Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

LA LIBERTAD ÚNICO Y AUTÉNTICO TESORO DE LOS HUMANOS.

 

Resultado de imagen para memo padrés

GUILLERMO PADRÉS EX GOBERNADOR DE SONORA

Ciertamente las personas que han estado presas en las cárceles del gobierno o en otro tipo de cárceles, podrán atestiguar que la libertad es fundamental para ser felices.

Tenía yo 13 años cuando junto con mis amigos fui a ver a una caravana de artistas encabezados por Lola Beltrán la fabulosa cantante sinaloense al cine Río de Los Mochis, Sinaloa, este era un cine sin techo, y mis amigos, unos vagos, decidieron que desde la azotea de unos edificios vecinos al cine podíamos muy bien ver el espectáculo y ahorrarnos el dinero de las entradas en esa noche calurosa. Y así lo hicimos nos subimos indebidamente a la azotea y procedimos a disfrutar del espectáculo.

Imagen relacionada

Todo iba muy bien hasta que alguien dijo, la policía viene por nosotros, nos están rodeando, y todo mundo a correr, sálvese el que pueda. Yo era el “ángel” entre todos, era primera vez que hacía algo indebido, por ello, fui el primero que atraparon los policías, que por cierto sólo eran dos. Minutos después el primo del otro chamaco al que atraparon intervino ante los policías, pidiéndoles que nos dejaran ir, que al final no habíamos robado ni cometido un delito grave, pero los policías no quisieron y el primo que era boxeador forzó  a que soltaran a su primo, quien huyó raudo y veloz, pero el policía que me tenía retenido intervino y apoyando a su compañero sometieron al boxeador; y en tanto hacia eso, yo quedé en posición de huir como el otro chamaco, pero no lo hice. La gente me gritaba: “pélate, pélate”, pero no huí.

Al final fuimos el Kid Etiqueta y yo recluidos en lo que le llaman “los separos”, que viéndolo bien es una cárcel con tres celdas  en donde retienen a quienes no han cometido un grave delito, pero allí estuve junto con raterillos,  y pecadores  de baja ralea, como un señor que golpeó a una prostituta por que le robó dinero y otro que sorprendieron fornicando arriba de su auto en plena vía pública.

Pues allí estuve, unas dos horas mientras mis amigos fueron a avisar a mi casa que “ladrillo está en la cárcel y el barrio lo extraña”. Cuando mi madre fue avisada de inmediato se presentó a la Inspección de Policia para liberar a su amado cachorrito y al enterarse del porque me habían encerrado se puso furiosa, y le dijo hasta de que se iba a morir al jefe de turno, quien recapacitando se dio cuenta que a un niño como yo no debía tenerlo en una celda por ser menor de edad.

Y apenas me sacaron de la celda, llegó mi papá que también fue informado del suceso; y mi madre más brava se puso, el caso es que el jefe de turno que era vecino nuestro se puso muy digno y en vez de soltarme remitió a mi padre a que hablara con el Inspector de Policía quien era un desconocido, por lo que se puso  a pedirle “mordida” a mi padre para que me dejaran ir.

Obviamente mi padre no accedió y dijo: ahorita vengo.

En aproximadamente media hora regresó con el presidente municipal por un lado, quien les puso una buena regañada a todos los cuicos y ordenó me dejaran libre. El presidente amigo de mi padre, era amigo mío también, y le pedí que dejara libre al Kid Etiqueta que de alguna manera era culpable de agredir a un policía, pero, yo se lo pedí y mi amigo presidente me lo concedió, riéndose de que yo no estaba en posición de pedir y lo hice  comentó: yo quiero tener un amigo como éste.

Mi padre, mi madre, un hermano y yo llegamos a nuestra casa, donde estaban mis amigos esperando mi regreso y como  yo pensaba que mi padre me iba a azotar, les dije: váyanse, no quiero que me oigan chillar porque me va azotar mi padre.

Una vez que se fueron, mi padre me llamó a su recamara y me dijo, cuéntame que fue lo que pasó. Se lo conté y me preguntó: ¿no traías dinero para pagar la entrada?...le dije que sí, pero que por solidaridad con mis amigos tenía que hacer lo mismo que ellos.

Se quedó pensando unos segundos y me dijo: que no vuelva a suceder lo de ahora.

  Ciertamente esa experiencia de estar preso quedó en mi mente para siempre, se siente horrible estar entre la gente sin escrúpulos, gente mal oliente, sin moral, la gran mayoría, porque también encierran a gente que merece otro trato. A dios gracias ese tiempo tras las rejas me llevó a no arriesgarme en la vida como para ir a dar a una cárcel.

Por eso, ahora que me entero de asuntos como los del Chapo Guzmán, Memo Padrés, los Duarte, ex gobernadores, y muchos más, los compadezco pues es horrible estar preso y más si lo de ellos serán años, lo triste es que el dinero los llevó a cometer graves delitos y a matar como es el caso del Capo. 

Pero que cosas tiene la vida, que hay asuntos que no se castigan y hacen más daño a la sociedad, como perder por decisiones caprichosas 900 mil millones de pesos que afectan a un país.

Artículos relacionados