Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

DUDANDO A MARES

 La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo

Aquel domingo de noviembre de 1993 muy temprano llegue al PRI en Insurgentes Norte de la ciudad de México, en el auditorio Plutarco Elías Calles el silencio reinaba, estaba vacío, pero poco a poco se fue llenando y al rato vi a algunos periodistas famosos que llegaban, y busqué un lugar donde sentarme y al rato me hice dueño de una fila de asientos en donde senté a paisanos que fueron llegando, entre ellos al líder máximo del sindicato azucarero en ese momento histórico, don Salvador Esquer Apodaca, a quien acompañé en su gira por Ahome cuando fue candidato a Diputado federal en 1988 y ganó de calle y estuvo en la  LIV Legislatura del Congreso de la Unión. Inició sus funciones el día 1 de septiembre de 1988 y concluyó el 31 de octubre de 1991.

Bien, allí estuvimos, y vimos como cargaron en vilo a don Fidel Velázquez, ya que el auditorio se llenó a toda su capacidad y como se dice vulgarmente: no cabía un alfiler.

Esa tarde del 28 de noviembre de 1993. se anunció que el candidato del PRI a presidente de México era LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA.

Días después un amigo me llamó para invitarme a la campaña de Colosio, pero, yo trabajaba en la iniciativa privada y dejar el trabajo implicaba perder mis derechos laborales y dejar de tener un ingreso seguro, claro, los que se iban a la campaña amarraban un buen puesto en el gobierno federal pero  eso sería muchos meses más adelante y yo no me podía dar ese lujo. Decliné la oferta, ese amigo era paisano de Colosio y muy amigo, así que algo muy bueno tenía en su futuro.

Cuando mataron a Colosio lo vi extremadamente abatido, y como no, él se había endeudado para dejar dinero en su casa al andar en las giras, y con lo pasado “pues donde”, y pasaron los años, otros amigos que quedaron con Zedillo le dieron chamba y sobrevivió el sexenio, y como a los 20 años de la tragedia un día me lo encontré, él se había ido a trabajar a E.U., y comentando la muerte de Luis Donaldo me dijo: “todo mundo le echa la culpa a Salinas, esos no saben que Don Carlos escogió a Donaldo por sobre Camacho Solís, porque le tenía desconfianza a Camacho y mucha confianza a Donaldo, sabiendo que le sería fiel”.

Le pregunté: “¿quién es entonces el culpable del asesinato de Colosio?”…..

“Para mí que los que apoyaban a Camacho Solís, ya que pensaron en que Salinas se decidiría por él una vez que Colosio no estuviera en el mundo”.

Pensando en esas palabras, recuerdo que los periódicos de la capital, los importantes, traían una campaña en contra de Colosio, diciendo que la campaña no levantaba, que era un candidato anodino y que el PRI perdería sin duda, fue una campaña muy ruidosa de esas que sin duda cuestan mucho dinero; y sin duda que los ricos del D.F. estaban pagándola y, que por otro lado presionaban a Salinas de Gortari para que quitara a su candidato y le dejara el campo libre a Manuel Camacho Solís.

UNA MENTIRA A FUERZA DE REPETIRSE…..

Claro, decía el indio Sianuki, invéntale la rabia a un perro y será pronto un perro muerto.

Así, los mismos que apoyaban a Camacho Solís, hicieron y tal vez lo sigan haciendo, que la prensa publicara el “sentir de la gente” y dijeran que Salinas es el asesino intelectual de Colosio y también de su cuñado Ruiz Massieu.

A 25 años de distancia  esa versión ya es considerada por la chusma como una gran verdad, cuando puede ser una maldita mentira.

Obviamente, mi amigo conoció muchos secretos de Colosio y por ello dudaba de que Salinas lo hubiera mandado matar; y todo lo que se diga, sólo nos dejará dudando a mares, ya que elementos fehacientes para demostrar una cosa u otra no los tenemos.

Ni siquiera las declaraciones que pueda emitir el supuesto asesino de Colosio servirían, quien las va a creer, si para casos como estos, el paso del tiempo es el mejor aliado para los culpables.

Resultado de imagen para NAICM

 

 

 

 

Por ello, surgen muchas preguntas en torno a los hechos actuales, v.gr.:

1.    ¿Por qué AMLO ordenó cancelar la construcción del  NAIM?

2.    ¿Teniendo Carlos Slim un poder inmenso en el ámbito financiero y el político en el orden mundial, no peleó en contra de AMLO?

3.    Siendo en opinión de personajes versados en el área del turismo, una necesidad urgente la construcción del NAIM, ¿por qué se dejaron llevar por un capricho del presidente de la república y sus adláteres y permitieron la cancelación?

4.    ¿Cuántos errores más cometerá AMLO antes que lo paren?

Artículos relacionados