Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

Y me dieron las 2 y las 3

Y me dieron las 2 y las 3

Hoy me dieron ganas de llorar, lo confieso, ni modo así es la vida, hay veces que me han dado ganas de matar, pero me las aguanto, pero esta vez no me aguanté y lloré.

Viejo chillón porque lloras me dice mi afligida esposa, no lo sé, seguramente ha de ser por alguna chica que no me hizo caso, le respondí, y con eso me la quite de encima y se fue a “su grupo”; que es el pretexto para reunirse una bola de beatas que van a dios rogando y con el mazo dando, como decía el Padre Beto, un ex condiscípulo en la Maestría en Pedagogía.

La verdad es que uno de mis nietos, se puso a platicar conmigo sobre la política y las cosas que anda haciendo AMLO, como presidente electo, y yo le dije que no se preocupara por el nuevo presidente, que lo que hará sería lo mismo si su candidato Ricky ricón  hubiera ganado, es decir, lo que diga la White House o los más ricos del mundo, como ha sido desde que yo nací, le respondí así a una pregunta.

Y como es muy inquisitivo, no se conformó con la respuesta, y me pregunta: ¿y si estás equivocado?

Pues si estoy equivocado lo siento por ustedes los jóvenes, que se los cargará la chingada, porque vendrán años muy duros para el país y allí estarán todos los jóvenes de hoy; los jóvenes del 68 nos iremos muriendo poco a poco de tristeza o por falta de medicinas y atención médica, ya que ya desde ahora estamos jodidos de algo, al menos mis amigos, casi todos  andan tomando medicamentos y el que no, para allá va; lo cierto es que estamos más cerca del hoyo que ustedes los jóvenes, le dije.

Se me quedó viendo y con un brillo en los ojos, luego rodaron lágrimas por su faz, me dio un beso, y me dijo, tú no te vas a morir, tata, tú estás muy joven todavía, y no te preocupes, habremos jóvenes que no dejaremos que a México lo hundan.

Entonces, le dije, los del 68 iremos por delante antes de dejar que ustedes sean sacrificados, y me apresuré a encerrarme en mi recamara porque  ya sentía las ganas de llorar.

Y es que, los del 68 ya vivimos, nuestros nietos apenas empiezan, nosotros vivimos algo que pocos en el mundo llegan a vivir, fuimos factor de cambio, nos han tocado muchas cosas que a otras generaciones no les tocaron, y sabemos que irnos a una guerra fratricida no lleva a nada, la guerra la hacen los necios en provecho de los sabios, así pasó en 1910 y en 1968, y volverá a pasar si AMLO nos lleva a una cosa igual.

Lloré, si, lloré, porque aquellas luchas estudiantiles de 1968 , apagadas  un 2 de octubre, sirvieron de muy poco, viéndola bien, México debió desde entonces llegar a integrarse a los países del primer mundo y nada de eso sucedió; algo nos faltó, tal vez caímos en la vida poltrona y no volvimos a reaccionar y ahora que pueden llegar a los mismos extremos del 68 nuestros nietos, no queremos que sufran, nos duele que eso suceda, como les dolió a nuestros padres y abuelos en aquel año terrible, pero entonces éramos jóvenes y sentíamos correr la adrenalina por nuestras venas y nos sentíamos importantes y sabíamos que algo bueno debía salir de nosotros.

Y allí permanecí en mi sillón reflexionando varias horas, y me dieron las dos y las tres de la tarde sin comer, siendo que como a la una, pero esta vez mi estómago no respingó, y es que para un abuelo no hay nada que nos preocupe más que nuestros nietos jóvenes, porque cuando son niños con algún cuento los conformas, o como le hago con mi bisnieto Matías, que le compró carritos baratos y para él que tiene 2 años y medio, son una maravilla, él con sus galletas y sus carritos es feliz y se queda tranquilo jugándolos, los jóvenes ya son una bomba de tiempo. Sí señor.

 

Hoy mismo México tiene miedo y hasta los chairos andan con la cola entre las patas.

 

 

 

 

Artículos relacionados