo en la LMP.

2015: Campeón en la primera edición de la Liga Invernal Mexicana.
2016: Manager de Diablos Rojos del México en la LMB.

Verá, en n el sitio Adrenalina, hay parte de su rico historial: http://www.excelsior.com.mx/adrenalina/2013/03/24/890549

Y en el caso de la charla con la Peña beisbolera con Juan Antonio Jasso, Paco Salazar, Oscar Burruel, Julio Maquinay, Samuel Favela y un servidor, ya sabe usted, los detalles en Naranjeros Radio: https://www.facebook.com/naranjerosradio/

Ahí escuchará sus conceptos sobre sus orígenes en el béisbol, su posición frente a la contratación de peloteros mexicanos prospectos para Ligas Mayores, el por qué utilizó el No. 3 en su uniforme; con quien hizo “mejor llave” en su carrera de más de dos décadas, además de dos grandes momentos que guarda jugando con Naranjeros… entre muchos otros aspectos.

Con Célida López

Temprano, los miembros de la Asocrodes encabezados por Carlos Casillas Álvarez, nuestro dirigente estatal, tuvimos encuentro con Célida López, candidata por Morena a la presidencia municipal de Hermosillo, quien también nos hizo saber de sus planes y proyectos relacionados con el desarrollo del deporte.

En la reunión, Célida se acompañó de su equipo de comunicación y el ingeniero Armando Quijada Bórquez, nuestro testigo de honor cuando la fundación de la asociación de cronistas el 10 de junio del año 2000.

JAIME FRANCISCO CORTÉS:

El panameño Edgard Muñoz se convirtió en el jugador 16 en la historia de la LNM en llegar a 100 hits en una temporada al conectar dos la noche del 22 de Junio anterior incluyendo su triple 16 y Rafael Cova llegó a diez salvamentos para que los Rojos de Caborca vencieran 7-5 a los Indios de Tecate en el primer partido de la serie celebrado en el estadio "Manuel Ceceña". Los Rojos llegaron a diez triunfos consecutivos para empatar el segundo sitio de la segunda vuelta con Freseros de San Quintín. Magnífico.

El pitcher ganador fue Carlos Alberto Niebla (1-2) Perdió Jonathan Girarte (1-3) y Salvó Rafael Cova (10).

En las otras plazas, Algodoneros 4- Tiburones 3 en 12 innings y Marineros 9- Freseros 4.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas practicando deporte y béisbol
 
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
 
 
 

Leones, con gran ventaja

 

Por Jesús Alberto Rubio.

Los Leones de Yucatán tomaron enorme ventaja ante los Sultanes de Monterrey en la serie final por el título del primer torneo de la LMB de este año.

Tener dos juegos a favor en la serie de siete juegos a ganar cuatro, usted sabe mejor que yo lo que ello significa.

Aunque, claro, no hay que adelantar vísperas porque de seguro no estará para menos la reacción de los norteños, especialmente cuando a partir de este sábado habrán de jugar el primero de tres partidos en su hogar.

No en balde, los regios, en la confrontación de zona, eliminaron a los Toros de Tijuana, campeones de la anterior edición.
Pero, claro, si los Leones ganaron los dos primeros de esta definición por el banderín veraniego, “es porque algo traen” y por supuesto no tan fácil dejarán ir esa gran ventaja.

Ya veremos.

Ya que menciono a los Toros de Tijuana: como que lució muy mal su directiva al despedir al mánager Pedro Meré tras quedar el equipo eliminado de la contienda.

Sus razones tendrán, quizá más allá del terreno de juego, pero como que se ve mal tomar esa decisión a unas cuantas horas de que los Sultanes los dejaron fuera.

HÉCTOR BARRIOS FERNÁNDEZ:

Jesús, como siempre te saludo con afecto. No es que me ande fijando en pequeñeces, pero Ken Griffey Jr. comenzó su carrera hasta 1989, así que el más valioso debió haber sido su papá Ken Griffey Sr.

