Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

¡Esos relevos Naranjas…!

¡Esos relevos Naranjas…!

• Apantallan Nathan Reed y “Chapo” Amador, con dos jonrones, pero…

Por Jesús Alberto Rubio.

 

¿Cómo la ve…?

Rally de seis anotaciones ante el relevo Naranja en la octava y…

Otra derrota a causa de ¡los relevos Naranjas!; ahora, echando a perder la enorme labor de Nathan Reed durante seis entradas limitando a la caña en dos hits y propinándoles seis K.

Pero, Reed ya no salió para la octava… y adiós triunfo.

Un 3-0 que se pronto se convirtió en un 6-3 a favor de los líderes Cañeros.

¿Ajustes?, ¡ajustes!

Y dentro de los males que aquejan al equipo capitalino, ¡hundidos en el sótano!, José “Chapo” Amador se lució en grande con su tolete al conectar dos cuadrangulares y con ello ser hasta este momento el No. 1 en la especialidad en esta campaña (8).

Carajo, ¿no? Lo que pudo haber sido… y no fue.

Qué dilema para directiva y mánager que la gente le falle a la hora buena. Obviamente eso puede suceder… ¿pero con tanta frecuencia?

Tan sólo recordar aquel 6-0, también ante los Cañeros aquí en el ES que se perdió y de a feo.

Ya me imagino a la afición naranja en esos instantes, sí, cuando todo era festejo.

Cierto es que, a Hermosillo no le queda otra más que ganar, ganar y ganar de aquí a la última semana de diciembre --¡wow!—para poder tener probabilidades de clasificar a postemporada. Y qué decir de los Tomateros.

¿Hay-habrá tiempo…?

Naranjeros espera el debut, en este próximo fin de semana frente a los Yaquis de Obregón, del pitcher Barry Enright, quien ya “calienta motores” en el ES.

En tanto, la franquicia anunció la contratación del cubano Juan Carlos Linares, y quien ya vio acción ayer en Los Mochis, con experiencia en la Serie Nacional de su país, la Liga Mexicana de Beisbol y varios circuitos invernales.

El reporte del Club nos dice que Linares debutó en 2005 con el equipo de La Habana en la Serie Nacional, donde permaneció hasta 2010, ya que luego llegó a la organización de los Red Sox donde jugó en sucursales –Triple A. De ahí pasó en el 2014 a los Vaqueros Laguna de la LMB donde ha jugado en los dos últimos años.

En el invierno Linares ha jugado en la Liga Dominicana con Gigantes del Cibao, Venezuela con Cardenales de Lara, Águilas de Zulia y Bravos de Margarita y en la LMP con Culiacán y Obregón.

En su trayectoria promedia .307 en bateo, con 125 jonrones, 518 CP, 887 H y 511 CA; este año con Laguna bateó .338-9 HR y 41 CP.

Ahora falta ver que funcione aquí, lo mismo que Iván Terrazas, y qué podemos decir de Chris Nelson quien “todavía no demuestra con creces su experiencia de nivel Triple A y sus cinco años en la Gran Carpa.

 

CESÁREO SUÁREZ NARANJO:

“Decía un mánager "a la vieja escuela (¡casi estoy seguro que fue "The Lip" Leo Durocher):, "good guys don't win the important games"; y eso fue lo que le pasó a Terry Collins.

¿Cómo se le ocurrió dejar a Céspedes que bateara, después de haberse lesionado, tan seriamente. ¿Qué? ¿Esperaba un "milagro, como el de Kirk Gibson? ¡Mira que NO mando a alguien de emergente, con casa llena, y sin out? Imperdonable.

Como también lo fue cuando, si ya habían tomado la decisión (el, y su cuerpo de coaches) de que Harvey ya no saliera para el noveno rollo (que, de cualquier forma, el relevo estuvo horrible). Y disiento de Toño de Valdés, Burak y Segarra. Si el tiro a jom, de Duda, hubiera sido bueno, sí sacan a Hosmer. Encabronado, como estoy, ya no digo más. Ah, siempre tuve la DUDA si Lucas esta ídem”.

LUIS ELOY RAMÍREZ CABRERA:

Saludos a la Hermandad y felicitaciones a los que se decantaron por los Royals, en una Serie Mundial en la que dijo presente como protagonista la hermana pobre del béisbol: La Defensa.

En el juego 1, Familia dejó un lanzamiento colgado como dulce de chocolate y Alex Gordon se lo gozó para empatar el partido pero se decidió en el fatídico inning 14 cuando un guante muy seguro como el de David Wright atrapó un roletazo de Alcides Escobar pero erró el disparo y lo demás cayó ese día por su propio peso.

 

En los partidos 2 y 3, la defensa no tuvo estelaridad pero en el 4 de la Serie fue primerísima figura. En la octava entrada con los Mets arriba, Daniel Murphy pifió lo que debió ser un rolling de rutina, que se convirtió en la puerta abierta abierta por donde Kansas dio vuelta al marcador y sentenciar el partido a su favor.

 

En el 5to y último desafió la dama de los guantes se hizo presente en una entrada polémica por la decisión- o indecisión- del manager Terry Collins.

Nadie cuestiona menos a los managers que mi persona pues el béisbol es una de las pocas empresas donde el hombre que tiene la gerencia, tomar las decisiones y tiene que dar la cara, gana infinitamente menos dinero que sus subalternos- además que ante el dueño nunca un manager ganará a un pelotero- pero él sabía que Harvey en su carrera profesional de 46 partidos en las menores y 65 en las mayores sólo en una ocasión había lanzado un juego completo.

El riesgo no lo corrió Harvey que impuso -aparentemente- su jerarquía sino el pobre Collins que se dejó intimidar, algo como lo que sucedió con Mattingly que nunca tuvo control de esa cueva de gatos que es el dogout Dodger.

Pero no fue la caída de Harvey, tampoco la falta de autoridad de Collins, sino fue el inicialista Duda, quien haciendo honor a su apellido apretó demás la pelota y la mandó al hombre invisible.

Hosmer estaba out de calle hasta con un tiro malo pero fildeable pero con lo que lanzó Duda se vistió de héroe.

Como en muy pocas Series, la defensa estuvo del lado de quien la respeto y en contra de quien no la defendió, allí y no en los batazos estuvo la victoria de Kansas a quien no se le puede negar que jamás dio juego por perdido.

Por cierto, como decía el legendario comentarista venezolano Carlitos González "nadie es tan bueno como cuando gana ni tan malo como cuando pierde".... y es que la racha que tuvo Daniel Murphy hizo olvidar quien era él en realidad, un pelotero útil, de aceptable bateo pero para nada relación alguna con los números y marcas que rompió antes de la Serie.

Lamentablemente, para él, se sobrevaluó y pasó de inesperado héroe a villano.

De parte de la delegación venezolana continuó el dominio que ha ejercido en los últimos años en cuanto a los países latinos con los MVP de Escobar y Salvador Pérez.

Esperemos que el cierre definitivo de la última academia, la de Seattle, por el sinfín de trabas que ha puesto la dirigencia política del país no signifique que esta maravillosa generación vea en poco tiempo que no tiene relevo. Por el momento los venezolanos estamos de fiesta a la espera de dos Guantes de Oro: José Altuve y Salvador Pérez.

Un fraternal abrazo a la distancia.

TOMÁS LÓPEZ:

http://beisbolredes.blogspot.mx/

r.

 

Además en "Al bat"