Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

BAAVIRI Y NO MAVIRI.

 

 

ACLARACION PARA LOS QUE IGNORAN A LA HISTORIA,

LAS TOPONIMIAS Y LOS NOMBRES LEGALES.

BAAVIRI Y NO MAVIRI.

BAVIRI.es la extensión de agua que parece ocho.

La imagen puede contener: océano, cielo, exterior, agua y naturaleza 

Teodosio Navidad en su libro Compendio Toponímico, Histórico y Geográfico de Sinaloa nos dice: "Según Héctor R. Olea la palabra BAVIRI es una expresión en lengua cahita y se refiere a cierta clase de calabazas de forma aovada que tiende a adelgazarse un poco hasta el pezón y es de color veteado, significa lugar de calabacitas tiernas. En el litoral de municipio de Ahome una isla lleva este nombre."

En la obra Arte de la Lengua Cahita del Padre Tomás Basilio (Jesuita) nos dice que VIRI significa: sobrante, lo que quedó.

Uniendo esa palabra a BAA que significa: agua, podemos llegar a concluir que BAAVIRI significa: agua sobrante, literalmente dicho Agua encharcada, estero.

Los que conocimos ese lugar cuando recién se construyó un camino de terracería hasta la cueva de donde habitan los murciélagos.

 La imagen puede contener: océano, cielo, exterior, naturaleza y agua

Recordamos que entre ese punto y el cerro donde empieza el puente que hoy nos sirve para llegar al balneario, hay un llano y ese llano cuando las mareas altas, se anegaba de agua marina y no toda regresaba al mar. Los indígenas les llamaban agua sobrante “baaviri”.

Recuerdo que la primera vez que fui a ese lugar,  me invitaron los hermanos Mariscal Pacheco mis vecinos en la SICAE, Ramón Armando, Bernardo y Víctor Manuel, fuimos con su papá, don Ramón Mariscal, hermano de Nicolás y Manuel, afamados  líderes campesinos del ejido Plan de Ayala.

Bien recuerdo era un domingo y, fuimos en una carreta de dos ejes, cuatro llantas, de las que usaban las pick ups, una mula y la burrita “quimichú” jalaban la carreta. 

Nos fuimos por la alameda que va a dar hasta el campo #8, hoy 9 de diciembre, y de allí entre parcelas y monte fuimos a dar al cerro Iturbe y allí empezaba la terracería, seguimos con rumbo sur, pasamos por “los tubos” y llegamos a la cueva de los murciélagos.La imagen puede contener: cielo, nube, exterior y naturaleza

 

Allí dejaron libres de la carreta a las bestias y nosotros entramos a la cueva. que por cierto olía horrible, puros orines de murciélagos, al poco caminar salimos al aire libre frente al llano que estaba anegado de aguamarina. 

¡Ahora sí ya estamos en Baaviri, dijo don Ramón y caminamos hacia el poniente donde había unos mangles a la orilla del mar, allí nadamos un rato y luego los chamacos nos fuimos con rumbo norte hacia unos cerros y pegados a las piedras encontramos muchos ostiones, mismos que recolectamos en un traste que los Mariscal llevaban ex profeso, tardamos buen rato para llenarlo y con esa conquista regresamos hasta donde estaba don Ramón y un amigo que iba con él, pescando, ya para entonces habían pescado unos cinco colorados (pargos) y tres mojarras, era ese lugar virgen.

Comimos pescado y ostiones y nos pusimos “pandos” acompañados de una “misiones de naranja” que mi mamá me dio para invitar a los muchachos.

 

Don Ramón y su amigo llevaban cervezas y una botella de tequila “Viuda de Martínez”.

Cuando se empezó a pintar el cielo de arrebol, ¡fuímonos! dijo don Ramón y levantamos el campamento y regresamos.

 

 Don Ramón y su amigo cantaron todo el camino, varios corridos de la revolución y unas canciones que se me hicieron muy tristes, claro, eran tangos, y se me quedaron impresas en la mente aquellas frases que dicen: que es un soplo la vida, que veinte años no es nada….volver con la frente marchita las nieves del tiempo blanquearon mi sien. Y aquellas frases: cuando aparezcan los hilos de plata en mi juventud, como la luna cuando se retrata en un lago azul, entonces alma por alma iremos por el mundo, sin más testigos de nuestro amor, que el corazón.

Y así, oyendo a los señores que ya venían “bien happys” entre salto y salto de la carreta, al trote las bestias, llegamos obscuro a la SICAE a la casa de los Mariscal, donde ya doña Juanita Pacheco de Mariscal, que en gloria esté, nos esperaba con una suculenta cena hecha a base de armadillo y palomas, frijolitos refritos en manteca de cochi, con su respectiva panelita que ella hacía, y, por su puesto café con leche.

Así conocí el lugar, hoy famoso, BAAVIRI. Cuándo iba a imaginar entonces, en que se convertiría en el lugar de recreo tradicional de los mochitenses y que algún rotulista re bautizó como MAVIRI.

Años después se continuó el camino y se construyó un puente para llegar a las Ánimas o Punta de Ánimas como se lee en el decreto de expropiación que hizo el H. Ayuntamiento de Ahome 1969-1971 siendo presidente el Ing. J. Ernesto Ortegón Cervera.

En ese trienio glorioso, los mochitenses fuimos dotados de un fraccionamiento con calles bien trazadas y alumbrado público, junto al mar, que se suponía pronto sería poblado por los ricos de la ciudad, pero extrañamente eso no sucedió, quién sabe qué fue lo que pasó.

 

Tiempo después se pavimentó con asfalto y así está a la fecha y ahora mismo, la población se va a ese lugar a disfrutar de sus tranquilas playas y de los suculentos platillos que venden en los restaurantes que hay por allá, y vaya que son recomendables todos. 

Por mi parte he de decir que no estoy de acuerdo con Héctor Olea con el significado que él asegura, ya que calabaza en cahita se dice: Caama. Así caamahuiroa significa calabaza con huirote y la palabra baaviri por ninguna parte tiene una letra que lleve a la conclusión de Olea.

 

  Huirote es la guía a la que está pegada la calabaza. De manera que Olea anda absolutamente lejos del real significado de baaviri.

Otro significado de viri  en la lengua yoreme es: tranquilo, manso, así dicen que Cuuviri significa rio manso o tranquilo. Por lo que repito, baa=agua; viri= manzo o tranquilo y se puede concluir que las aguas de los esteros, son aguas tranquilas, aguas mansas, que se apegan al significado de baaviri.

 

Por lo demás, pasando el puente ya es “punta de ánimas” tal como dice el mapa federal, y por ello en su informe final el Ing. José Ernesto Ortegón Cervera dijo: “para combatir la drogadicción y los problemas sociales derivados de ella, se decidió construir la ciudad deportiva y se expropió la zona conocida como Playas de Baaviri y Punta Ánimas, estableciendo allí un Centro Turístico de acceso público, se construyeron cabañas para el turismo, también calles y se llevaron servicios públicos indispensables.”

 

Desde entonces los ciudadanos mochitenses hemos disfrutado de las aguas del mar Bermejo y de la paz del lugar.

Artículos relacionados