¡De acuerdo, colega! (le dije a Héctor que cuando escribí Jr., sentí “un ruidito”, pero así lo dejé. Y ya ve). Ok. Se agradece.

Y precisamente sobre ese partido, el maestro Barrios añadió:

“Por cierto que un día antes de ese juego hubo entrenamiento de las dos selecciones, más o menos como al medio día, con un calorón de miedo, primero la Liga Americana y luego los anfitriones de la Liga Nacional y me tocó en suerte estar allí.

Recuerdo muy bien a Pete Rose pasar exactamente frente a nosotros y resulta que un aficionado le solicitaba su autógrafo en una pelota y como Rose ni siquiera se dignó a voltear, el aficionado le tiró con ella.

Por fortuna falló.

No se me olvida también como un par de gigantones, J. R. Richards y Dave Winfield, hicieron su arribo al campo entrando por el jardín central y al caminar parecían dos palmeras veracruzanas que movía el viento.

Pero lo más impresionante en esa práctica fue como Dave Kingman, mandó la pelota fuera del estadio, por el jardín izquierdo, hasta el estacionamiento, por sobre las palmeras que aún están en el calentadero.

Alguna vez le escuché a Jaime Jarrín decir que solamente Willie Stargell, había hecho eso mismo, solamente que por el jardín derecho y en juego regular. Un abrazo y mis respetos.

DR. TOMÁS LÓPEZ:

El comunicado que emitió la oficina del comisionado de MLB sobre el nuevo convenio que buscan con la Liga Mexicana de Béisbol es un Knock Out contundente a la forma en la que ha venido operando el circuito de béisbol más añejo de México.

Durante décadas la LMB ha tenido un control férreo sobre la venta de jugadores mexicanos al extranjero, los cuales son firmados desde muy jovencitos y llegado el momento que despiertan interés de alguna organización ligamayorista, los clubes mexicanos piden cantidades muy elevadas por ellos, complicando bastante las transacciones y en muchos casos esto impide la migración de peloteros.

Aunque, hay que decirlo, también hay jóvenes que firman por su cuenta, la gran mayoría ante el temor de ser vetados, por ignorancia o la codicia de los padres quienes están desesperados porque se los firmen, pasan por este sistema. Columna completa en: http://www.solobeisbol.mx/index.php/columnas/desdelabutaca

PEDRO MERÉ:

La imagen puede contener: 1 persona, sombrero
 
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
Comentarios
Luis Cos
 

EN SU RECUERDO.

n · 
 

EN SU RECUERDO....

 

La imagen puede contener: 1 persona

Jesus Alberto Rubio Salazar

Al Bat

Miguel Sotelo: grande por excelencia

Por Jesús Alberto Rubio.

Un 22 de junio, de 1933, nació en Los Mochis, Sinaloa, el gran Miguel Sotelo, Salón de la Fama del béisbol mexicano y quien está ubicado como el más impactante lanzador de las primeras siete temporadas de la Liga Invernal de Sonora, hoy LMP.

Con Naranjeros de Hermosillo está conceptuado como el mejor lanzador derecho de todos los tiempos y por ello retiró su número 19 el 20 de octubre de 2007.

Su historial es riquísimo, tanto en invierno como en el verano (LMB) con los Pericos de Puebla (24 triunfos en 1963 para ayudarlos a conquistar el banderín).

Incluso, como trascendió como estratega con Obregón, Guaymas, Hermosillo, Reynosa, al cual hizo campeón en 1969; Tampico, Puebla, Monterrey y Monclova.

Inolvidable fue aquel 69 cuando por vez primera le dieron el mando de un equipo, Reynosa, y los llevó a conquistar el banderín.

¿Vemos sus records en la LMP?:

1.- Dos sin hit ni carrera, con una ocasión quedándose a un out de lograr otro.

2.- Dos veces fue JMV, siendo bujía junto con Héctor Espino para que los Naranjeros obtuvieran tres banderines en la primera parte de la década de los 60.

