Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

Paliza que nos dieron los seris


• Louis Francis Sockalexis, primer nativo de Norteamérica en jugar en Grandes Ligas; estuvo con Cleveland entre 1897 y 1899.

Por Jesús Alberto Rubio.

En memoria del maestro Gustavo Hodgers Rico, quien falleció hace 34 años –29 de octubre de 1983-- y a quien le recordamos el pasado sábado a través de un programa luctuoso, hoy con gusto le comparto lo siguiente:

Cuando tuve oportunidad de ser parte del seleccionado de beisbol Búhos de la Universidad de Sonora –primeros cuatro años de la década del 70 (del siglo 20, caray)--, una vez nuestro mánager Hodgers nos llevó a jugar a la comunidad El Desemboque donde enfrentamos a unos seris que a base de toletazos, por todos los lados del taste donde vimos acción, nos dieron una paliza que todavía no olvidamos quienes tuvimos “la dicha” de jugar ahí esa vez.

Por supuesto que ya no volvimos a ir.

Bien recuerdo, eran jugadores muy fuertes, delgados y altos de estatura y pues pobres de nuestros lanzadores que recibieron leña a más no poder y pues ni recordarlo.

¿Y sabe dónde fue la única ocasión que en mi trayectoria conecté tres jonrones en un mismo partido?

Ocurrió en otra jornada dominical más allá del campus universitario: sucedió en el segundo partido de una doble cartelera contra el seleccionado de la Costa de Hermosillo, en su propio terreno ubicado en uno de los campos de esa región.

Esa vez Hodgers me colocó de receptor en ambos juegos y sin querer queriendo le di con rencor a la canica, pero, claro, sin esperar que se fuera ¡tres veces de jonrón… y por el jardín izquierdo!

Ahí sí que, of course, deseaba retornar para ver si repetía el truco contra la gente de los Próspero y Martín Tánori, el “Chagua” y demás jugadores de la Costa de Hermosillo.

Pero, pues no se dio.

En Baviácora…

En otra ocasión también tuvimos una gira hacia Baviácora para jugar contra el equipo de esa población rural, cuando todavía parte de la carretera para llegar, delante de Ures, era de terracería, imagínese.

Bueno, la anécdota es que mi cabellera en esos días era un poco larga, de tal manera que se podía ver saliendo por atrás de la gorra…

Suficiente: cuando salté en el inicio del juego hacia el terreno de juego, ufff, ¡que no me gritaron desde la grada!

¡Y qué hacer!

Indio americano en MLB

Ahora, cambiando de escenario, verá:

A propósito de los bateadores seris, pobladores étnicos de la región de El Desemboque y Punta Chueca, especialmente, le compartiré lo que me ha enviado desde Ensenada el profesor Héctor Barrios Fernández sobre un indio americano que llegó a jugar en la pelota de Ligas Mayores y de quien también ya alguna ocasión le he hablado.

Se trata de Louis Sockalexis.

Fue un indígena de la tribu de los Penobscot, quien jugaba la posición de jardinero y había desarrollado un extraordinario brazo lanzando piedras en un lago en la reservación india cerca de Old Town, en el estado de Maine.

Como estudiante llegó a ser una estrella deportiva en el colegio en Holy Cross y después en Notre Dame, de donde él y un compañero de clases fueron expulsados en 1897 después de haberse emborrachado y destrozado un prostíbulo a cargo de una madam llamada Popcorn Jennie.

Patsy Tebeau, manejador de las “Arañas” de Cleveland, de la Liga Nacional, los rescató y rápidamente le puso a Sockalexis un uniforme de béisbol.

Sockalexis comenzó bien y muy impresionado John McGraw le dijo que era el talento natural más grandioso que él jamás había visto.

Pero la bebida fue su perdición. Pronto fue marginado después de una lesión en su tobillo cuando saltó por la ventana desde un segundo piso en otro burdel.

Sockalexis jugó en parte de dos temporadas más y bateó para .313 antes que el alcohol lo echara de las Ligas Mayores.

Murió a la edad de 42 años en 1913. Había estado viviendo una vez más en la Reservación de Penobscot, enseñando a los muchachos nativos cómo jugar béisbol.

Un recorte amarillento de periódico donde hablaba de él, fue encontrado en su camisa.

Dos años más tarde, los aficionados de Cleveland votarían para renombrar a su equipo con el nombre de “Indios” en su honor.

Al menos es una de las historias.

Los buenos deseos


En otro apartado de su columna, la que puede disfrutar en vuestro sitio redesbeisbol,http://beisbolredes.blogspot.mx/ nos delita con lo siguiente:

Cuando era un muchacho y crecía en Kansas, dijo una vez Dwight D. Eisenhoward, (quien fuera el presidente número 34 de los Estados Unidos, entre 1953 y 1961).

Un amigo mío y yo fuimos a pescar, nos sentamos a orilla del lago, era una calurosa tarde de verano, hablamos acerca de lo que queríamos ser cuando fuéramos adultos. Le dije a él que yo quería ser un verdadero jugador de Ligas Mayores, un genuino profesional como Honus Wagner.

Mi amigo me dijo que a él le gustaría ser presidente de los Estados Unidos.

Ninguno de nosotros consiguió sus deseos.

Algo más de Sockalexis

Le decía de lo que escribí hace tiempo de Sockalexis:

En Cleveland se realizó un concurso a través de un periódico para encontrar el nombre apropiado del equipo, saliendo triunfante el de Indians.

Esto, porque quien lo propuso dijo que un pelotero de origen indio llamado Louis Francis Sockalexis había jugado con Cleveland en 1897 y en ese año había salvado a una niña de ser embestida por un vehículo de la época.

Fue el primer nativo de Norteamérica en jugar en Grandes Ligas y estuvo con Cleveland entre 1897 y 1899.

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano
La imagen puede contener: 1 persona, texto
La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior
 
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
 

Además en "Al bat"