Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

El prometer no empobrece,

 

Image result for bahia de topolobampoRelated image

 

Gas y Petroquímica de Occidente es la empresa que tiene invertidos 85 millones de dólares en la bahía de Topolobampo y que al decir de los pescadores de ese puerto ha dañado el ecosistema gravemente y hasta hoy no se han evaluado dichos daños; aun sin embargo, ayer se reunieron  con algunos personajes del gobierno federal y estatal y los representantes de la empresa citada,  ya que se quiere que den marcha atrás a la demanda que instauraron a fin de parar los trabajos tendientes a la construcción de una fábrica de fertilizantes, la que se considera perjudicaría aún más los ecosistemas de toda esa área.

Presentes estuvieron: Sergio Torres, Secretario de Pesca del Estado de Sinaloa, Joaquim Vestia, encargado del Proyecto y Francisco Labastida Ochoa los dos últimos representando a la empresa.

 La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas

Al parecer, los pescadores serán convencidos y la construcción de la fábrica de fertilizantes se hará realidad con una inversión de 1230 millones de dólares,en una primera etapa, motivo por el cual hay muchos intereses que se mueven al derredor de la construcción de la planta de fertilizantes y su retraso ha costado ya muchos millones de pesos que representaran graves pérdidas a los inversionistas.

Pero más allá del dinero, está la vida animal de las especies que viven en la zona que afectaría la planta de fertilizantes, y evidentemente que de seguir el proyecto hasta el final, todo cambiará para los habitantes de la zona afectada, ya que si ahora viven de la pesca y en condiciones de salud optimas, habría que conocer a ciencia cierta los efectos de tener una planta productora de fertilizantes cerca, y los residuos tóxicos que generaría y a quienes afectaría. Creemos que es posible que no sólo pueda dañar a las especies marinas, sino a los humanos, como pasa en el campo, donde la alta incidencia de cáncer se achaca a los productos químicos que se manejan en la agricultura.

Francisco Labastida dijo que hay muchos mitos en torno a los daños que pueda generar la planta de fertilizantes, y a pregunta expresa de cómo iba a convencer a los pescadores opositores para que acepten que siga el proyecto respondió: “diciéndoles que no hay chupa cabras” “fíjese que sencillo”.

Esa respuesta dejó atolondrados a los periodistas, que pensaría Labastida, que estaba tratando con estúpidos; que tiene que ver ese mito del chupa cabras con un asunto tan serio como la afectación de la naturaleza y sobre todo, con el relleno que hizo la empresa que si afecta al ecosistema y que al decir de los pescadores se hizo en una propiedad  de la nación como son las aguas marinas; se metieron al mar, dicen los afectados, y salta de inmediato la pregunta:¿quién los autorizó a meterse al mar y hacer el relleno?.....y después de esa cuestión, vienen más preguntas: ¿acaso el gobierno federal les vendió a sabiendas del daño ecológico que se haría?

Ahora se habla de que el daño ya está hecho y los pescadores piden una indemnización para reparar el daño y esa puede ser con dinero o ideando alguna otra forma de reparar el daño, el caso es que la gente que reclama reciba algún beneficio.

Y como siempre, la vox populi empieza a sospechar de los líderes que los representan y temen que “sean convencidos”.

En ese tenor  nadie debe decir esta boca es mía ya que no hay constancia de nada, pero, de que el tema da para pensar, lo da.

Los representantes de la empresa han prometido una serie de medidas que la empresa tomaría, tales como: programas de reforestación de manglares y su conservación, cuidado de la flora y fauna de la bahía y su conservación, monitoreo de las aguas de la bahía para vigilar su calidad, así como de las aguas residuales y hasta el rescate de la iguana negra; en fin, el prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila; ya que entre los vecinos de Topolobampo se comenta que una vez que se apruebe por ellos la construcción de la planta de fertilizantes y entrando en funcionamiento ya nada parará los daños que se puedan generar, toda vez que los empleos que generará serán el arma para combatir a los habitantes de esa área en caso de que se incumplan las promesas que hoy hacen; y es que todo eso, tendría  un alto costo para la empresa, de modo que por donde se vea, los topolobampenses la tienen perdida.

Hoy, viene Francisco Labastida, ex gobernador de Sinaloa, a tratar de convencer, si lo logra y en el futuro no se cumplen las promesas, el será recordado de por vida como el causante de los daños que se produzcan por la planta de fertilizantes, que sin duda generará muchos empleos y tal vez acarree beneficios a la región; pero los daños ecológicos, esos ni Dios Padre los evitará.

Y si Labastida habla hoy del chupacabras, cuando se le recuerde mal, si fuere el caso, la gente así lo llamará.

Artículos relacionados