3.- Más temporadas siendo líder en juegos completos y consecutivos (4); más cierres en un año (7, empatado con Emilio Ferrer, Panchillo Ramírez, José Peña, Jorge Rubio y Mercedes Esquer); más campañas siendo líder en ganados (3) empatado con José Peña.

4.- Más juegos ganados en un año (18), en forma seguida (13) y en dos temporadas consecutivas (16).

5.- Más campañas seguidas siendo líder en innings lanzados (3); más en ponches y también años seguidos (3).

6.- Es junto con Vicente “Huevo” Romo y José Peña uno de los más grandes lanzadores de nuestro béisbol de invierno y en verdad que su marca de 18 triunfos representa ahora algo muy difícil de superar por la diferencia del rol regular.

Miguel falleció el 7 de julio de 2007 en la Ciudad de Chihuahua.

Enseguida, le comparto más datos sobre su notable trayectoria::

“El Caballo” del pitcheo

Cuando Hermosillo fue bicampeón en las temporadas 1960-61 y 1961-62, Miguel Sotelo fue “el caballo” y toda una inspiración y liderazgo con su pitcheo.

Además, fue el primer Naranjero en lanzar un juego sin hit ni carrera (62-63), joya de pitcheo que también en 1955, con Cananea, logró ante Phoenix en la Liga Arizona-México.

Estudió Odontología

Desde muy niño vivió en Nogales donde terminó primaria, secundaria y preparatoria. Luego se fue a estudiar la carrera de Odontología en la Universidad de Guadalajara, pero faltándole dos semestres para terminarla, dejó los libros por el béisbol.

Antes de meterse de lleno a la pelota Sotelo fue un excelente basquetbolista, habiendo participado en torneos estatales y nacionales defendiendo los colores de México.

De aquellos años, Rafael “Falo” Ibarra Muñoz, ex jugador en los 50´s de la Liga Sun Set, nos ilustra diciendo que en su juventud como pelotero, a Miguel Sotelo le llamaban “Chile” ya que era muy delgado y alto, “así como las varillas de cachanilla”. Más tarde también tendría los apodos de Mike y “Miguelón”.

Tuve la oportunidad de tratarlo y en verdad, siempre encontré en él una gran amistad y respeto dentro y fuera del terreno de juego. Todo un caballero que, luego de retirarse, administró una casa de deportes que llevaba su nombre (Uniformes Sotelo) aquí en la capital sonorense.

Vivió enfrente del “Fernando M. Ortiz”

Miguel vivió en Hermosillo a unos metros de distancia de lo que fue el estadio “Fernando M. Ortiz”.

Su estadía en ese hogar sería entre 1959 y 1966, ubicada por la avenida Morelia, casi esquina con lo que hoy es el Parque Popular Infantil donde antes estuvo “La Casa del Pueblo” y en estadio “Fernando M. Ortiz”… hasta 1972.

Rafael, resalta la figura de Sotelo:

“Miguel fue hombre bueno, honesto, moral, buen padre de familia y esposo; como sabes, con educación, preparación académica, muy social y generoso. Tuvo un gran corazón y el don de la amistad; siempre manifestó gestos de buena voluntad para todos”.

Dijo que fue su vecino ya que vivió durante algunos años a cien metros al oriente de su casa. “Todavía está la que fue su residencia, la que por cierto está deshabitada”.

Ahí cohabitó con su señora esposa, Leticia Campbell y sus hijos Jesús Santiago, Alán, Fernando y Lupita, todos radicados en Chihuahua.

Con Mexicali

Miguel Sotelo decidió a sus 20 años de edad incursionar en la pelota profesional con los Águilas de Mexicali dirigidos ni más ni menos que por don Adolfo Luque, el inolvidable “Zorro Plateado”.

Al siguiente año, en 1954, lanzó para Hutchinson Kansas, sucursal de los Piratas de Pittsburgh y ahí tuvo de timón a George Genovese. (El 55, pasaría a la historia en la Arizona-México con el no hit no carrera que ya le cité).

