Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

NOS METIERON LA VERDE

NOS METIERON LA VERDE

Resultado de imagen para GASOLINERAS

La vida nos da sorpresas, sorpresas nos da la vida.

Hoy me llegó un video en donde aparece un diputado federal en plena Cámara de Diputados, allá en San Lázaro, haciendo referencia al robo descarado que nos hacen las gasolineras a los consumidores, cuando dirigiéndose a sus compañeros diputados, cita que ahora están conociendo que funcionarios de PEMEX han venido robando gasolina a la nación, que los huachicoleros apoyados por esos mismos funcionarios y políticos nos han robado y el colmo, que los distribuidores de gasolina en toda la república nos han robado, dándonos litros incompletos, pero también, que a  los que piden gasolina “Premium”, la roja, les meten de la verde a los tanques, o sea, de la “regular” que es la menos cara y concluye: ”cada vez que fuimos a cargar nos metieron la verde y no roja por la que pagamos.”

En verdad que este AMLO está destapando tremendas cloacas, porque yo suponía desde que era niño, que los gasolineros nos vendían gasolina adulterada, y supe que a la gasolina por allá por los años 50s y 60s, la combinaban con tractolina, que era para maquinaria agrícola (tractores) y por eso frecuentemente fallaban los motores de los camiones, pero, ahora despierto de ese largo sueño en que creía que nos robaban solamente dándonos “litros mochos”.

Afortunadamente yo nunca creí en que la gasolina “Premium” era mejor y siempre he pedido y pagado por la gasolina menos cara, pero tengo un amigo que toda la vida se apega al instructivo de los carros nuevos, que le ordena gasolina Premium y en vez de gasolina roja le han metido la verde.

Y saber eso me da coraje, ya que siempre le he dado su propina al despachador, toda vez que soy metódico y siempre echo gas en la misma estación, en la misma bomba y por la mañana, de modo que siempre está el mismo despachador, y este jijo nunca me ha dicho que la roja y la verde es la misma gasolina, como para que me hubiera protegido en caso de que se me ocurriera creer que es mejor la roja que la verde.

En fin, ya ni llorar es bueno.

EL SHOW DEBE CONTINUAR.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

 

 

 

Hace tiempo ya, murió el padre de un amigo, éste era un artista cómico y trabajaba en un teatro de la ciudad de México, el padre murió en la mañana de un  sábado y por la noche había función en el teatro. Mi amigo tuvo que ir a trabajar en dos funciones, y el domingo a medio día enterramos al señor.

Cuando regresábamos del panteón mi amigo no paraba de llorar, yo callado respetaba su dolor. Al otro día lo volví a ver y le pregunté: ¿por qué trabajaste la noche del sábado si tenías a tu padre en la funeraria? “El show debe continuar no debe parar”, me respondió.

Recuerdo ahora que hace muchísimos años en 1929 se estrenó el tango de Emilio Falero: “Ríe Payaso”  del cual  anoto unas letras:

El payaso con sus muecas

Y su risa exagerada,

Nos invita, camaradas,

A gozar del carnaval;

No notáis en esa risa

Una pena disfrazada,

Que su cara almidonada,

Nos oculta una verdad.

 

Ven payaso, yo te invito,

Compañero de tristezas,

Ven y siéntate a mi mesa

Si te quieres embriagar;

Que si tú tienes tus penas

Yo también tengo las mías

Y el champagne hace olvidar.

 

 

 

“Es algo dramático, real. El payaso, dice una versión que a punto de salir a escena recibió la noticia de la muerte de un ser querido. Su actuación fue desgarradora, el público se puso de pie y aplaudió durante varios minutos. El payaso hizo reír y llorar de emoción. Salió de escena y entre bambalinas lloró como nunca” escribió alguien por entonces.

Así mi amigo tuvo que salir a escena, a cumplir con su trabajo de hacer reír al público y lo logró, pero su corazón lloraba como nunca.

Traigo a colación este recuerdo amargo, porque se ha dado el caso de que no obstante la tragedia en el estado de Hidalgo donde murió un centenar de ciudadanos, al explotar el gas mortífero que emanaba del derrame de un poliducto que alguien perforó para extraer combustible; que ahora resulta que no eran “huachicoleros”,  que no obstante eso, los huachicoleros han seguido con su ya vieja costumbre de perforar ductos y robarle a PEMEX su combustible, ellos, los ladrones, piensan: el show debe continuar.

El colmo es que alguien ha aconsejado a los familiares, que le reclamen al gobierno el pago de una indemnización por sus familiares muertos en esa tragedia, aduciendo que el ejército no detuvo a la chusma que se lanzó a robar el combustible que formó grandes charcas junto al poliducto perforado.

Es para estremecerse solamente el imaginar la dantesca escena, en donde se escucharon los gritos de dolor de los que allí perdieron la vida y, los de los familiares que nada pudieron hacer para ayudarlos viéndolos sufrir.

El ejército no los detuvo porque eso implicaba hacer uso de las armas y asesinar a gente indefensa que en su loca ambición y valiéndose de su superioridad numérica, hubiera acabado con los soldados, cuentan que fácilmente los habitantes de ese lugar eran diez veces más que los miembros del ejército. Ya en otro lugar se dio el caso en que hirieron a varios soldados a los que quisieron linchar y antes habían matado a policías municipales y estatales que quisieron impedir el robo a los ductos.

La cuestión que este mal está por toda la república, según lo dice el propio presidente AMLO y, lo va a combatir como nunca se ha hecho, no obstante que hace varios sexenios se conocía de estos actos ilícitos.

Ojalá que esta vez se llegue al fondo del asunto y se lleve a la cárcel a quienes debieron combatir este ilícito.

La imagen puede contener: una o varias personas y fuego

 

“Ni jurídica ni políticamente, Tlahuelilpan puede quedar impune. Si de verdad queremos un Estado de derecho, debe haber consecuencias por la muerte de 90 personas en un extraño y delirante carnaval de huachicoleo. De lo contrario, si no pasa nada, tal y como sucedió hace una década, se demostrará el gatopardismo del gobierno de AMLO: cambiar todo para que todo siga igual.” Dice el periodista Leo Zukermann, quien cree que hay responsabilidad de alguien del gobierno por no impedir a la chusma que pasaran por encima de los soldados.

Tal vez si los soldados hubieran impedido con el uso de la fuerza y de las armas el huachicoleo, Zukermann estuviera pidiendo castigo para los que dispararon contra la chusma matando a “X” número de ciudadanos indefensos: niños, mujeres y hombres; violando sus derechos humanos. Así es la vida. Vals

Artículos relacionados