Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

VIALIDADES

La imagen puede contener: una o varias personas y exteriorLa imagen puede contener: una o varias personas y exteriorLa imagen puede contener: cielo, exterior y naturalezaLa imagen puede contener: automóvil y exterior

VIALIDADES

Hace  unas cuantas horas  que señalábamos que las calles de Los Mochis han quedado inservibles, por  donde quiera hay tremendos baches, las vialidades todas requieren prácticamente  volverlas a construir y eso significará una inversión de miles de millones de pesos, ya que también citamos la carretera Mochis- Ahome y Topolobampo, que son rúas estatales y tanto bache llevará tarde  o temprano a que ocurran accidentes donde habrá muertos, sin duda.

Y hace unos minutos nos acaban de informar de un accidente en la carretera Internacional #15 en el área de los cerros de Barobampo, zona que tradicionalmente ha sido peligrosa y han ocurrido muy graves accidentes.

Esta vez ha participado un camión de pasajeros Y UN REMOLQUE QUE SE SOLTÓ de un tráiler cargado de cemento, se habla de varios heridos.

La cuestión es que la carretera Internacional ha quedado muy averiada con las lluvias atípicas y requiere atención inmediata, se especula que el remolque cayó en un profundo bache y por eso se soltó yéndose a estrellar contra el autobús.

Por ello, es necesario que prontamente lleguen los recursos financieros para que se contraten de inmediato a quienes deberán hacer las reparaciones en las carreteras y caminos, así como las calles de la ciudad de Los Mochis, ya que en los hechos, se están generando graves pérdidas a todo aquel que tiene un automotor, los que al caer en los hoyos perjudican sus amortiguadores, llantas, rines, carrocería, etc., y arreglarlas tienen costos elevados y si de por si nuestra moneda nacional ha perdido valor, ya nada alcanza para vivir dignamente.

Y ya que andamos en el tema de vialidades; habría que ver por qué los agentes de tránsito nada hacen contra los que se estacionan en doble fila, y eso lo vemos en cualquier calle a cualquier hora; no es sólo en los colegios privados y públicos, donde quiera, especialmente, los repartidores de cerveza, refrescos, documentos y cargas, y los choferes de autobuses de pasajeros urbanos y foráneos  que se paran donde les viene en gana para levantar o bajar pasaje, como si ellos fueran los dioses del mundo.

Por cierto hace unos días, un autobús de esos que van a Juan José Ríos, transitaba por la calle Allende de sur a norte por el lado oriente de la rúa y, al llegar a la avenida Madero, se cruzó repentinamente en diagonal hacia el lado poniente de la Allende, porque la ruta a seguir era ahora por la Madero hasta la Zaragoza; y por poco choca con el auto que iba delante de mí, cuyo chofer echando mano a su claxon le mentó la madre 50 mil veces ( es un decir), la verdad da coraje que hagan ese tipo de cosas.

 Mi acompañante en ese momento histórico,  que es un compa de la sierra me dice: “lástima que no traigo mi pistola pa balacearle las llantas a ese jijo de la jijurría”.

“No la amueles compa, le dije, el perdedor sería el dueño del camión y están muy caras las llantas”…”si es cierto, verdad, dice el compa, mejor le meto los balazos a ese jijo de su repuramadre” y soltó la risa.

Ya ve usted hasta dónde puede llegar el que las autoridades dejen actuar libremente a esos individuos irresponsables.

Igual pasa con esos que invaden banquetas y aceras con autos que pasan días y hasta semanas parados porque los están arreglando, o sea, esos que tienen talleres en las banquetas y estorban el paso de la gente y, lo peor, es que a veces personas incapacitadas tienen que bajarse a la calle para poder continuar, porque sus sillas de ruedas no pueden pasar porque los autos estorban.

Y la autoridad?

Y para cerrar con broche de oro; nuevamente hablaremos de los motociclistas que van en zigzag por las calles rebasando carros por todos lados, pasándose los altos en los semáforos  y llevando a niños y mujeres con ellos, sin protección en la cabeza.

La semana pasada me tocó ver a un motociclista que era atendido por socorristas, el tipo tirado en la calle, sangrante, allí cerca una jovencita lloraba a la vez que hablaba con alguien por teléfono, cerquita estaba una patrulla de tránsito con dos agentes arriba, tal vez se contaban chistes porque estaban riendo; me acerqué a la jovencita y le pregunté qué había pasado y me dijo  que ella transitaba de oriente a poniente y al llegar  a la esquina dio vuelta a la derecha con rumbo norte y fue entonces cuando oyó que algo golpeó su camioneta y era el motociclista que la quiso rebasar por la derecha indebidamente; y ella lloraba porque los policías le habían dicho que ella era la culpable.

Tiempo después llegaron sus familiares y le hablaron entonces a la aseguradora para que se hiciera cargo, de todo. Yo me fui, nada tenía que hacer.

Pero me fui pensando que el culpable era el motociclista, simplemente porque nadie debe rebasar en una calle de dos sentidos por la derecha y, en qué pretendieron los agentes de tránsito al asustar a la chiquilla.

Bueno, piénsele usted y decida.

Artículos relacionados