Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

UN PERIODISTA MÁS ES ASESINADO

Image result for cruz

 

UN PERIODISTA MÁS ES ASESINADO

 

El periodista tabasqueño Juan Carlos Huerta Gutiérrez fue asesinado esta mañana en su domicilio del fraccionamiento Flor del Trópico del residencial El Country, en Villahermosa, TABASCO.

Precisamente hoy 15 de mayo se cumple un año en que fue cobardemente asesinado Javier Valdez Cárdenas en Culiacán, Sinaloa, y el crimen sigue sin castigo, aunque se habla de que los hijos de Archivaldo Guzmán Loera fueron los que ordenaron que lo  mataran; lo cual como puede ser cierto puede ser mentira, con eso de que en estos tiempos con unos cuantos miles de pesos hasta los desintegran en un tanque con ácidos y que no quede huella, que no, que no.

¿Quién mató a Javier? Ya se sabe de los que jalaron el gatillo. Los familiares, amigos y miles de seguidores de su verdad, esperamos detengan también a los más importantes: los que ordenaron su muerte, dice Leónides Alfaro Bedoya.

 

RIO DOCE el periódico en que laboraba Javier publicó: “A un año del homicidio de Valdez Cárdenas, la Fiadle ha detenido sólo a un presunto responsable, acusado de participar en el homicidio. Para Alma Guillermo prieto, la resolución del caso de Valdez Cárdenas daría certeza a todos los periodistas para poder continuar con su labor. Si no se resuelve, ningún periodista estaría seguro, dijo. “Los que observan afuera y desde adentro los terribles acontecimientos que suceden en México día con día están a la expectativa de que se resuelva el caso de Javier Valdez con credibilidad y pruebas contundentes. Porque si el estado no demuestra que es capaz de combatir la impunidad por lo menos en un caso, en este caso, no estamos a salvo ninguno”, concluyó.

Oficialmente se habla de 115 asesinatos de periodista del año 2000 a la fecha, 1003 investigaciones iniciadas desde entonces y sólo unos cuantos casos resueltos, que dan la impresión de que las autoridades no tienen interés en castigar a los mata periodistas, muchos de los cuales, dicen, es posible que hayan sido ejecutados por órdenes de funcionarios públicos que fueron descubiertos en sus enjuagues. Claro, eso dice la vox populi, tal vez porque especula, o tal vez porque nada queda oculto a los ojos de Dios.

Sabemos que RIO DOCE no claudicará en su afán de lograr el castigo para quien ordenó matar a Javier Valdez Cárdenas, pero, hay en la memoria del pueblo muchos otros periodistas que fueron ejecutados, la lista es muy larga, y mientras haya impunidad en México las muertes de periodistas quedaran sin castigo.

En Los Mochis, Sinaloa, se recuerdan las muertes de Aarón Flores Heredia, Pablo Nájera López, José Luis Romero, Jesús Antonio Gamboa Urías y vaya usted a saber si hubo otros más atrás.

De Culiacán ni hablamos la lista es larga, pero si mencionaré el de Odilón López Urías, que no le temía ni a los gobernadores y hay muchas anécdotas que se cuentan de él que lo pintan como un mal periodista y la vox populi cuando lo mataron de inmediato dijeron: tenía que terminar así.

¿Quién ordenó su ejecución?

Hay quien asegura que el jefe de jefes de la gran mafia de gomeros, pero nadie dice nombres por temor a morir igualito.

Pero como decía un periodista ya difunto Arturo Padilla Noriega, el que no tenga el valor para correr riesgos, que se ponga a escribir en la sección de sociales; y por cierto, él fue de los pioneros del periódico de los monitos, como decía el periodista Elías “chapo” Chávez a EL DEBATE, periódico fundado por Manuel Moreno Rivas, quien escribía para LAS NOTICIAS de Alfonso Cano, y consiguió un mecenas que lo apoyara para poner su periódico y se llevó con él a Arturo Padilla, quien al poco rato le renunció, toda vez que le ordenó escribir un artículo denostando a la SICAE, y Padilla le respondió que él sólo escribía verdades. En ese momento Arturo Padilla, recogió sus pertenencias y salió del periódico para jamás volver, hasta le quedaron a deber su salario de esa semana.

Alfonso Cano al saber de ese incidente lo llamó para que siguiera escribiendo en LAS NOTICIAS. El último artículo de Padilla Noriega lo escribió en un hospital de Guadalajara, Jalisco, poco antes de morir de un infarto al miocardio, y fue publicado en el DIARIO DE LOS MOCHIS días después, de eso puede dar fe el decano periodista Eulalio Valdez Valdez.

Descansen en paz nuestros colegas que cayeron a manos de cobardes, su ejemplo de valentía sigue y seguirá presente en los periodistas honestos.

 

  

  

Artículos relacionados