Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

Es más fácil encontrar rosas en el mar.

La imagen puede contener: 1 persona

ALEJANDRO SOLALINDE

Cuando apenas era un jovencito y no sabía ni lo que quería, estaba en la ciudad de México estudiando en el IPN, y de repente se empezó a oír fuerte la canción Rosas en el mar, del español Eduardo Auteen, era 1968, meses después ocurrió la tragedia del 2 de octubre, y por entonces ya sentíamos los jóvenes que no teníamos libertad para actuar, ahora que soy viejo pienso que los jóvenes de todos los tiempos hemos sido sólo estúpidos que no sabemos ni lo que es la libertad.

Como haya sido me identificaba con la canción  antes citada y con las palabras de esta estrofa:

Voy pidiendo libertad y no quería oír.

Es una necesidad para poder vivir.

La libertad, la libertad, derecho de la humanidad.

Es más fácil encontrar rosas en el mar.

 

Tal vez el autor español tenía razón por lo que se vivía en Europa en esos años, pero en México nada que ver, en ese momento.

Pero a lo que voy es que la libertad es algo muy valioso, y quien la pierde, pierde algo muy sagrado, y por ello, ahora que el sacerdote Solalinde rechazó la propuesta que le hicieron los que gobernaran a México después del 1 de diciembre próximo, para que fuera el mandamás en ese aparato burocrático que se llama DERECHOS HUMANOS, el canónigo simplemente adujo que no quiere perder la libertad y que prefiere defender a la gente de los abusos a sus derechos humanos sólo y su alma, que tener que seguir reglas con las que tal vez no comulga u órdenes de los que gobiernan al mundo, que a veces, suenan contrarias a los fines con que se creó el organismo de defensa para la gente a quien le han violado sus derechos humanos.

Ciertamente, todo lo que cae en territorio donde uno debe depender del gobierno, como dicen los chavos de hoy: “ya valió”; más llano, valió madre.

Obviamente que para hacer justicia hay que recurrir a las autoridades correspondientes, que es el mismo gobierno, pero uno que depende del organismo gubernamental está constreñido a que alguien dé órdenes en sentido contrario a la razón, todo por acatar órdenes “de más arriba” que es el pretexto más usado en el ambiente burocrático y seguramente el más falso.

Solalinde se está ganando la admiración de muchos al declinar la propuesta que le hicieron, y ojalá el Papa Francisco declinará también la invitación que le hace AMLO para que intervenga en México en un plan para apaciguar a los malandrines; que recuerde el santo padre que alguien dijo por allí: “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, al rato lo van a mezclar en negocios chuecos, como ya lo hicieron con el Papa Juan Pablo II, que le  achacan que recibió regalos de un sacerdote pederasta mexicano multimillonario y por eso nunca lo expulsó de la iglesia católica, ¿lo recuerda usted? Marcial Maciel Degollado.

En fin, cada quien elige que hacer con su libertad, y dicen que AMLO ya la perdió al negociar con EPN que le entregaran la presidencia y que para ello bajo el agua se hicieron muchas cosas y así obtener el resultado deseado por los que mandan, de manera que ya vemos en los próximos seis años, más de lo mismo, y los que formaron el tsunami para que ganará el Peje se van a sentir usados como si fueran el papel en rollo que se vende en los supermercados, que hasta lo pobres lo usan. Se acabaron los tiempos en que en las letrinas había papel periódico para leer y para……

Así que divina ilusión fue la noche del 1 de diciembre para los adoradores de AMLO, ¡ganamos! dijeron, y hoy poco a poco se van dando cuenta de que en realidad perdieron, y perdió México, ya que después de esto, ¿cuándo se volcará el pueblo de nuevo a votar como esta vez?

Por eso, aquella canción pegajosa de 1968 que traíamos a flor de labios: ¡es más fácil encontrar rosas en el mar! cobra vida hoy.

Y así, la vida nos va enseñando que a cada paso nos encontramos con engaños, y que hasta encontrar el verdadero amor es difícil, a veces lo encontramos al llegar a la tercera edad y es que es más fácil encontrar rosas en el mar, que el amor.

Por eso Agustín Lara fue grande al decirnos:

Yo conocí el amor, es muy hermoso…pero en mi fue fugaz y traicionero, volvió canalla lo que fue precioso, pero fue un gran amor….y…fue el primero.

Así es la vida.Vals.

Artículos relacionados