Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

¿Por qué la renuencia a pensar?

  • USD/MXN
    19.618+0.0300.15 %
  • Bitcoin USD
    3,790.21-59.80-1.55 %
  • EUR/MXN
    22.3593+0.1180.53 %
  • IPC MEXICO
    42,044.32-226.82-0.54 %
  • NASDAQ Composite
    6,463.50-202.43-3.04 %
  • Dow Jones Industrial Average
    22,686.22-660.02-2.83 %
  • S&P 500
    2,447.89-62.14-2.48 %
  • Ethereum
    148.40-4.20-2.75 %
  • IBEX 35.
    8,523.30-26.70-0.31 %
  • Gold Apr 18
    1,315.80-0.50-0.04 %
  • Crude Oil May 18
    68.26-0.03-0.04 %
  • Brent Crude Oil Last Day Financ
    55.71+0.010.02 %
 
 

¿Por qué la renuencia a pensar?

6 JUN, 2019

Ante una posición divergente, nos lanzamos prestos y decididos a acabar al otro —a la persona— con insultos y las peores procacidades

Ángel Verdugo

Economía sin lágrimas

 

ÁNGEL VERDUGO

Los recientes procesos electorales —en seis entidades federativas— fueron, como pocas veces, una oportunidad de oro para ver los efectos de una de las peores cualidades más profundamente arraigadas en decenas de millones de mexicanos: la renuencia total a pensar para cederle el lugar a eso que se nos da tan bien, insultar.

Lo nuestro no es el argumento debidamente sustentado, sino la mentada de madre; no es el análisis —así fuere superficial— sino el insulto al que ha cometido un gravísimo pecado: disentir de lo que yo pienso. Jamás nos detenemos a analizar con detenimiento lo que afirma el otro, menos a reconocer que podría estar en lo correcto en lo que plantea.

Ante una posición divergente, nos lanzamos prestos y decididos a acabar al otro —a la persona— con insultos y las peores procacidades; jamás pasa por nuestra mente que lo correcto es demostrar lo equívoco de su posición con argumentos lógicos y debidamente soportados. Eso no es lo nuestro, pues hemos sido educados para denostar a quien emite juicios y/o mantiene posiciones que difieren de lo que nosotros hemos decidido aceptar y adoptar y defender, cual si fuere dogma religioso.

Esa conducta, debo decirlo, no es de ahora; viene de lejos, y es resultado natural de contenidos educativos tramposos plagados de mentiras y mitos que deberían avergonzarnos. A eso debemos agregar una manipulación ideológica que nos ha llevado a creer —sí, a creer, no a pensar si es correcto—, que como México no hay dos, que México es único y la mexicanidad es lo máximo en el planeta.

Una vez que empezaron a conocerse los primeros resultados que dieron la victoria a pésimos candidatos, esas cualidades que nos distinguen empezaron a manifestarse en todo su esplendor. El arsenal preparado de ofensas y procacidades junto con calumnias que, de tan exageradas y sin sustento alguno, parecían un mal chiste, fue lanzado en contra de quienes osaron manifestar, públicamente y sin intentar ocultar su nombre y siempre dando la cara, que otros candidatos deberían ser los merecedores del voto ciudadano.

Ante lo visto y padecido, las preguntas —por el bien de la democracia mexicana y su futuro— son obligadas: ¿Por qué la renuencia a pensar, a intentar analizar siquiera —así fuere superficialmente— los argumentos del otro? ¿Qué explica esa conducta primitiva, de querer acabar al que difiere de nosotros, y dejar de lado sus argumentos?

Además de la cobardía sempiterna que caracteriza a los que se cobijan en la masa amorfa porque sólo así son valientes, sólo así se atreven a ofender al que difiere, exhiben su muy limitado vocabulario debido a un nivel de embrutecimiento, el cual es consecuencia obligada de la pésima educación que imparte un sistema educativo en ruinas y, para complementarla, están las prácticas de un quehacer político primitivo que premia la uniformidad de los cobardes e ignorantes, y castiga al que se atreve a disentir.

¿Así serán los próximos procesos electorales? ¿Acaso lo visto esta vez lo veremos recargado el año 2021? ¿Ésas son las formas que promueve ese mal chiste que es la 4T? ¿Y sus candidatos serán como Barbosa y Bonilla?

Artículos relacionados