Noticias

UNA LINEA DELGADA

Una línea delgada

26 JUN, 2019

 

David Páramo

No tires tu dinero

 

DAVID PÁRAMO

Hoy se realizará la junta de consejo del Infonavit, en la cual deberán votar los cinco puntos de una carta enviada el 13 de junio por el Presidente al consejo de este instituto.

El corazón de la misiva plantea cinco puntos que tienden a fortalecer la cobranza social, dar facilidades de pago a los trabajadores para que no pierdan su patrimonio, premiar el pago puntual de los acreditados, avanzar en la innovación financiera del instituto y, lo que ha generado polémica, desistirse de los juicios masivos que pueden derivar en desalojos. Esta carta despertó gran preocupación entre los miembros de iniciativa privada, particularmente Coparmex y la Asociación de Banqueros de México, que interpretaron desistirse de los juicios masivos y, por lo tanto, de los desalojos. Si el Infonavit rechazara la posibilidad legal de quitar la casa a quienes no le pagan, se abrirían las puertas del infierno.

Se trataría de un mensaje a favor del incumplimiento de pagos en toda la sociedad, lo que generaría una crisis de cartera vencida. Si los acreditados al Infonavit que hoy no tienen una relación laboral formal, pero están en regla dejaran de pagar, el instituto perdería su viabilidad financiera, desatando una crisis financiera en el país por la quiebra de la hipotecaria más grande de AL.

La posición del instituto que dirige Carlos Martínez es diferente: no se trata de promover el no pago, sino de desistirse de una práctica indebida por parte del Infonavit. De acuerdo con sus cifras, de más de 240,000 de cobranza masiva, en por lo menos 77,000 hay fraudes procesales, como no notificar al deudor o notificarlo donde no se pueda enterar a través de edictos en otras entidades.

La intención es romper el negocio que se había desarrollado entre despachos de abogados (quienes cobraban por adelantado 11,000 mdp anuales, más que cualquier otorgante de crédito), notarios y jueces que manejaban los juicios de una manera tramposa y en detrimento de los trabajadores.

Incluso antes de la decisión que hoy se deberá tomar, Martínez ya ha establecido algunos cambios, como que los despachos de cobranza no puedan tener ingresos del Infonavit superiores al 25% de su cartera.

Lo que sí ya está acordado es que se liquidarán los créditos que hayan sido en 90% o más y un nuevo esquema de cobranza social en el cual se espera que los trabajadores mantengan su empleo y encuentren formas de reestructuras mientras siguen pagando. Quitar a quienes hagan aportaciones adicionales, por ejemplo.

El buen procesamiento de la petición presidencial “desistirse de seguir litigando los llamados juicios masivos que pueden derivar en desalojos” es un tema fundamental. Es un hecho que la manera de hacerlo no era correcta, pero no se debe caer en el error de mandar un mensaje a favor del no pago. Se debe encontrar una forma eficiente de cobranza.

REMATE ARRODILLADO

Ya que hablamos del Infonavit, alguien dígale a José Manuel López Campos que los empresarios con rodilleras ante el Presidente son muy setenteros y que los besamanos desaparecieron en la década de los ochenta.

REMATE PREOCUPANTE

Tras declarar desierta la licitación del Programa de Aseguramiento integral, CFE, su EPS y su filial en la partida de póliza integral, póliza bienes y riesgos diversos, la empresa asignó el contrato a AXA, tal y como temían los participantes que fueron descalificados.

Grupo Mexicano de Seguros presentó una inconformidad por su descalificación y también porque la asignación se hizo violando el artículo 42 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, ya que “el monto pagado es superior al establecido”. Añade que “dicho proceso debería ser por invitación a cuando menos tres personas, ya que los procedimientos anteriores fueron concursos abiertos dando la oportunidad de que sea un procedimiento justo y transparente”. Como señala la carta dirigida al director corporativo de administración de CFE, “representa preferencia para AXA Seguros”.

Más vale que los órganos que controlan la gestión de CFE aclaren el proceso, pues podría representar una historia de ineficiencia y/o corrupción.

REMATE BUROCRÁTICO

La licitación para la compra consolidada no sólo comenzó tarde, sino que fue un proceso tortuoso y lento. Según parece, la realidad se le está complicando a Hacienda.

