Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

A valorar el béisbol

 

Por Jesús Alberto Rubio.

Es necesario destacar sobremanera el noveno banderín caribeño conseguido por los Venados y sus excelentes refuerzos porque pone a la LMP y al béisbol en general de nuestro país en un sitio relevante.

 

Los medios informativos, impresos y audiovisuales de todas las regiones mexicanas deben valorar el gran triunfo de una y otra manera.

No hacerlo, como ha sucedido con dos canales televisivos nacionales, es un grave insulto/falta de respeto al deporte rey, al equipo y el circuito invernal.

Para empezar, ya vio lo que sucedió con las transmisiones televisivas del clásico.

¿Cuánta gente llamaba para preguntar por algún enlace o canal por donde se transmitían los juegos?

Ese es sólo un ejemplo.

Y si nos vamos a los espacios de noticieros nacionales, olvídese.

Hay reclamos generalizados y con toda razón.

El béisbol no se merece ese trato; no es justa tan pobre importancia/valoración.

Sobre todo, cuando el nivel de los equipos representativos del circuito dominan ese escenario latinoamericano desde hace seis años.

Sí, un nuevo periodo donde se han conquistado cuatro banderines y un subtítulo, lo cual nos habla de plus que no se había dado, especialmente porque los equipos de Puerto Rico, República Dominicana --sobre todo--, y Venezuela participaban con anterioridad plagados de un alto porcentaje de ligamayoristas.

Los famosos “Dream Team”

Tan sólo le voy a dar el ejemplo del equipo boricua de la Serie del Caribe de 1995 al cual se le calificó pomposamente como de “Dream Team”, como lo hacen en otros deportes, el baloncesto, entre ellos:

El equipo borinqueño representativo era Senadores de San Juan y en su roster tuvo a grandes protagonistas de ese momento en Ligas Mayores:

Ahí estuvieron Roberto Alomar, Juan “Igor” González, Carlos Baerga, Edgar Martínez, Bernabé “Bernie” Williams, Rubén “El Indio” Sierra, Carmelo Martínez, la joven entonces promesa Carlos Delgado y el campo corto Ray Sánchez, conformaron aquella temible alineación borinqueña que por supuesto ganó la confrontación.

Ricky Bones y Roberto Hernández encabezaron el cuerpo de lanzadores, que para decir verdad no estaba en sintonía con el nivel superlativo de la ofensiva.

A la siguiente edición, los dominicanos quisieron hacer lo mismo y también armaron su “Dream Team” con Luis Polonia, Julio Franco, Raúl Mondesí, José Vizcaíno, Stan Javier, Moisés Alou, Félix Fermin, Tony Peña, Domingo Cedeño, Sherman Obando, Alberto Castillo, Tony Batista y Mike Robertson.

Además, un pitcheo de primera con Pedro Martínez, Juan Guzmán, Carlos Pérez, Darío Veras, Apolinar García, Yorkis Pérez, Melquíades Rojas y José Mesa.

Sin embargo, las cosas no le funcionaron y serían los Tomateros de Culiacán quienes lograrían el gallardete guiados por Francisco “Paquín Estrada.

Aquella vez nuestro equipo representante también vencieron en la final a Venezuela, representada por los Navegantes de Magallanes:

En la parte baja de la décima entrada, Mario Valdez conectó el imparable de oro para dejar en el terreno de juego al Magallanes y así darle la victoria al equipo Azteca (5-4).

Era en ese instante la tercera corona de la LMP, después de la de Naranjeros (1976) y Águilas (1986, en Dominicana y Venezuela, respectivamente.

Esa ocasión Esteban Loaiza abrió por los mexicanos lanzando 8 1/3 de entradas, seguido de José Manuel Hernández (1/3), Luis F. Méndez y por último Felipe Murillo quien lanzó la décima entrada acreditándose la victoria.

Por el Magallanes comenzó Ramón García que trabajó (8) sólidas entradas siendo relevado en la novena por Efraín Linares (Ifraín?) quien resulta el lanzador perdedor.

La alineación del Culiacán presentaba a Antonio Aguilera (RF), Darell Sherman (CF), Darell Brinkley (LF), Mario Valdez, Matt Stark (BD), Guillermo Velásquez (1B), Benjamín Gil (SS), Ever Magallanes (2B), Roberto Magallanes (3B) y Adán Amezcua (C).

Lanzaron en el partido Esteban Loaiza (8.1), José Hernández ((0.1), Luis Méndez (0.1) y Felipe Murillo (1.0).

Colofón:

Hoy, el panorama es distinto; los equipos contendientes (incluyendo Cuba desde hace tres años), ya no se refuerzan con peloteros ligamayoristas como sucedió en antaño, de modo tal que la competencia se ha nivelado.

Ya nuestros peloteros aztecas instalados en Ligas Mayores, como de Venezuela, Puerto Rico y Dominicana, no los vemos en estas confrontaciones antes llamadas “Series Mundiales del béisbol latino” por el alto nivel que registraban, de tal forma que ahora sí que la competencia y lucha por los banderines se da entre nuevos talentos nacionales, gente de experiencia a nivel Caribe, y refuerzos extranjeros que provienen de Ligas Menores e Independientes.

Así las cosas, amigos.

DARIÉN MEDINA Y JUAN EMILIO BATISTA:

Darien nos habla sobre Yulieski Gourriel y su hermano Lourdes; Juan Emilio, sobre su propueata de cómo recuerar la calidad del béisbol cubano.

Darien, en http://beisrubio.blogspot.mx/

 

Juan Emilio, en http://beisbolredes.blogspot.mx/

Además en "Al bat"