Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

LIMOSNEROS CON GARROTE

 Migrantes centroamericanos alcanzan la frontera México-Estados Unidos. Foto: EFE / Joebeth Terriquez

Cuando se empezó a hablar de los migrantes hondureños se dijo que eran 3,500 y tiempo después se  mencionó que ya habían entrado 10 mil, y hoy nos enteramos que a Mexicali y a Tijuana ya llegaron 7 mil que han sido tratados como si fueran turistas en autobuses de lujo y comida gratis. En las ciudades fronterizas les están dando un trato preferente que no se les da a los paisanos, allá les tienen lugares especiales con todo tipo de servicios para su alojamiento y lo que más encabrona, es que hay noticias de que la comida que se les ha regalado queda tirada en las calles y banquetas, junto con el agua, la cual no consumen al cien por ciento de los envases que se les ha obsequiado y mucha agua ha quedado tirada en las calles, e incluso, en el colmo, envases llenos que no abrieron; y es que los migrantes exigen sodas azucaradas, uno de ellos dijo, que nos regalen Burger King y pizzas.

UN hondureño que entrevistaron, dijo que ellos no querían trabajar, que  ellos quieren que se les siga ayudando con monedas en la calle, ya que se paran en las esquinas y allí llegan a reunir más de mil pesos diarios; nos va mejor que en cualquier otro trabajo. Así que son limosneros y con garrote, como antes se les decía a quienes pedían y si no les daban lo que querían, daban de garrotazos a los que se dejaban.

Se sabe que en tránsito hacia la frontera van alrededor de otros 5 mil.

Un sociólogo ya predijo que no tardará mucho en que los centroamericanos empiecen a regresar en féretros a sus países, ya que es gente de poca educación y sienten que el mundo les debe todo y son exigentes como nadie, así que de seguro van a insistir en entrar a E.U. y allí los gringos no tienen miedo de matar y hasta se sienten héroes cuando matan a un indocumentado, ya que se sienten invadidos por ellos que les quitan sus empleos.

Por otra parte los que se queden en México van a generar problemas, así como lo han hecho los musulmanes en Europa, ya que al rato se sienten con más derechos que los nativos del lugar, pero, a cómo andan las cosas, habrá más de un mexicano que les meta unos balazos y sin duda que la delincuencia aumentará en nuestra Patria y los centroamericanos serán los culpables, porque, entre los migrantes vienen miles de hampones, asesinos y gente mala; como diría Trump la peor escoria es la que quiere entrar a E.U.  y por desgracia es una verdad. Ya se dio el secuestro de mujeres centroamericanas por parte de pillos de allá, para introducirlas en la trata de blancas, o sea, forzarlas a la prostitución.

Por eso, la gente sabia de México, ha dicho: Trump tienen razón en evitar que entren a su país gente que ellos no autorizan, pero que la barda fronteriza la pague  E.U. y no México.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ironizó sobre el patriotismo de algunos integrantes de la caravana de migrantes centroamericanos que se dirigen a su frontera sur, por el uso de banderas. ¿No es irónico que grandes caravanas de personas marchen a nuestra frontera queriendo asilo en EU porque tienen miedo de estar en su país, sin embargo, están ondeando orgullosamente la bandera de su país?", escribió el Mandatario en Twitter. Sin duda, tiene razón.

Centenas  de centroamericanos llegaron esta semana a la ciudad fronteriza de Tijuana, mientras que el Gobierno de Estados Unidos ha implementado medidas para endurecer sus políticas migratorias y el envío de miles de soldados. Desde el domingo han llegado a Tijuana cuatro contingentes de la Caravana.

 

Pese a las disposiciones, miles de migrantes que partieron desde Honduras el pasado 13 de octubre avanzan por México huyendo de la pobreza, violencia e inseguridad en sus países con la esperanza de solicitar asilo en EU.

En México los ciudadanos tenemos miedo de lo que nos espera con los centroamericanos, ya que han demostrado un alto grado de ignorancia y cero valores morales; mucho menos humildad.

En los últimos días en Los Mochis, Sinaloa, hemos visto a muchos centroamericanos negros pedir limosna en las esquinas, si las autoridades no actúan echándolos fuera de la ciudad, de seguro habrá muchos problemas sociales muy pronto.

En la ciudad de México, intelectuales señalaron que este no es un fenómeno migratorio, que lo que es sin duda es una invasión programada para desestabilizar a México y a E.U., Y QUE ATRÁS  ESTÁ UN NORTEAMERICANO MULTIMILLONARIO, GEORGE SOROS, que en realidad es húngaro nacionalizado gringo. Seguramente atrás de él, está Rusia y otros países que no quieren a los gringos.

Artículos relacionados