La kriptonita del populismo: trascender la polarización

La kriptonita del populismo: trascender la polarización

Bitácora del director

PASCAL BELTRÁN DEL RÍO

La kriptonita del populismo: trascender la polarización

 

 

25 de Junio de 2019

Recep Tayyip Erdoğan ha sido la figura dominante de la política turca desde hace un cuarto de siglo.

Primero, como alcalde de Estambul, durante los años 90, cuando fundó el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP); luego, como primer ministro, de 2003 a 2014, y, finalmente, como presidente de la nación euroasiática, investido de nuevas facultades que él mismo se dio, de 2014 a la fecha.

“Quien gana Estambul gana el país”, ha dicho, en relación con la ciudad más poblada de Turquía, que se encuentra en el cruce de Oriente y Occidente.

Pues este fin de semana, el AKP, la maquinaria electoral concebida por Erdoğan, perdió la alcaldía de Estambul por primera vez desde 1994. Lo hizo ante Ekrem İmamoğlu, un empresario convertido en político, quien hace una década no aparecía en el mapa informativo de Turquía, y ahora se ha transformado en el principal retador del poder concentrado por Erdoğan.

Una muestra del absolutismo que ha campeado en Turquía es la respuesta que el Presidente dio a la intentona de golpe de Estado de 2016, que incluyó el despido o el encarcelamiento de 200 mil personas, una auténtica purga de la clase política.

Hace apenas un año, Erdoğan se reeligió sobre la espalda de un referéndum que lo autorizaba a gobernar hasta por dos periodos más. No parecía haber nada que minara su poder, pues había logrado que cada crisis funcionara a su favor. Ante la más reciente, la devaluación de la lira turca, Erdoğan señaló que por muy mal que estuviera el presente, el pasado había sido peor. Y le salió.

El mandatario ha echado mano de las herramientas clásicas de todo hombre fuerte de corte populista, particularmente la polarización de la sociedad. Y le dieron resultado… hasta que apareció un contrapeso real a su poder: Ekrem İmamoğlu.

El próximo alcalde de Estambul pasó de manejar un negocio familiar del ramo de la construcción a participar en política. Eso fue apenas en 2009, cuando se unió al Partido Republicano del Pueblo, el antiguo partido de gobierno, fundado por Kemal Atatürk, el padre de la Turquía secular.

En 2013, a la edad de 43 años, İmamoğlu fue elegido alcalde de Beylikdüzü, un distrito clasemediero de la parte europea de Estambul, y comenzó su ascenso. En marzo pasado, compitió por primera vez por el principal cargo de la ciudad, ganando por 13 mil votos a Binali Yıldırım, exprimer ministro y mano derecha de Erdoğan.

La elección fue anulada, por impugnaciones al proceso realizadas por el AKP, pero İmamoğlu volvió a ganar el domingo pasado, esta vez por 800 mil votos.

La clave de su triunfo, dicen analistas, fue ser exactamente lo opuesto de Erdoğan: unir, en lugar de dividir; tender la mano incluso a sus adversarios. Su cortesía le valió el apodo de “Señor Muchas Gracias”.

Aunque falta mucho para las próximas elecciones presidenciales, cuando Erdoğan e İmamoğlu podrían medirse en las urnas, quizá puedan extraerse lecciones de Turquía a la hora de enfrentar a un hombre fuerte populista: encontrar una figura que una a la oposición y no competir con aquél en confrontar y polarizar.

 

 BUSCAPIÉS

“Hay una situación realmente grave y muchos responsabilizan aquí a su gobierno… hoy estamos en una situación de emergencia social, Presidente, y hay cada vez más narcotráfico, cada vez más armas circulando, cada vez más miseria en Quintana Roo y eso no puede ser posible”, dijo la reportera María Cristina de la Cruz a Andrés Manuel López Obrador en la mañanera que se realizó ayer en Cancún. El tono de ésa y otras intervenciones no gustó al Presidente, quien cerró la conferencia pidiendo “que ya no se cultive tanto chayote”.

“Antes tuve esperanza, hoy tengo miedo…”

“Antes tuve esperanza, hoy tengo miedo…”

• ¿Dónde están las comunidades intelectuales? ¿Por qué no se organizan y levantan la voz?

 

22 de Junio de 2019

La preocupación está. Es creciente. Otra vez la austeridad republicana, los recortes, el regateo de recursos en el sector público.  “Nos estamos volviendo inoperantes”, resumía ayer un conocido legislador de Morena.

Sí, leyó usted bien, de Morena. Y no es el único. Se lo puedo asegurar.

