Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

¿Quién tiene la razón?

La imagen puede contener: textoLa imagen puede contener: 6 personas, incluidos Eulalio Valdez Valdez y Ricardo Pérez Camiade, personas sonriendo, personas de pie y traje

Anduve por el rumbo de la bahía de Ohuira y desde lo alto del cerro donde está la termoeléctrica se observa el terreno ganado al mar dónde se estaba construyendo la fábrica de fertilizantes que durante el gobierno de MALOVA   empezó a construirse, pero que luego fue parada la obra por la decisión de un Juez, a petición de vecinos de Topolobampo, asesorados por un diputado panista.

Durante el gobierno de MALOVA se promovió la construcción de una planta para producir fertilizantes en la bahía de Topolobampo y se dijo que sería  un gran logro del Gobierno de Sinaloa ya que daría una buena cantidad de empleos y ahorraría mucho dinero en los costos de producción de los agricultores de los valles del Fuerte, Carrizo y Guasave, principalmente; por su cercanía y por las vías de comunicación que existen desde Topolobampo, Sinaloa.

Uno de los principales promotores de la construcción de esta planta lo fue Francisco Labastida Jr. quien ocupaba una Secretaría en el gobierno de Mario López Valdez y hasta se especuló que el ex gobernador de Sinaloa Francisco Labastida Ochoa era o es socio de la empresa propietaria de la planta proyectada.

La imagen puede contener: exterior 

De acuerdo con información difundida por el diario ‘Noroeste’, el proyecto fue desarrollado por Francisco Labastida Ochoa, exsecretario de Gobernación, exgobernador de Sinaloa y expresidente de la Comisión de Energía en el Senado.

 

 A través de su despacho privado, Consultores en Desarrollo, Economía y Finanzas, en 2013 el sinaloense promovió ante ProMan, empresa alemana número cuatro en la producción de fertilizantes, el establecimiento de una fábrica en el puerto, e invitó a su amigo José Eduvigildo Carranza Beltrán a convertirse en el inversionista principal, quien posteriormente se retiraría del proyecto.

En noviembre de 2018 escribimos: “Bien amigos, hace unos momentos pudimos ver en directo desde la bahía de Topolobampo, a un grupo de ciudadanos que viven en el dicho puerto y en campos pesqueros aledaños, protestando en contra de la construcción de esa planta, donde al decir de gente allegada a los inversionistas, el proyecto se realizará, opóngase quien se oponga, ya que hay intereses financieros muy fuertes en el medio internacional que exige que se les cumpla la autorización que obtuvieron años atrás para construir una planta productora de amoniaco. Hace cosa de un mes, estuvieron Francisco Labastida Ochoa y Mario López Valdez, ex gobernadores de Sinaloa, en una reunión con un grupo de pescadores que se oponen a la construcción de la planta de amoniaco, y Labastida dijo que estaban muy cerca de llegar a un acuerdo. Al darse esa noticia, las especulaciones se empezaron a dar, y acusaron a los líderes de los pescadores de malas acciones, pero, a la fecha, han surgido más ciudadanos que se oponen a la afectación ecológica que dicen se haría en la zona de referencia, el humedal Santa María-Topolobampo-Ohuira, incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional bajo los programas de protección de la Convención Ramsar.”

 

Sin duda que este asunto llegará a las altas autoridades federales, y se estima que la voz del pueblo deberá prevalecer ante hechos que denotan que la corrupción actuó para autorizar a los inversionistas a realizar los trabajos que ya se han hecho. De lo anterior, el pueblo concluye que será necesario a este paso, llegar a los extremos de los países asiáticos, donde a los corruptos los fusilan o simplemente les cortan la cabeza.

Pero ahora mismo, cabría hacerse la pregunta: ¿si AMLO está perdonando a los mafiosos de la droga, perdonaría a los de cuello blanco que autorizaron indebidamente la construcción de la planta de amoniaco?

Por otra parte si México autorizó a inversionistas extranjeros a invertir en la planta productora de amoniaco y ahora mete reversa, ¿el daño que cause esa negativa a continuar con la obra en proceso (ahora en espera) quien lo pagará?

En este caso ¿quién tiene la razón?

En Topolobampo las personas que allí viven y los que tienen inversiones en negocios turísticos dicen que ellos tienen la razón, pero, los inversionistas extranjeros y Labastida Ochoa también dicen tener la razón.

Así que, si los alemanes salen perdiendo, México será boletinado por todo el mundo como un país en el que no hay seguridad para invertir y eso, a futuro causará daños por miles de millones de dólares al país; así que seguramente en breve escucharemos noticias sobre esta planta de amoniaco.¿ Usted que opina?

Escribanos a  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

La primera opinión que recibimos sobre este tema es de la Dra. DALIA MERCEDES IBARRA ALMEIDA

Dalia Mercedes Ibarra Almeida Es que es de pensarse que a la larga una fábrica de amoniaco va contra el ecosistema no únicamente de animales de mar si no también los vapores de amoniaco afectarían a los humanos en general por los vapores que despedirían y van seriamente en contra de la población en general, valdría la pena poner en la balanza la pérdida de inversionistas VS daños ambientales a la población en general porque dichos vapores llegarían hasta Mochis poniendo riesgo inclusive de cancer y otra cosa muy importante los desechos desembocarían en Topolobampo , Baviri y Ohuira. En conclusión la balanza se inclina a que no hagan esta planta y que se devuelva la inversión , además dicha inversión fue tratada en otros sexenios donde imperaba la corrupción . La salud de los mochitenses y pueblos de Topolobampo y Baviri está primero.!!! Con todo respeto.!!!

 

Artículos relacionados