Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

“Que ya no se cultive tanto chayote”.

 Resultado de imagen para IMAGENES DE CHAYOTES

La era moderna nos trae bien norteados, antes había que leer el periódico local más reconocido para dar por hecho lo que en él se publicaba, y así, estábamos bien informados, ya que los periódicos de la capital de la república no eran accesibles por su costo al pueblo jodido, que en verdad prefería los pasquines baratos que como decían una cosa decían otra cosa, todo era en relación a la inserción pagada (chayote) por algún interesado.

En un pueblo de Sinaloa sucedió que el jefe de la policía era nuevo en el cargo, era un veterano de la revolución, honesto a toda prueba, y luego luego ordenó que todos “los cuicos” pasaran a platicar con él en su oficina, que por cierto era una novedad, ya que los anteriores no la tenían, pero este veterano la exigió y se le concedió.

Uno a uno fueron platicando con el nuevo jefe, y a todos les preguntó lo mismo: ¿Quiénes son los ladrones que tienen asolado al pueblo? Unos evadieron la pregunta y él, simplemente les dijo: “tarde o temprano lo sabré y a lo mejor los ladrones dirán que tu recibías dinero de lo robado, así que mejor te conviene cooperar conmigo ahorita”.

Algunos cooperaron y otros se hicieron sordos, pero allí en su libretita negra se registraron sus nombres.

Muy pronto se detuvo al que recibió más nominaciones, y el jefe lo interrogó, pactó con el ladrón dejarlo ir si le daba el nombre de quien le compraba los objetos robados, a condición de que tenía que irse de la ciudad.

Diole el ladrón el nombre del personaje que adquiría objetos robados y resultó ser un hombre rico, de esos que andaba en la política y en la sociedad y esa noche cuando el pueblo dormía fueron a visitarlo y en su casa encontraron una bodega repleta de muchas cosas que habían sido reportadas robadas. El tipo fue detenido y curiosamente, la esposa indignada, hizo tal escándalo que esa madrugada todo el pueblo sabía que su marido era un “comprador de chueco” y la vergüenza de la high life.

Tres días estuvo detenido en “los separos” y el presidente del pueblo llamó al jefe de la policía y le ordenó que lo dejara libre, que las ordenes venían de parte del gobernador, que a la vez, había recibido la solicitud de un Senador de la República que ya sonaba para ser el candidato a la gubernatura del estado dentro de poco tiempo.

El cumplido ex revolucionario se le cuadró al presidente y le dijo: Si señor hoy mismo lo dejaré en libertad en cumplimiento de mi obediencia a mi Superior, pero, está usted en un error”.

Pasaron las horas y el sujeto seguía detenido, por lo que vía el teléfono el presidente se comunicó con el jefe policiaco preguntando del porqué todavía no se cumplían sus órdenes. La respuesta fue: “Señor yo le dije que hoy mismo lo dejaría libre y el día no ha terminado”….

Horas después cuando la negra noche cubrió de luto al pueblo aquel, la famosa “perica” salió del palacio municipal llevando en ella al rico ladrón y la seguía un carro negro y sin luz; y cruzando las vías del ferrocarril, en un montecito cercano al campo 8, fue amarrado el rico y le bajaron los pantalones y por supuesto los calzones y con una “cuarta de cuero” de esas con que animan a los caballos y bestias similares, le dieron 2 docenas de reatazos, y cumplida la sesión lo subieron desmayado a “la perica” y lo llevaron a su domicilio de donde no salió en un mes.

Pero, al tercer día, apareció en el periódico local, una nota difamatoria en contra del ex jefe de la policía, el veterano de la revolución que la noche misma en que libertó al pícaro, le llevó al presidente su renuncia con carácter de irrevocable.

El vilipendiado era gente de buena fama y no faltó quien le dijera que el rico pícaro había pagado al dueño del periódico la inserción del infundio aquel  en su contra, al cual habían seguido otros  “panfletazos”, resaltando aquellos que eran violaciones graves a la ley de dios, había sido infiel a su esposa varias veces y era cierto.

El ex militar al enterarse  de lo que ya sabía, se sonrió, y dijole; gracias amigo, pero eso se acabará pronto.

Esa noche montó su caballo alazán lucero y se fue a un ejido cercano, y se puso a ir y venir frente a una casa, con toda parsimonia, hasta que vio salir a una persona que a bordo de una bicicleta se encaminó hacia el cercano pueblo donde vivía. Y lo fue siguiendo a distancia hasta que en determinado momento le pico las verijas al caballo con las espuelas y este emprendió veloz carrera y alcanzó al de la bicicleta, quien al oír el galope quiso volar, presintiendo lo peor, pero de pronto un lazo cayó sobre su humanidad y arrancado de la bicicleta y acto seguido fue arrastrado hasta llegar a un álamo, allí se le puso un lazo en el cuello y se le avisó que iba a ser colgado.

Sólo dos personas había en ese lugar y a esas horas tempranas de la madrugada, no había testigos, el tipo se orinó en los pantalones, motivado por el miedo y no era para menos. El ex jefe de la policía le dijo: ya te diste cuenta que andar entre ladrones no es bueno y usar mal el dinero es lo peor que te pudo pasar y hoy aquí quedarás colgado y mañana los zopilotes te comerán.

El tipo la reconocerlo le pidió perdón y le pidió que lo perdonara reconociendo sus malos actos. Su captor le dijo: está bien, te perdono, pero mañana devolverás a sus reales propietarios todo lo que tienes en la bodega que robaste a los ladrones y en el mismo periódico me pediras perdón y que se publique tres días tu declaración, de no hacerlo, mandaré publicar de donde saliste hace rato, pues traje testigos, y aparte te volveré a dar cuartazos.

Bueno, obviamente el rico hizo lo que se le exigió, la vida siguió y el rico con el tiempo reanudó su profesión de pícaro y siguió pagando inserciones a su gusto, las cuales ahora se llaman “chayotes”.

“Que ya no se cultive tanto chayote”, dijo ayer AMLO en Quintana Roo cuando una reportera dijo algo que le incomodó en su sesión “del mañanero”.

“Hay una situación realmente grave y muchos responsabilizan aquí a su gobierno… hoy estamos en una situación de emergencia social, Presidente, y hay cada vez más narcotráfico, cada vez más armas circulando, cada vez más miseria en Quintana Roo y eso no puede ser posible”, dijo la reportera María Cristina de la Cruz a Andrés Manuel López Obrador en la mañanera que se realizó ayer en Cancún. El tono de ésa y otras intervenciones no gustó al Presidente, quien cerró la conferencia pidiendo “que ya no se cultive tanto chayote”.

O sea, AMLO sólo quiere oir cosas que le alaben o endulcen los oídos, lo contrario para él, es mentira, sólo son inserciones pagadas por sus enemigos, sólo que ahora se le dicen en su cara.

Y Usted que opina?.....¿ O tiene miedo opinar?

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Artículos relacionados