Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

¿Quién fue en realidad Benito Juárez? ¿Son ciertas todas las cosas buenas que se dicen de él?

 
 
 

 

Benito Juárez fue un personaje hosco, de limitada capacidad intelectual y testarudo.

José María Iglesias se refirió de esta manera sobre él: "Aunque Don Benito Juárez tenía notoria capacidad y no carecía de instrucción, ni su erudición, ni su inteligencia eran de primer orden.”

Ignacio Ramírez “El nigromante” escribía en 1871 en “El Mensajero: "Juárez, el más despreciable de nuestros personajes… A Juárez se deben 14 años en que ha llovido sangre. Creíamos tener un Moctezuma: tenemos más: un Huichilobos. Vosotros, sus admiradores, no le tributéis periódicos; llevadle cráneos; colgádle al cuello el del hijo de Hernández". "Jamás olvidaremos que supo colonizar los cementerios".

Don Justo Sierra quien era uno de los más fervientes defensores de Juárez se refiere al Tratado McLane-Ocampo en los siguientes términos: ““El tratado o pseudo tratado McLane-Ocampo, no es defendible; todos cuantos lo han refutado bien; casi siempre han tenido razón y formidablemente contra él.

Estudiándolo hace la impresión de un pacto, no entre dos potencias iguales, sino entre una potencia dominante y otra sirviente; es una constitución de una servidumbre interminable”.

"Juárez era mediocre intelectual y culturalmente... Como político jamás fue orador siquiera mediano. No hablaba, no reía, y hasta escribía con cierta dificultad"

"Asistía públicamente a procesiones con los brazos en cruz y musitando oraciones tras el santísimo sacramento... Fue después en Nueva Orleáns donde la masonería le lavó el cerebro y lo convirtió en apóstata y en feroz perseguidor de la Iglesia Católica de quien había sido antes tierno y sumiso feligrés".

Celerino Salmerón

"El presidente Juárez fue el más sanguinario que ha tenido el país, como lo prueban las víctimas de Atexcal, de Puebla, de Sinaloa, de Charco Escondido, de Tampico, el asesinato del general Máximo Molina, en la hacienda de San Gabriel (Morelos, y , sobre todo, los doscientos fusilados en la ciudadela, la noche que el general Rocha la asaltó en el mes de octubre de 1871". "En los cinco años corridos de 1867 a 1872, el presidente Juárez derramó más sangre a espaldas de la ley que el general Díaz en treinta años.”

Francisco Bulnes

Los acuerdos de Juárez con potencias extranjeras que ponían por el suelo la soberanía nacional:

Convenio Dunlop-Ocampo: para el pago de la deuda con Inglaterra: "Reconoció Juárez en 1858 elevar al rango de deuda convencionada, exigible por las armas y por conquista los 62 millones de pesos de la deuda contraída en Londres, capital y réditos" y no sólo! los réditos eran del 3% anual y Juárez concedió que pasasen al 6% anual con el fin de ganar la aprobación a su gobierno de parte de Inglaterra.

Tratado Wyke-Doblado: "Juárez reconoció el derecho de los ingleses de ocupar nuestros puertos y manejar nuestras aduanas, caso de que no hiciera el gobierno mejicano con puntualidad los pagos", este tratado está desaparecido de archivos mexicanos pero se encuentra íntegro en el libro azul del gobierno británico, segundo tomo 1862.

Bases protocolarias: Con respecto a Baja California "...el Gobierno Constitucional consentirá en traspasar la soberanía sobre dicho territorio a los Estados Unidos, por una remuneración que después será convenida entre las partes contratantes"

Tratado McLane-Ocampo: "El gobierno Constitucional de Méjico concederá igualmente a los Estados Unidos los derechos de vía para tránsito a través del territorio mejicano, que en seguida se mencionan:

I. De El Paso a Guaymas, en el Golfo de California;

II. De algún punto del Río Grande a Mazatlán, en el mismo Golfo...

Cada una de dichas líneas de tránsito será protegida, si fuere necesario, de las depredaciones de los indios hostiles, por medio de guarniciones militares, compuestas, ya sea de tropas mejicanas o de los Estados Unidos.”

Resumiendo… Juárez fue uno de los personajes más oscuros de la historia de México que trabajó en favor de los intereses de Estados Unidos.

Y aún habiendo tanta evidencia en contra de él, un personaje de la política actual (Andrés Manuel López Obrador), se nombra seguidor de Benito Juárez.

El culto dedicado a Benito Juárez como un semidiós en todos lados y en cada escuela mexicana es enfermizo y debería terminar. En Rusia se logró desestalinizar al país, por qué México no puede de una vez por todas “desjuarizarse” para siempre?