Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

AHOME TIERRA DE INJUSTICIAS

 Eduardo Álvarez Cota al manifestarse en Palacio. Foto: EL DEBATE  

En abril pasado el ejidatario EDUARDO ALVAREZ COTA dijo que no se advierte por ningún lado a la JUSTICIA SOCIAL que pregona el PRI, ni el punto de vista ético, social y político.

Todo lo anterior deriva de que el  11 de diciembre de 2017 en las calles del Ejido Ahome Independencia ocurrió un accidente, intervinieron agentes de tránsito y resultó que como el responsable del accidente es yerno del síndico de Ahome, hicieron todo lo posible para culpar a la conductora del automóvil afectado, la joven María Dolores Álvarez, vecina de ese ejido e hija de él; quien de inmediato captó ese día que favorecerían al verdadero culpable de los hechos.

Como la joven intuyó que podrían culparla, solicitó los consejos de un abogado quien le sugirió que fuera a practicarse un análisis de sangre y la chica acudió a un hospital privado de Los Mochis, Sinaloa, en donde le practicaron las pruebas conducentes, cuyos resultados fueron informados por escrito, determinándose que su sangre no contenía alcohol alguno.

Posteriormente, ella fue ante las autoridades de tránsito y reclamó el pago de la reparación de su vehículo y se encontró que el parte de tránsito decía que ella manejaba en estado de ebriedad. Ante esa situación su padre intervino y después de hacer diversos reclamos ante las autoridades, optó por hacer pública la canallada de los agentes de tránsito y nosotros publicamos lo siguiente durante el mes de febrero: 

“Tal es el caso de EDUARDO ALVAREZ COTA ejidatario  del ejido Ahome Independencia, quien se puso una cadena y se “amarró” en la puerta del área de la Comisión de Honor y Justicia de la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito del municipio de Ahome, a fin de dar a conocer a los medios que la dichosa Comisión actuó en forma irresponsable y anti ética, para liberar a unos agentes de tránsito que se coludieron para hacer un parte de tránsito falseando la realidad y acusando a una persona de ir manejando en estado de ebriedad. La razón que se dice tuvieron, es que estaban tratando de proteger al Síndico Municipal de la Villa de Ahome, Sinaloa, allí permaneció durante aproximadamente media hora y luego se dirigió al Palacio Municipal para repartir volantes atinentes a las arbitrariedades de los agentes de tránsito.

Enterado que fue el secretario del H. Ayuntamiento de Ahome de que ALVAREZ COTA andaba  repartiendo volantes y que había ido a buscar a algunos regidores, el Secretario del Ayuntamiento envío a un empleado a avisarle que él lo recibiría, como fue. Allí Eduardo Álvarez le explicó que su hija María Dolores Álvarez es la persona afectada por los malos agentes de tránsito y por la Comisión de Honor y Justicia al querer favorecer al familiar del Síndico Municipal de Ahome.

Señores, el pueblo de México está despertando, ya está dejando de ser manso y menso.”

Pues bien medio año después, por fin, las autoridades municipales dictaminan que en el caso que nos ocupa el castigo para los agentes de tránsito que incurrieron en actos deshonestos, como lo es sobre todo, falsear datos y acusar a una persona inocente como culpable, además de manchar su honor al declarar que iba en estado de ebriedad cuando un laboratorio serio determinó que ella no había consumido ninguna gota de alcohol, eso, en verdad que es una gran ofensa, no sólo para la inocente muchacha, es una ofensa para la ciudadanía del municipio de Ahome.

Pues bien, el castigo será hacerles una llamada de atención en público, cuando lo menos que merecen es una destitución y algún castigo corporal por las grandes faltas cometidas.

El ejidatario Eduardo Álvarez del ejido Ahome Independencia, padre de la ofendida, anda muy molesto por esa absurda decisión, en la que se advierte que la sociedad ahomense está en manos de personas incapaces que no velan por los intereses del pueblo; y con esas autoridades es obvio que todos los días ocurran asesinatos, robos, asaltos, secuestros y en fin, todos los actos inmorales que nos podamos imaginar, ya que es indudable que la policía no trabaja para la sociedad ahomenses y está en connivencia con el hampa, según ha dicho el pobre hombre que con los ojos llorosos por la impotencia, narra su odisea.

 

Juan Garibaldi, secretario, convenió con el padre de la muchacha y éste acepto irse a su casa a cambio de que se haga una investigación seria y se castigue a los culpables, nos dijo hace meses Eduardo Álvarez, y si bien es cierto que la investigación encontró culpables a los malos servidores públicos, también se supo que los que determinaron la sanción fueron presionados por sus jefes para llegar a la absurda decisión de castigarlos con sólo una llamada de atención en público, que es como una mentada de madre, dijo el ejidatario.

Pero no sólo han actuado mal los agentes de tránsito, la Síndica Procuradora María Luisa Gómez Lizárraga, al dar su falló denota que piensa igual que los corruptos agentes y con ella, el Médico que dictaminó que la jovencita MARÍA DOLORES ÁLVAREZ manejaba bajo los influjos del alcohol según dijo al aplicar el alcoholímetro y ese merece que se le cancele el título de Médico y la cédula profesional que expidió la SEP, de tal manera que jamás vuelva a ejercer la profesión de Médico.

Agregó el Sr. Eduardo Álvarez,  que llegará si fuere necesario a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que sabe y está cierto de que lo que hicieron estos agentes es una marranada y no descansará hasta que se les saque de la corporación y queden inhabilitados de por vida a participar como servidores públicos”.

Sin duda estamos ANTE UNA ACTITUD VALIENTE de un ciudadano ofendido, como millones en la república mexicana, que prefieren callarse ante el temor de que este tipo de trúhanes les hagan daños en sus personas y/o en sus bienes, EDUARDO ÁLVAREZ  es un ejemplo nacional, y ojalá que no reciba represalias por defender los derechos civiles de su hija y de él mismo.

Artículos relacionados