En la 4T no hay dinero para salud, investigación, becas, festivales culturales, deporte, estancias infantiles, refugios para mujeres golpeadas, pero sí para inundar ese “monumento al derroche” que son los restos del Nuevo Aeropuerto de Texcoco o regalar 20 millones de dólares a El Salvador para quedar como salvador.

Ayer hablamos del desastre que se viene en abasto de medicamentos en el sector público por esa obsesión de ahorrar. No hay distribuidores. Los anteriores fueron vetados por abusos. Muy bien. Pero ahora no hay quién reparta las medicinas. No tienen plan B.

Hoy nos ocuparemos de las quejas que hay en el mundo de la cultura, ciencia, literatura, tecnología, deporte y hasta en la Cámara de Diputados.

En San Lázaro, por ejemplo, los presidentes de comisiones no pueden viajar ni al interior de la República salvo si son invitados por gobiernos estatales o municipios o si se pagan ellos mismos transporte y estancia.

Cero festivales, exposiciones, ferias culturales, tianguis turísticos,  eventos científicos, tecnológicos. Están de “floreros”.

Y no hablan con Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política en San Lázaro, porque están convencidos de que es inútil. “Es tapete del presidente López Obrador”, nos aseguran.


 

*Lo más triste es que no hay una protesta colectiva. ¿Dónde están las comunidades intelectuales? ¿Dónde los colectivos culturales? ¿Los creadores? ¿Por qué no se organizan y levantan la voz? El dinero no es de la 4T. Es de los contribuyentes.

Son pocos los que se atreven a hacer público su descontento. Una es Susana Zabaleta. Sacudió conciencias con un tuit en el que confiesa que se equivocó con AMLO y pide disculpas por su “estúpida esperanza”.

Demostró que sí se puede.

Clara Torres es otra. Fue la primera funcionaria que le renunció a López Obrador. Se encargaba del Programa de Estancias Infantiles. No estuvo de acuerdo con la decisión de quitarles los recursos y se fue. Ayer nos hizo llegar copia de un tuit que escribió.

“Creo que yo era un poco rojilla hasta que llegó El Peje. Me impresiona cómo el gobierno progresista por el que voté para mejorar a los que menos tienen, ahora están peor en salud, seguridad y cuidado infantil. Antes tuve esperanza, hoy tengo miedo”.

Y en otro: “La diferencia es que soy parcialmente culpable y quiero aportar para corregir mi error”.

 

 

*Sobra decir que la cultura no es prioridad en la 4T. Lo hacía notar ayer el escritor Juan Villoro: El Presupuesto de Egresos para 2019 preveía un monto de 5,838,059 millones para la Federación y de 12,394 millones para la Secretaría de Cultura. ¡El .21% del gasto público!

Las presiones de la comunidad hicieron que el monto aumentara en 500 millones.

Villoro se preguntaba: ¿Tiene sentido eliminar las becas para reducir un presupuesto que no llega ni a una cuarta parte del 1% de los egresos?

En una entrevista con Denise Maerker, el escritor dijo que ir contra las becas del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), como lo hizo la agencia de gobierno Notimex, es ir contra el talento y la creatividad de los artistas.

No es lo que piensa la senadora Jesusa Rodríguez, más conocida por sus ocurrencias que por su labor legislativa. Esta señora sí cree necesario eliminar las becas del FONCA. “Váyanse a la iniciativa privada. Dejen de vivir del presupuesto”, sugirió la singular directora de teatro a los jóvenes creadores que las reciben.

¿Se le habrán olvidado a doña Jesusa los apoyos institucionales que ha recibido a lo largo de su carrera? Es pregunta.

México “al borde de la recesión”

 

 La economía de México está al borde de una recesión, afectada por el subejercicio del gasto público, que es el mayor del siglo XXI, y que no ha permitido tener un encadenamiento económico que permita un mayor crecimiento, afirmó el Instituto Mexicano del Contadores Públicos (IMCP).

El presidente de la comisión de Análisis Económico del IMCP, Ernesto O’Farrill, señaló en conferencia con medios que es difícil medir el impacto del subejercicio, pero la “austeridad franciscana” se va a usar en proyectos que son cuestionables y otros que no se van a realizar, como el Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

“Estamos llegando a una circunstancia en la que no hay tanta razón de ser de ese sacrificio social de la austeridad franciscana, por lo que resulta que esa premisa es falsa y si se excede la contracción del gasto, vas a inducir a que haya más desaceleración económica, que de por sí ya hay un clima importante de desconfianza, además de choques externos que impactan la inversión, y si no hay más inversión difícilmente va a haber mayor crecimiento, es probable que estemos al borde de una recesión”, sostuvo.

