Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

EXPLOTÓ LA MÁQUINA #140 DEL FCC KANZAS CITY MÉXICO Y ORIENTE

La imagen puede contener: cielo y exteriorAyer 6 de diciembre de 2018 se cumplieron 69 años de una tragedia  que enluto hogares mochitenses, fue algo terrible por el miedo que causó la explosión de la maquina #140 del ferrocarril Kanzas City México y Oriente cuya tripulación falleciera a las 3:45:17 horas. 

El H. Ayuntamiento de Ahome y la Comisión de Historia y Cultura de Los Mochis, A.C., unidos, han recordado una fecha que debe ser inolvidable para los mochitenses, ya que tres personas, ciudadanos de esta ciudad, pasaron a la casa celestial estando cumpliendo con su deber laboral, cuando trabajando fuera de su horario normal, llevaban una carga de camarón de exportación a la estación San Blas, donde la dejarían para que allí los vagones cargados de una mercancía que le produce al país el ingreso de divisas para distribuir entre los pescadores y demás trabajadores de la Pesquera de Topolobampo, fueran pegados al ferrocarril Sud pacifico que llevaría esos furgones refrigerados hasta Nogales, Sonora, de donde cruzarían la frontera  para ser llevados al mercado norteamericano y que así llegara a las manos de sus consumidores finales. 

El presidente de la COMHISCULT C.P. Bernabé López Padilla  dio la exposición de motivos para realizar el homenaje a ALEJANDRO APODACA ARMENTA, ROBERTO LÓPEZ Y ANICETO LUQUE, los ferrocarrileros que murieron en ese trágico accidente y señaló lo siguiente:

" Estamos reunidos para recordar a unos héroes regionales, a unas personas que con su trabajo coadyuvaron  en el desarrollo socioeconómico del norte de Sinaloa y particularmente del municipio de Ahome, ellos laboraban en el ferrocarril Kanzas City México y Oriente y murieron cuando viajaban  en la maquina 140  de Topolobampo a San Blas llevando en los furgones que jalaban, camarón de exportación. Ellos, perdieron sus vidas en el cumplimiento de su deber en un punto cercano a Paredones, cuando la máquina en que laboraban  explotó, allí quedaron tres hombres: Alejandro Apodaca Armenta, el maquinista #1 del Kanzas City México y Oriente, Roberto López, fogonero y Aniceto Luque, garrotero, y en ese accidente salvaron sus vidas  Jesús Gastélum, garrotero, y el conductor Mariano Romero. 

 

La imagen puede contener: 1 persona

 Tres ferrocarrileros muertos de inmediato: Alejandro Apodaca, con heridas en el cuerpo y en la cabeza, y Aniceto Luque, que  fue impactado por la fuerza de la explosión al estar cerca del fogón, y Roberto López fue expulsado por los aires y su cuerpo localizado a cien metros de donde quedaron los restos de la locomotora. El garrotero Jesús Gastélum tal vez guareciéndose del frio, iba en el caboose junto con Mariano Romero, a suficiente distancia de la máquina. Ellos vivieron para contarlo. 

No hay texto alternativo automático disponible.Alejandro Apodaca llevaba su reloj en la bolsa del overol a la altura del corazón, allí - se especula-  alguna parte de la máquina lo golpeó fuertemente ya que la cubierta del reloj fue sacada  de lugar y en la llamada “molleja” donde está la caratula  se aprecia  mutilada a la altura del número diez. Marcaba las 3:45:17 horas del 6 de diciembre de 1949,  cuando por el impacto dejó de funcionar la máquina del fino reloj marca Elgin, especial para los ferrocarrileros que las compañías norteamericanas mandan hacer para regalar  a sus trabajadores de vías.Se presume que a esa hora fue la explosión y fue el momento  en que Dios se llevó a esas almas a vivir con Él.

La enorme explosión vino a interrumpir el sueño de miles de ciudadanos que dormían en sus casas, ya que se escuchó a más de 20 kilómetros a la redonda, causando tremendo susto a todos, que pensaron que la explosión se había dado en la fábrica, como se le llamaba al ingenio azucarero.Cientos de familiares de los obreros del ingenio ya no pudieron volver a sus camas a dormir y muchos de alguna manera fueron a parar al lugar del accidente, que seguramente era el primero de gran magnitud que ocurría por estas tierras. 

Los cuerpos inermes fueron recogidos del lugar y entregados   a los familiares, el impacto emocional en la población fue gigantesco, casi todo Mochis estuvo acompañando hasta su  última morada a los ferrocarrileros, que dejaron a sus familias en lo orfandad. 

Hoy, recordamos a tres ferrocarrileros que fallecieron la aciaga madrugada del 6 de diciembre de 1949, hoy se cumplen 69 años de ese dramático accidente que enluto a tres familias, y con este acto, rendimos homenaje también a todos  los ferrocarrileros de México, que día a día laboran en bien del desarrollo de la Nación, que  exponen sus vidas en pos de un futuro mejor para las nuevas generaciones que vienen atrás,  para ir renovando la fuerza de trabajo de nuestra Patria. 

Hace 69 años el pueblo de Los Mochis vivió esa tragedia que cubrió de luto los campos cañeros de nuestro municipio; hoy el H. Ayuntamiento de Ahome y la Comisión de Historia y Cultura de Los Mochis, A.C., unidos, recuerdan a nuestros héroes del pasado, y hacen saber a los héroes de hoy, todos los ciudadanos que con su trabajo están engrandeciendo a diario a este municipio y a todo Sinaloa; que el pueblo y sus autoridades tienen memoria histórica, que no olvida, y que debemos hacer conciencia en cada hijo de la Patria, que el trabajo aportado por todos llevará a México a ser en el futuro un país mejor."