En la famosa Costa del Pacífico tuvo también momentos grandes: con los Mochis en 1955-56 registró marca de 2-3, pero en la 57-58, la última de ese circuito, de nuevo cuenta estuvo a punto de conseguir otro sin hit ni carrera ante Hermosillo:

Ganaba 4-0 y sólo le faltaba un out para conseguir la gloria. Sin embargo, John Waters le pegó rola que se fue de hit entre tercera y short y ¡adiós doble cero!

En el 56 pertenecía a la organización de Pittsburgh, enviándolo a los Tigres del México (tuvo 3-2 y en el 57, 9-4), pero en el 58 el timón Chuck Genovese decidió mandarlo a Nuevo Laredo y ahí en el 58 con récord de 4-4 ayudaría a que los “Tecolotes” fueran campeones.

Ese equipo dirigido por el cubano José “Cheo” Ramos fue algo grande: Además de Sotelo tenía a Arturo Cacheux, Tony Dichochea (16 victorias); Juan Piedra (15), Máximo García (11), Romeo Cadena (7), Julio “Jiqui” Moreno, Procopio Herrera; a Ronnie y Moi Camacho, Rudy Sandoval, “El Zurdo” Escalante, Pablo Bernard, Baldemar Carmona, “Ronquito” García, Baró, Taborn…

Con los Naranjeros

Miguel Sotelo fue parte del equipo Hermosillo en la primera campaña de la naciente Liga Invernal de Sonora en 1958-59, logrando marca de 4-2 y un excelentísimo 1.41 en efectividad.

La siguiente campaña invernal no vio acción, pero mire usted lo que sucedió en el 60-61:

De golpe y porrazo se convirtió en el pitcher sensación por su enorme clase y calidad de su pitcheo: 17-3, 1.95 en CLA y 114K.

El récord de 18 triunfos

A la siguiente campaña, la del bicampeonato, siguió lanzando en forma por demás impresionante: 18-6, 1.63 de efectividad y subió su cifra de ponches a 145.

Sotelo & Espino

En esos dos banderines consecutivos, los Naranjeros tuvieron de estratega a Virgilio Arteaga y la poderosa ofensiva en un joven portento que comenzaba a trascender por su

En el primero de esos dos títulos, el debutante Espino capturó sus primeras coronas de bateo (.380) y la de jonrones (10), en tanto Sotelo fue el Jugador Más Valioso al ser líder en ganados y perdidos (17-3), victorias (17), juegos lanzados (23), completos (15) y ponches (114).

Y cuando lograron el doble título consecutivo, Sotelo impuso el récord vigente de 18 victorias, trece de ellos en forma seguida, los que unidos a los primeros tres de la siguiente campaña, ascendieron a 16. También fue el JMV y, por su parte, Espino volvió a ser campeón bat con .344.

Fueron aquellos gloriosos días Naranjeros donde también brillaron con Héctor Espino, Juan de Dios Villareal, Blas Arredondo, Mauro Contreras, Marco Antonio Manzo, Andres “Avestruz” Rodríguez, Jesús Bustamante, Eradio Burruel, Horacio Solano, Juan Suby, Blas Arredondo, Ramón “El Diablo” Montoya, entre otros grandes peloteros de esa época.

Otro sin hit

La historia aún le tenía reservado otro gran momento: el 8 de diciembre del 62 en el “Fernando M. Ortiz”, dejó en blanco y sin hit a los Mayos de Navojoa para una histórica victoria de 2-0.

Ese año tuvo récord de 13-10 y 3.47. Luego, en la 1963-64, logró 13-12 y 2.76, ayudando de nuevo a Hermosillo a obtener su tercera corona invernal en la que Leo Rodríguez fue el mánager.

En resumen, de ese período, nos dice que vistió el uniforme de los Naranjeros desde la temporada 1958-59 hasta la 66-67, logrando 93 triunfos, 811 ponches y una efectividad de 2.59.