El presidente de la Comisión de Revista del IMCP, Moisés Alcalde, explicó que la austeridad del gobierno federal ha llevado a menores empleados y sueldos en la administración pública, que impactan en el consumo y en la motivación del personal, lo que lleva a estrés; aunado a ramas y programas que se han visto afectados, como salud e infraestructura carretera.

“Nuestra preocupación es que esta evolución del gasto hacia el segundo semestre permanezca similar, con un subejercicio importante que podría llevar a no tener el crecimiento en el desarrollo económico de nuestro país. Recordemos que el principal agente económico es el gobierno y la calidad del gasto y la eficiencia de ese gasto impacta en el crecimiento, hoy estamos preocupados por ello”, indicó.

Con información de Milenio

BARRILES SIN FONDO


BARRILES SIN FONDO

Por Pedro Cazárez Aboytes

 

 

Históricamente, existen grupos de personas las cuales han hecho del amedrentamiento,

el chantaje, la intriga, la rumorología, el mitote y el berrinche, las supuestas formas

de «inconformidad ciudadana», muchas ocasiones no son más que la pérdida temporal o

permanente de beneficios económicos, materiales o favores ante alguno de los niveles de

gobierno sea municipal, estatal o federal. Esto suele ocurrir cuando el partido político en

el poder, no es el proveedor económico tradicional, convertido en mecenas de facciones de

colectivos artísticos, inconformes al ser desplazados de puestos políticos y, por ende,

espacios de distribución de recursos económicos.

Tengo años siguiendo ese fenómeno a esos tres niveles, la constante es la misma:

grupúsculos autoerigidos a nivel municipal muchas veces, como el non plus ultra, el jet set

cultural o cacicazgo elitista de las bellas artes. Realmente su preocupación no gravita en

torno a las políticas públicas en materia cultural; importan e interesan deseos personales y

mantener a raya a personas interesadas en desarrollarse en el rubro de bellas artes y humanidades.

Las manifestaciones artísticas de grupos nativos, muchas veces las desprecian, pero suelen

ser incorporadas como una suerte de manifestación exótica o folklórica, manteniendo posturas

paternalistas a ese itinerario que usurpa el mote de ciudadano, orientado a acuerparse a

determinadas corrientes ideológicas y/o políticas. En suma, están al mejor postor.

Los espacios culturales los aprovechan de forma de socializar ideas confusas, insustanciales

e incluso retrogradas. Sus premios, publicaciones u obras (si las tienen), provienen de acuerdos

de apoyo de desempleo o lealtades políticas, aderezadas a base de talonario o sobres

Manila con papel moneda de alta denominación. Difícilmente forman cuadros de nuevos

representantes de alguna corriente artística, ciencia social o humanística, quieren incondicionales,

aduladores de pacotilla, simios de feria que no dejen de aplaudir. No se comparte ni interactúa,

se ataca de manera de clan a los gobiernos en turno.

Muchas no cuentan con una formación académica, tampoco hay una búsqueda de actualización o

capacitación. No estoy en contra de las personas autodidactas en ninguna área, pero indudablemente

quien aspire a vivir de alguna actividad artística, literaria o de la ciencia social, necesariamente

deberá generar rutas de formación profesional. Sentirse influyente o voz autorizada para opinar

en materia cultural, desde las redes sociales, solo demuestra la falta de seguridad en eso que

crees es tú producción artística. Muestra inequívoca es verlos en los colectivas artísticos

endulzando oídos, inflando egos e incitando al divisionismo. Pero al final, no eres nada o en su

defecto, solo un cero a la izquierda, un bufón de la farándula, una caricatura barata.

Ponte a estudiar, capacítate, gana premios, publica, muéstrate sensible ante causas

sociales, se empático, convierte en un verdadero artista, no seas un ambientador de bajo fondo

o redes sociales.

Los gobiernos deben ser llamados a cuentas en cualquiera de sus niveles, exigir de forma

creativa e inteligente, mostrar oficio, no víscera ni rapacidad. Exhibir ganas de crecer en

términos artísticos, no de ser cooptado para integrar rancios clanes de eternos inconformes.

Ilustración de David López Portillo

 

 

 

 

Página 1 de 327

Artículos relacionados