A continuación el Lic. Santos Octavio Apodaca Lugo, hijo del finado maquinista, intervino para agradecer a las autoridades y a la COMHISCULT  a nombre de su familia, el que se realice este acto de justicia. 

Recordó que en  el silencio de esa madrugada del 6 de diciembre de 1949, el pueblo de Los Mochis y ejidos circunvecinos, dormían muy tranquilos recuperando fuerzas para el día que estaba empezando, cuando la explosión se escuchó por todos rumbos muchos kilómetros a la redonda, mucha gente se levantó pensando que en la fábrica había sido esa explosión, el pueblo se imaginaba que seguirían otras explosiones, los más viejos recordaban los cañonazos de los buques de guerra Tampico y Guerrero en abril de 1914 cuando se enfrentaron en la bahía de Topolobampo, participando el capitán Gustavo Salinas con su avión “Sonora” lanzando dos bombas al Guerrero que cayeron a estribor y a babor, para ser la primera vez que un avión participaba en un combate a nivel mundial. Mencionó que en su casa su madre y ellos pensaron lo mismo que la ciudadanía de ese pequeño pueblo que era Los Mochis, que algo había pasado en la fábrica y él como niño siguió durmiendo tranquilamente, sin imaginar que ya en ese momento, el había perdido a su señor padre.


Horas después, por toda la región norte de Sinaloa la noticia había corrido, y hubo luto general del pueblo mochitense, una tragedia así no había ocurrido antes, su madre fue avisada del doloroso trance en que perdió a su esposo, al padre de sus hijos, al hombre que sostenía ese hogar, de pronto, sintió que moría,  y de hecho las viudas de entonces morian junto con el marido,aunque siguieran ellas con vida,  y ella con nueve hijos y otro por llegar al mundo en su seno, vio que sólo le quedaba afrontar con valor los designios divinos, que son sin duda una prueba gigante para cualquier ser humano.

El Lic. Apodaca Lugo indicó que: " el estado en que los cuerpos de los tres ferrocarrileros muertos quedaron, no permitió la velación normal, de enterrarlos al día siguiente, ellos fueron llevados a enterrar el mismo día, acompañados por casi todo el pueblo, al pasar por la estación que se encontraba  por  el hoy bulevard  Rosendo G. Castro, dos máquinas estacionadas en ese lugar, hicieron sonar sus claxones fuertemente en señal de despedida a los trabajadores del riel, a los ferrocarrileros inmolados esa madrugada, era el adiós para siempre; en la fábrica, el llamado pito de la fábrica sonó,ininterrumpidamente durante casi una hora, y en los campos cañeros se escuchó el silbato en señal de duelo, muchos hombres rudos del campo, peones, dejaron sin verguenza alguna correr sus lágrimas,  los obreros de la fábrica igualmente, lloraron, tal vez en sus mentes buía la posibilidad que en otra malhora la explosión podía ser de una de las calderas del ingenio azucarero y entonces los muertos podrian ser ellos.La explosión destrozó la maquina 140 y también los sueños de navidad, y fue el adiós a un futuro inmediato con el que se había ilusionado."

El Lic. Santos Octavio Apodaca Lugo, a nombre de sus hermanos y su familia, obsequió a la COMHISCULT una lámpara antigua, de esas que usaban los ferrocarrileros en los años 30s, la cual fue recibida por el presidente de la Asociación, quien agradeció la gentileza de la familia Apodaca Lugo.

No hay texto alternativo automático disponible.

Destruyó muchas vidas ese accidente sin duda; para engrandecer a otras personas, como fue el caso de doña Hortencia Lugo Rojo  Viuda de Apodaca, que junto con sus hijos mayores Alejandro y Hortencia Apodaca Lugo, afrontaron la vida a corta edad y se hicieron cargo de su madre y hermanitos, para continuar la vida y tuvieron la satisfacción de hacerlos gente de bien, la mayoría profesionistas.

Para dar conclusión el emotivo homenaje, el C. Victor Carrasco García, Director del IMAC quien llevó la representación del presidente municipal de Ahome Manuel Guillermo Chapman Moreno, escuchó muy atento las participaciones de los oradores y expresó que tanto al presidente municipal como a él mismo, les apasiona la historia regional, y señaló que ambos estan en la mejor disposición de apoyar este tipo de actos que vengan a fortalecer la historia de nuestra región y la cultura. Expresó su aprobación para que se reconozca la labor de la gente trabajadora y recordó que el proviene de la cultura del trabajo y de lagente que aporta su mano de obra y su inteligencia para atraer riqueza a la región, que sus familiares como son sus abuelos, su padre y tios, laboraron en el ingenio azucarero y que se siente orgulloso de su origen.

Manifestó que ve con tristeza que el lugar donde se encuentra la maquina de vapor icono de los ferrocarrileros y de un pasado glorioso de Los Mochis, esté en el abandono, que la fuente al lado de la máquina esté seca y no funcionando COMO DEBERÍA ESTAR,  para alegría de la población mochitenses; por lo que dijo: me comprometo a que este asunto se lo comentaré al C. Presidente municipal, para que se pinte la locomotora y el lugar quede digno y que atraiga la presencia de los mochitenses y de turistas que visitan nuestra ciudad. Este lugar deberá lucir digno y bello para orgullo de todos nosotros.

El director del Instituto Municipal de Arte y Cultura VICTOR CARRASCO GARCÍA,  ha  manifestado su pasión por lo bello y por la cultura y su paso por el IMAC , SIN DUDA SERÁ MUY VALIOSO PARA EL PUEBLO MOCHITENSE.

Pueblo de Los Mochis, no olvides que antes que nosotros hubieron hombres y mujeres que con su trabajo hicieron posible que nosotros tengamos al Mochis de hoy.

 

 

Artículos relacionados