Sotelo fue parte de las escuadras campeonas de 1960-61, 61-62 y 1963-64, además se encuentra dentro de los diez mejores en efectividad de la historia de la Liga Mexicana del Pacífico, fue líder en victorias en tres temporadas, y en 1961-62 obtuvo el máximo número de victorias para un lanzador en el circuito invernal al obtener 18 triunfos, también fue el líder en ponches durante tres temporadas y ganó dos premios al más valioso.

El 8 de diciembre de 1962 Miguel Sotelo se convirtió en el primer lanzador Naranjero en lanzar un juego sin hit ni carrera al vencer 2-0 a los Mayos de Navojoa en el antiguo estadio “Fernando M. Ortiz”.

Señor del pitcheo

Sotelo en esos días era un portento del pitcheo mexicano, caracterizándose por un excelentísimo control; era un gran trabajador en la loma, buscando siempre lanzar las nueve entradas. 
Tuvo una recta muy buena, controlado, sin ir más allá de las 90 millas por hora, incluyendo un gran slider y curva. Con eso era suficiente para ganar juegos. 
El gran Ronnie Camacho, recuerda: Tenía un slider que le zumbaba al llegar al jom y su recta era muy pesada, casi si poder conectarla. Además, tuvo una virtud: no daba bases por bolas.
A Miguel había que sacarlo antes del tercer inning, si no, ahí lo tendrías todo el juego, como fue siempre su costumbre.
Aquellos días dominaba a Héctor Espino con sliders y a Bobby Prescott del Poza Rica, un poderoso bateador panameño, lo sacaba out fácilmente y siempre con hombres en las bases.

Los 24 triunfos

Su impresionante pitcheo también apantalló en el verano ya que en el 63 volvió a demostrar su grandeza con Puebla:

Con los Pericos trascendió con 24-8), 2.85 de PCL, (¡24 juegos completos!); 9 blanqueadas, 272 innings y 208 abanicados y por supuesto que con la poderosa combinación Ronnie & Moi Camacho, “El Dúo de la Destrucción”, Tony Castaño el timón y toda la capital poblana celebraron un gran banderín.

Fue la grandiosa temporada para Ronnie Camacho al conectar 39 jonrones para imponer nueva marca de la Liga Mexicana, la que al año siguiente la pulverizo Héctor Espino con 46

En ese gran equipo también estuvieron Jorge Fitch, José “Zacatillo” Guerrero, Rodolfo “Rudy” Sandoval, Oscar Rodríguez, Eladio Urías, Pedro Cardenal, Angel “Cuco” Toledo, Alejandro “Cañitas” Moreno, Juan Suby, Dan Bankhead, Alfredo Mariscal, Julio “Jiqui” Moreno, Mauro Ruiz, Héctor Holguín, entre oros.

Habían pasado 38 años para que Puebla ganara un título luego de que en el 60 la franquicia llegó procedente de Nuevo Laredo.

En las siguientes dos campañas Sotelo logró 17-12 con 148K y 16-9 y 99 ponches. Esas tres temporadas fue lo mejor que hizo con Puebla. Luego de un 5-11 lanzó en el 67 con Reynosa donde tuvo 13-14 y 99K para decirle adiós al pitcheo activo en esa pelota veraniega.

Cuando Sotelo lanzaba, Ronnie…

Ronnie de nuevo hace viajar su memoria y nos dijo:

Una cosa muy curiosa nos pasaba: Cuando él lanzaba, ¡yo bateaba jonrón!
Enrique Montero Ponce director del periódico La Voz de Puebla, escribía: Hoy Ronnie dará jonrón; va a lanzar Sotelo”.
Eso se nos daba; fue algo por demás especial y veíamos cómo la gente acudía ese día al parque y… siempre salíamos todos con los brazos en alto, añadió el gran empalmense..
Finalmente, Ronnie Camacho, sensible y con emoción, expresó: Miguel, debo expresarte ahora que siempre te recordaré; te ganaste el corazón de Moi, Fitch, Sandoval, Zacatillo, quienes estábamos detrás de ti cuando lanzabas. Eras disciplina pura, honesto y un excelente padre de familia....
Ganaste muchos juegos para nosotros y yo pienso que allá en Puebla, la gente que te vio jugar te recordará como un “Perico” que voló muy alto, que nos enseñó a todos una férrea disciplina, una responsabilidad inigualable en el trabajo y una vida social a prueba de todo.....
Gracias Miguel, por darnos tantas satisfacciones...
Que Dios te tenga en su Santa Gloria....

Su despedida como pitcher

En el invierno (66-67) lanzó en lo que fue su octava y última temporada con los Naranjeros, logrando 5-9 y efectividad de 2.31.

Al siguiente año se fue a los Tomateros y ahí se retiró como lanzador activo culminando así una brillantísima trayectoria, de las mejores en la pelota mexicana.

Con los Guindas, en la campaña de 1967 que se jugó con sólo peloteros mexicanos, logró sus últimas tres victorias.

Alfonso Araujo, historiador non del beisbol, nos dice: El triunfo 93 (en nueve temporadas) y último fue en Culiacán el lunes 23 de Octubre de 1967, lanzando toda la ruta contra los Yaquis de Obregón, ganando con marcador de 4-2, venciendo al zurdo Enrique Icedo con relevos de Carlos Sánchez y Gilberto Castro.

Con Hermosillo acumuló 90-60, abanicó a 792 y terminó con una efectividad de 2.57, la décima mejor en la historia del circuito.

Sus números de por vida fueron: en el invierno, 130 ganados y 88 perdidos y 133-115 en la Liga Mexicana.

También fue mánager

Continuó como manejador de los equipos de Ciudad Obregón, Guaymas, Hermosillo, Reynosa, al cual hizo campeón en 1969; Tampico, Puebla, Monterrey, durante cuatro años, y finalmente Monclova.

Inolvidable fue aquel 69 cuando por vez primera le dieron el mando de un equipo, Reynosa, y los llevó a conquistar el banderín.

Con Yaquis… y Dave Winfield

El Ing. Rodolfo Larios Velarde recuerda cuando Sotelo dirigió a los Yaquis en la temporada 1973-74:

“Fue el año del debut de Dave Winfield, pero Miguel fue sustituido a media temporada por Marte de Alejandro y existe la versión que la causa de su despido fue por diferencias con la legión negra, que alineaba esa temporada con el equipo local, como Derrel Thomas, Matt Alexander y John Scott, que a la postre resultaron subcampeones cuando perdieron la serie final en cuatro juegos contra Venados de Mazatlán y representaron a México en la Serie del Caribe, en sustitución de Venezuela”.

En el 86 tuvo la oportunidad de conseguir otro galardón con Monterrey, pero perdió la gran final ante los Angeles Negros de Puebla.

Luego fue gerente de varios equipos, entre ellos el de Hermosillo.

Ganador nato

Miguel Sotelo hoy es recordado como uno de los mejores lanzadores en la historia del beisbol mexicano.

Fue un ganador nato que en su carrera en el verano y el invierno cosechó marca de 226-179 (93-64 en invierno y 133- 115 en verano).

Con los Naranjeros registró 90-64 en siete temporadas desde el 58-59 cuando debutó hasta el 66-67, aunque la segunda campaña (59-60) no jugó en la pelota frígida.

Su físico de más de 1.90 metros de estatura imponía; dueño de una recta poderosa, pero a la vez de un buen cambio y un gran control, además con mucha inteligencia para enfrentar a los bateadores.

Eradio Burruel lo recuerda:

Eradio Burruel, ex jugador de los Naranjeros y compañero de Sotelo, lo recuerda como una garantía en la loma.

“Él era un ejemplo de la consistencia si no le hacían carreras en el segundo o tercer inning era difícil que perdiera un juego, sólo necesitábamos anotar una o dos carreras para ganar”, dijo el ex jardinero.

