Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

Historia del béisbol en Hermosillo

Historia del béisbol en Hermosillo

Por Jesús Alberto Rubio.

En 1885 ya se jugaba beisbol en Hermosillo; ocurría en los terrenos de un colegio que dirigía Don Benigno López y Sierra, en la Plaza de la Moneda en los números 10-12 y 14, en la que posteriormente se localizó la Placita “Gral. Pesqueira”, precisamente atrás de lo que fue el Hotel Arcadia, (hoy Hotel San Alberto), frente a las casas de Don Rodolfo Tapia y José María Paredes.

Posteriormente, los juegos de pelota se trasladaron al “Datilito”, la Huerta de Vega y al Vapor Viejo y, en 1908, el escenario para jugar beisbol se trasladó hacia el este de la ciudad: el área seleccionada fue “La Alameda” de Hermosillo, que luego se denominó “Ramón Corral”, curiosamente con el campo de juego al revés, con el plato (home plate) donde después fue el jardín central.

El campo construido con tribunas de madera especialmente para jugar béisbol, se llamaría “Francisco I. Madero” tras el triunfo de la revolución Maderista. Sin embargo, por los estragos de la guerra, quedaría mucho tiempo inservible, siendo su terreno utilizado para la siembra de maíz.

Por fortuna, entre 1920 y 1930 se celebraron sobre ese escenario algunos juegos con equipos locales y de la región, “incluso entre novenas de mujeres que causaron gran expectación”, recuerda don Ángel Encinas Blanco en su libro “El Béisbol en Hermosillo”.

“Al inicio de la tercera década el “Parque Madero” sufrió una transformación radical –periódico El Pueblo/1930– derribándose las casas (incluso aquella donde nació Jesús García Corona, el Héroe de Nacozari) de su alrededor, además de que el gobierno compró los terrenos aledaños donde la familia Camou tenía sus huertas.

La imagen puede contener: exterior y naturaleza
 

Además en "Al bat"