Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

LO HECHO EN MEXICO ESTÁ BIEN HECHO

 La imagen puede contener: cielo y exterior

¡Ay se va!.

El dicho de ¡ay se va! era muy socorrido en los años 20s en México, y seguramente no se erradicó hasta después de los 60s, existió pues la cultura del ¡ay se va! que consistía en no poner atención para hacer bien las cosas, y es que tiene su razón de ser.

Resulta que en el México dominado por los españoles en tiempos de  la colonia, los  aborígenes  eran esclavos de los hijos de la madre patria, España, y hacer su trabajo con perfección conllevaba a beneficiar a sus explotadores y por ello, los líderes de los esclavos, siempre han existido los líderes, conminaban a la gente a realizar mal su trabajo, al ¡ay se va!, que al fin quienes perdían eran los gachupines, y por ello, todos los mexicanos se volvieron flojos e irresponsables; no digo que todos lo sean hoy mismo, pero de que los hay, los hay.

Cuentan que una vez llegó un fulano al correo en Los Mochis, y las oficinas que estaban por la calle Johnston, hoy Independencia, entre Guerrero y A. Flores, las atendía una mujer ya anciana, el tipo iba a enviar una carta a su amada a México, y entonces la carta fue pesada para establecer el precio del timbre que había que ponerle para ser transportada a su destino. La viejecita le dijo: son 50 centavos, y el fulano dijo: épale está muy caro, pero la viejita le dijo: pues la carta no se irá.

El fulano hurgó en sus bolsas y “acompletó” 45 centavos, se los dio a la señora, ésta le replicó: faltan 5 centavos; el remitente le dice: ¡ay se va! Nanita; ¡se va madre! Le respondió ipso facto la anciana. Y no se fue.

Cito esto, porque ya en los finales de los 60s, el gobierno empezó a promover la cultura de hacer las cosas bien hechas, y a cada rato se oía en la radio: ¡LO HECHO EN MÉXICO, ESTÁ BIEN HECHO! De manera que se nos volvió una cuestión de orgullo hacer las cosas muy bien, de manera que la labor de los mexicanos se convirtió en una de las mejores del mundo y, así, hoy mismo México es un país respetado por su mano de obra de calidad y barata.

Pues queremos ligar ese dicho con lo que ocurrió con las inundaciones presentes y sobre todo para callar bocas, ayer las calles estaban anegadas y hoy como se advierte en la imagen las calles están si agua; bueno, al menos antes de que empezara a llover de nuevo, pero el drenaje funcionó, y tal vez no con la rapidez que se requiere, pero, es que cuando se construyó a la fecha ya pasó mucho tiempo.

Al menos en Las Fuentes, un fraccionamiento hecho con calidad, no se inundó, y hoy  amaneció seco, por eso decimos que lo hecho en México está bien hecho, pero, en la colonia Magisterial, sigue la inundación y es que allí no se aplicó el mismo criterio que en Las Fuentes, pero decía un profesor que ya murió: “Nuestros líderes no previeron que esta zona es muy baja y “más pior” junto al cerro de La Memoria, a fuerza se iba a inundar y eso pasa cada año sobre todo cuando hay lluvias torrenciales como las de ahora”.

Ahora los habitantes de esa colonia hablan de que los líderes se ”clavaron” el dinero, nos robaron, dicen, pero como querían casas entonces, ni chistaron cuando sufrieron la primera inundación y después a puro quejarse, la única solución es tumbar  todas las casas y con los escombros subir el nivel del terreno y construir encima un nuevo centro habitacional con visión de un futuro a 500 años, como lo hicieron los españoles  sobre la Gran  Tenochtitlan, que  en su apogeo era una ciudad como Venecia, Italia.

Uno de nuestros lectores nos regañó porque pusimos en otro escrito que: “A Dios gracias ya las calles dejaron de estar bajo el agua en Los Mochis, al menos en la mayoría de ellas, claro que en los lugares no pavimentados hay grandes lagunas y lodazales, pero el agua que cae del cielo siempre trae más bien que mal a la larga”.

Y muchos ciudadanos de Los Mochis están diciendo hartas groserías en contra de: “ los políticos ladrones jijos de su ji jurria madre” y es que están dolidos por sus pérdidas, pero ninguno dice: “ reconozco que por mi culpa, por mi culpa, por mi prostituta culpa, jija de la ji jurria, por tirar basura a la calle, por no decirle nada a los que he visto tirar colchones, sillones viejos y chingadera y media a los drenes, por todo eso y más, soy culpable de esta inundación”; nadie ha dicho: “soy responsable de lo pasado por haber votado por los regidores que obstaculizaron a Zenén Xochihua para contratar un crédito para hacer un gran drenaje pluvial hace años; y en cambio con mi actitud provoqué que algunos de esos regidores sigan mamando de la ubre gubernamental y así seguirán hasta que se pudran.

La imagen puede contener: exterior, texto y agua

Pero ya lo verá, todos esos que  braman hoy, en unos días van andar tirando cochinada y media por las calles, y colchones y sillones al dren Juárez, al Zacatecas, al Álamos, y por donde vivan comportándose como cerdos.

Artículos relacionados