“Lanzaba de manera muy inteligente y te podía tirar sin problemas el juego completo como todos los pitchers de tiempo atrás, ya fuera en la Liga de la Costa o en la Mexicana del Pacífico”, señaló.

“Era todo un caballero, un hombre correcto y preparado, ya que él dejó la carrera de odontología para dedicarse al beisbol”, señaló.

Otro jugador de aquella generación, Jesús “Chuy” Bustamante, quien fuera compañero de él en el verano con el Puebla, guarda en su memoria las ocasiones en que le tocó enfrentarse al sinaloense en el invierno, pero sobre todo recuerda un juego en especial.

“Él me quitó la racha de 23 juegos pegando de hit (12 de enjero de 1962); lo recuerdo bien, aunque curiosamente ese día le conecté sólido pero a las manos, incluso el ‘Avestruz’ Rodríguez me robó un cuadrangular”.

“Tenía mucha velocidad y un gran cambio, que sabía cuándo tirarlo, a su debido tiempo, te sacaba de ritmo, cuando estabas esperando un lanzamiento rápido”, resaltó.

Igualmente, Marco Antonio Manzo, quien cubriera la segunda base de los Naranjeros por muchos años, incluso, junto con Burruel, estuvo en la alineación naranjera en el partido sin hit ni carrera de Sotelo.

“Fue un gran hombre, algo que recuerdo mucho de él en el terreno es que jamás ser enojaba cuando le hacías un error (risas) simplemente decía que era parte del juego y luego comentaba ‘al rato me sacas del hoyo con un batazo.

Detrás del plato Víctor Saiz, ampayer del beisbol mexicano de 1965 al 2003, reconoció su velocidad en sus pitcheadas y su gentileza en el trato dentro del terreno.

“En aquel entonces no se usaba la pistola de radar, pero su recta debió de andar por las 90 millas, tenía buen control y te aguantaba fácilmente las nueve entradas, además de que era un jugador tratable, nunca fue grosero en una marcación cuando me tocó estar cantándole bolas y strikes”.

Lamentablemente, el 6 de julio del año 2011 falleció en la Ciudad de Chihuahua. Ese año estaba como buscador de talentos y era instructor de pitcheo con los Dorados de Chihuahua. El cáncer en los huesos fue minando su vida, hasta que finalmente a sus 74 años de edad se fue al viaje eterno.

Conceptuado de lo Mejor

En vida, Sotelo fue reconocido y homenajeado por su notable trayectoria: En 1985 fue entronizado en el Salón de la Fama del Béisbol Profesional de México con sede en Monterrey.

Por toda esta notable trayectoria, con 38 temporadas en distintos circuitos, todos coinciden en que Sotelo forma parte importante en la historia de los 50 años Liga Mexicana del Pacífico.

Miguel Sotelo, trascendió en la década de los años 60´s como un gran estelar de los Naranjeros de Hermosillo y los Pericos de Puebla.

Para muestra, un gran botón: con los Naranjeros está ubicado en el Equipo del Siglo 20 como el mejor pitcher derecho.

Está al lado de Bob Darwin y Claudio Solano como jardineros del prado izquierdo; Héctor Espino, primera; Roy Johnson y Joe Brovia, en el derecho, Marcelo Juárez, central; Mario Mendoza y José Luis Sandoval, short; Leo Rodríguez y Celerino Sánchez en tercera; Miguel Flores junto a Elliot “Bump” Wills, en segunda; Sergio Robles, y Earl “Búfalo” Averill y Miguel “Pilo” Gaspar, receptores. En esta lista de oro debo citar a Maximino León y a los zurdos Ángel Moreno y Alfredo Ortiz.

En el relevo, sin duda, Dennis O´Toole; como bateador designado, Jerry Hairston, y de mánager: Benjamín “Cananea” Reyes, ayudado por Virgilio Arteaga y Tim Johnson/Derek Bryant.

Página 3 de 163