Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

Hay muertos en el campo santo, fueron de visita

Imagen relacionada 

“No son muertos los que en paz descansan en la tumba fría, muertos son los

que tienen muerta el alma y viven todavía...”Resultado de imagen para panteones de yucatan

 

Hace poco leí que un famoso médico asegura que en el cerebro se producen todas las enfermedades y que allí mismo se encuentran los medicamentos  que acaban con ellas.

¿Será cierto eso?

Si así fuera, creo, enfermedades que hoy son mortales de necesidad ya no existieran, pero, ya ve como son, esconden lo que no les conviene a los ricos dueños de laboratorios de medicamentos.

La verdad que tantas noticias como vemos ahora, tienen al mundo vuelto loco, al menos a mí sí; y es que de repente anuncian que el colesterol es bueno para la salud, que el viagra es un medicamento que combate la hipertensión y ya no sabes que hacer; hasta leí que los dueños del dinero del mundo a través de los medicamentos controlan la población mundial; y es por eso que para aliviar una enfermedad te dan cierto medicamento, pero las consecuencias de tomarlo, son que te producen otros efectos negativos que te llevan a la tumba. Y no es mentira.

Hoy en la mañana me fui al panteón de Ahome, muy tempranito, con toda la intención de estar ante la tumba de mi bisabuelo paterno, pero es curioso que hasta en los panteones cambian las cosas y no di con ella.

 

Resultado de imagen para CAMPO SANTO VILLA DE AHOME

Pero allí me encontré con un compañero ejidatario yoreme y nos pusimos a platicar, él tiene más de 85 años y andaba sólo en el camposanto. Me contó que para donde quiera se va a pie, que le ofrecen raite y no lo acepta, porque así hace ejercicio todos los días, en su casa la familia le dicen “el burro vago”, y presume que  él nunca se enferma y que cuando siente algo mal, él solito se cura con yerbitas, raíces, y cosas de la naturaleza, que nunca prueba una medicina y a eso le achaca que a su edad este tan sano y como cosa de “acá entre nos” con orgullo cuenta que se acuesta con chamacas.

Yo para picarle la cresta le respondí: “pues has de amanecer bien miado”.

Como le funciona muy bien el caletre, se rió, luego contestó: “no me entendiste, quise decirte que yo cumplo como hombre a las mujeres y ahorita visito a tres.”

“Hombre, pues te felicito” le respondí, “habemos muchos que no podemos con una y tú con tres. ¿Y cómo le haces?”.

Le brillaron los ojitos al indio y sonriéndose me dice: “mira tú siempre me has caído muy bien, te voy a decir mi secreto, primero, dale masaje todos los días a tu bichola, no a la de otro”, me dice, y se ríe por la broma que me hizo, “un rato bueno por la mañana y otro por la nochi; todos los días te bañas con agua fresca en la mañana, no la calientes, y si puedes, antes de acostarte otro bañito, eso te mantiene tranquilito”.

 

Lo interrumpo y le comento: “los médicos recomiendan un baño tibio antes de acostarte, para dormir relajado”

 

El yoreme continuó como si nada hubiera yo dicho, y aconsejo me: “no andes tomando las medicinas del seguro, mira, aquí duermen todos sus clientes, fíjate como ha crecido el campo santo y si te anda fallando la bichola para cuando duermes con hembras, encárgale a un yoreme que te corte toji y hay le das unos cien pesos cada semana y cada semana tendrás toji, con eso no tendrás problemas de que se te tapen las venas ni vas a enfermar del corazón y a la hora que sea te va responder la bichola y vas a tener felices a tus mujeres; yo a mi edad  en cuanto nos acostamos va el primero y más nochi el segundo y hay veces que en la madrugada las vuelvo a despertar”.

 

¿Y cómo se toma el toji? Le cuestione.

 

“Pues muy fácil-me dice- agarras unos dos ejotes y los cortas en tres partes y lo echas en un casito con agua y lo pones a hervir unos quince minutos, no le pongas azúcar ni nada, lo dejas que se enfríe un poquito y caliente lo tomas como si fuera un té de canela. NO sabe muy bien, pero no li hace, así es mejor. Hay unos yoremes que le echan una rajita de canela y les sabe bien, pero el jiteberi que me aconsejó, me dijo que sólo es más efectivo”.

 

Como vi que ya estaba llegando mucha gente al panteón le dije al compa,” ya me voy antes de que me encierren el carro y no me dejen salir; ¿tú te vas a quedar?”, “no también me voy, tengo que ir a comer algo y luego me  arriendo para estar aquí hasta que se haga nochi”.

 

Pues buite, buite,weye,weye, le dije; pero me respondió que se iría a pie. Entonces le dije: “te invito a desayunar lo que tú quieras”. La pensó un poquito y por fin respondió: eui turi.

 

Sin ningún problema se subió al carro, lo que me dejó admirado, ya que por la edad otros más jóvenes batallan, pero este yoreme está hecho de buena madera. Quiso pollito asado, así lo pidió, y le respondí será totori, porque esto es gallina disfrazada de pollo.

 

Ya que terminamos no quiso raite al panteón, dijo que quería caminar para que le hiciera bien la digestión y agarró rumbo. Pero antes le encargué toji, y mañana voy a ir por él. Así que agárrense chamacas, con uno que me salga bueno.

De manera que el seguro va a dejar de gastar en mí, ya no voy a tomar las pastillas que me dan de a chingo, y pasarán dos cosas; o sigo vivo pero con una vida atm, o viviré atm en el camposanto bien muertito. Si pasa lo último no quiero ni que lleven flores, ni que vayan a cantarme: ¡me duele hasta el corazón, de tanta felicidad, pues gracias a mi señor  que me tuvo la piedad, de llevarse a este cabrón!

 

Sí señor, hay donde la ves, habrá más de uno que se alegre, y más de una que me llore, el chivo por lo que sabes y ellas por lo que fue. Así es la vida : Vals.

 

Pues asi fue, en este día de los vivos en que se festejan a los fieles difuntos, los panteones estarán llenos de muertos que irán a visitar a sus parientes que ya descansan en paz, siguiendo una tradición muy antigua que nadie ha sabido explicar de bien a bien,  y ahorita en Yucatán celebran el "hanal pixan" que significa comida para las almas. Allá les llevan comida a sus muertitos, acá se les llevan flores aunque sean de papel o plástico, pero, dicen los que cuidan los panteones que los muertitos prefieren que les lleven comida y bebidas alcohólicas, las que a ellos les gustaban, que eso lo agradecen más y el pariente que les lleva eso, recibe bienes a cambio, que los muertitos le consiguen allá en el cielo.

Así que lléveles comida y bebidas a sus difuntitos, los panteoneros se lo agradeceran.

 

 

Artículos relacionados