Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

Sufren mucho los presidentes

 La imagen puede contener: 4 personas, incluido Carlos Herrera, traje

Es costumbre de los mexicanos denostar al gobierno en turno, no importa si es priista, panista, perredista o si el que gobierna es independiente; para el pueblo, todos son ratas o pendejos. 

Cuando Vicente Fox llegó a la presidencia se debió a que tuvo la ocurrencia de alegar con Francisco Labastida y Cuauhtémoc Cárdenas sobre ya no me acuerdo que asunto, pero, la cuestión que terco como es, se puso a decir: hoy,hoy, hoy,hoy, hoy,hoy, hoy,hoy, y así hasta infinito, y a la chusma le gusto esa actitud y al rato la TV hizo popular esa reacción de Fox, hasta que gente que se supone que piensa, decidió que Fox era la salvación de México y pensando con las tripas, lo eligió presidente de México, tal vez para desquitar su coraje contra el PRI CORRUPTO.

Al poco andar la gestión de Chente Fox ya se hablaba de las raterías de Fox y su Marthita, además de las de los niños de la Sahagún, y con razón o sin razón, el pueblo hasta la fecha tiene en muy mal concepto a Fox, a su Marthita y a los hijos de esta mujer.

Se viene el cambio de sexenio y Fox no podía dejar que el PRI volviera, de manera que tenía que apoyar con todo a un panista que resultó Felipe Calderón al que hizo ganar a fuerza, ya que los que saben de esto de la grilla aseguran que AMLO le ganó al PAN, ya que no contamos al PRI que esa vez no apoyo al gandaya de Madrazo Pintado.

Gobernó Felipe y al poco rato ya el pueblo lo tildaba de ladrón y borrachín y salió también crucificado,

Debo decir que analistas financieros consideran buena la actuación de los últimos cuatro presidentes, aun sin embargo, a todos se les acusa de corruptos, cosa que de seguro no  ha de ser cierta, ya que ninguno ha pisado la cárcel ni se les ha molestado.

No sé tú, pero yo, considero que ha de ser muy difícil ser presidente, ya que las decisiones que se toman en el más alto nivel de la administración pública, siempre van a afectar a alguien, y el afectado si es poderoso, sin duda que buscará la venganza y hará que por todos los medios se dañe la imagen del presidente y si se puede, hasta llevarlo a la muerte, como ha sido el caso en E.U. de Abraham Lincoln, John F. Kennedy, y balaceados varios más; la cuestión es que no se comprende porque hay quienes desean ser presidentes. Tal vez, la gente piense que por el dinero que puede obtener por hacer favores a los contratistas y a muchos otros negociantes, sin necesidad de llegar el propio presidente a cometer ilícitos graves.

Hoy se acusa a EPN de que compró terrenos donde se construye el NAIM y que obviamente fueron vendidos posteriormente  a muy buen precio, y  que será de los principales dueños del nuevo aeropuerto y así, que tiene acciones en cientos de empresas muy importantes a nivel mundial, en fin, sólo EPN  sabrá si es cierto o falso, nosotros, sólo comentamos lo que se dice, pero, todo eso nos conduce a que su poder es infinito a tal grado que alguien que presumía que había trabajado en las guardias presidenciales, había visto como el presidente recibía las visitas de muy bellas damas con las que disfrutaba del sexo, unas, y otras que eran mujeres que iban a amamantar al señor presidente, y que por ello recibían muy buena paga, o sea las señoras vendían su leche maternal y el presidente a través de esa leche recibía mucha salud y lo convertían en un buen semental.

El ex guardia presidencial, jura y perjura que lo que cuenta es verdad, yo siempre lo vacilaba y le decía que él tenía magnifica imaginación y que debería hacer un libro de sus aventuras y recuerdos de esa época, y el viejo se encabronaba. También contó que un día no permitió que un fulano entrara con un veliz muy pesado al despacho del presidente porque no le permitió revisarlo previamente. Y que al final el secretario particular del presidente intervino lo dejó que pasará y una hora después le pidieron que llevara la maleta a un cuarto, y ya para entonces el veliz llevaba la llave en la cerradura y que abriolo y encontrose con monedas de oro.

Sufren mucho los presidentes.

 

 

 

 

Artículos relacionados