Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

¿A DONDE VAMOS?

 

Por allá en los lejanos 70s cuando el dólar andaba en $12.50 pesos mexicanos  X $1.00, sabíamos que  podíamos hacer con el dinero que ganábamos, hoy no podemos saber.

Y es que llegas al supermercado y te encuentras con que lo que ayer tenía un precio, ahora ya es otro mayor y en suma, lo que ganas ya no te alcanza para el gasto, así que si este día de muertos pensabas llevarle flores a tu madre, probablemente te conformaras con ir a barrer su tumba o le llevaras un platito con arroz como hacen los chinitos con sus muertitos. 

La imagen puede contener: comida

Allá en la blanca Mérida la cosa se va a poner fea, ya que la gente en su mayoría mestiza (maya con españoles u otras razas)acostumbra llevarle comidas a sus difuntos, así que posiblemente o lleven muy poca o se llenen de deudas para cumplir con la tradición de llevarles mukbipollo, que es muy sabroso.

En Sinaloa, no hay  muy arraigado eso de llevarles comida, sólo flores, y eso sí, los que tienen con qué, llevan la banda para que toque las piezas que al muertito le gustaban. Y yo recuerdo que cerca de las tumbas de mis parientes, iba un señor con la banda por un lado, y allí pasaba bebiendo sus cervezas y vinos en compañía de los coleros, y pedía que le tocaran esa que dice: “Madrecita querida , mil perdones te pido si por una traidora te dejé  en el olvido”; ya cuando estaba más achispado, lloraba a gritos y mi nana que nada se callaba comentaba: ya pa que le llora, comida le debió dar cuando vivía la pobre madre y ni eso le dio.

Otros piden para su madre esa que dice: “dame ´por dios tu bendición, oh madre mía del alma, ruega por mí, pido perdón, por lo que tanto has sufrido, yo sé que estas en la mansión, una mirada te pido, madre querida, ruega por mí al señor”.

Esta vez, va a estar muy difícil que los músicos hagan su agosto, el peso todos los días se deprecia y ya vale menos que hace un mes, así que, dinero hará falta. Por eso, cuando se acerquen a ofrecer su trabajo les dirán: caita pesota yori.

Bueno allá nos vemos en el camposanto donde comeremos los sabrosos antojitos que venden  llenos de contaminantes del medio ambiente y por la falta de higiene de los vendedores.

 

 

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Y preguntamos: ¿hacia dónde vamos? Porque en vez de mejorar nuestros ingresos, es al revés, y eso no dice nada bueno de nuestro gobierno y, lo peor, es que si las cosas se ponen peor por malas decisiones, AMLO dirá que es porque así le dejaron de mal las cosas los que se van y al final el pueblo pagará.

Ante esto, pensamos , con qué facilidad AMLO quiere parar las obras del aeropuerto, que sin duda tienen autorización del gobierno actual, y luego tendrá que afrontar demandas el gobierno federal de los afectados inversionistas y de seguro habrá que ´pagarles junto con intereses, y el costo quien lo absorberá, nosotros , vosotros y ellos, ellos saldrán ganando.

Las pensiones ya cada vez valen pa pura madre, y a los viejos nadie nos da chamba, no porque no sirvamos, sino porque los jóvenes nos tienen miedo, sabemos demasiado y en un tris tras los podemos hacer a un lado y ser más eficientes que ellos; de hecho, somos muy eficaces, por ello, los ricos inteligentes mantienen casi hasta que se enferman para morirse a sus gerentes, porque saben que los jóvenes sirven para dos cosas: pa nada y pa nada. Aclarando hay algunos que si sirven

Un día, solicitaban a una persona para una gerencia y fui, presente el examen y lo pasé, luego me citaron de nuevo y acudí, la entrevista era con el dueño; y primero de entrada me felicitó y luego me habló del sueldo, como me pareció muy poco, le dije que yo aceptaría, x cantidad y que a los tres meses, en base a resultados, acordaríamos un sueldo decoroso.

El dueño me dijo que yo ya estaba viejo y que gracia hacia  en darme trabajo, porque mi edad ya no le garantizaba éxito a su empresa.

Le respondí, más viejo estás tú, y la estás dirigiendo, con eso me demuestras que los viejos todavía podemos administrar una empresa como ésta y por lo tanto lo que tú dices es una tontería. ¿Me estás diciendo que soy un pendejo? Preguntó. Le respondí, no, yo dije que eres un tonto.

Acto seguido me levanté y salí de su oficina.

A los dos meses me mandó llamar, y me contó que había metido al hijo de un amigo y que puras pendejadas había hecho, aparte de chocar borracho el auto que le asignó la empresa.

Me ofreció el puesto, y le pedí un sueldo elevado, sabiendo que me diría que no.

En efecto, después supe que el hijo mayor le dijo: Papá por ese sueldo yo me voy a trabajar contigo y se fue. Antes el hijo no quería trabajar con su padre, porque decía que no lo soportaba. Los tiempos son variables.

Artículos relacionados