Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

DÍA DEL TRABAJO..

             La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, multitud, cielo, árbol y exterior     

Se celebró en Los Mochis, Sinaloa, el tradicional desfile del día del trabajo, muy concurrido por cierto, aunque un tanto desorganizado, pero eso es lo de menos, hubo años en que muy pocos acudían a desfilar y ahora es otra cosa.

Sirvió para que muchos sacaran de sus entrañas los odios contra el gobierno, con cartelones y banners expresando su sentir, cosa que antes no se hacía, hasta hubo uno que pide que REGRESE MALOVA.

Más abajo decía: LO QUE SE ROBÓ.

Lo más chusco del desfile fue un señor que llevaba junto con una dama el pendón que identificaba al sindicato de los trabajadores del Municipio de Ahome, el señor vestía pulcro traje sastre y hermosa corbata, desentonando ante una multitud que se iban echando aire con sombreros o con cartones porque no soportaban el calor y porque al parecer fue el único que vestía así  en el rayo del sol de mayo casi a 40 grados centígrados.

 

 En fin, cosas veredes Sancho.

Pero al ver ese desfile en un video que me enviaron, me di cuenta que los trabajadores en especial las féminas, no pueden decir como antes, nos estamos muriendo de hambre, aumenten nos el salario, porque un gran número de damitas pasadas de peso iban marchando, abanicándose porque el calor las hacía refunfuñar, antes, puras chamaconas de bellos cuerpos desfilaban muy bien ataviadas y lucían como en desfiles de concurso de belleza. En fin, tiempos traen tiempos.

Recordé que cuando era niño en la SICAE en los años 50 se reunían a los trabajadores adheridos entonces a la CTM y desde allí salían en ordenada marcha, unos a caballo y la mayoría a pie hasta los terrenos adyacentes al palacio municipal,  punto de reunión de donde salía el desfile encabezado por el presidente municipal y los líderes cetemistas; y se iban por las calles principales para terminar el desfile en la plazuela 27 de septiembre, donde algunos líderes se aventaban sus discursos.

Los trabajadores de la SICAE regresaban en ordenada marcha hasta las instalaciones de la sociedad ejidal donde les esperaba una rica barbacoa rociada con bien frías cervezas y refrescos de varias marcas: Pepsi, Coca, Misión, Jarritos, Delaware Punch, Kist, y casi siempre había barriles de cerveza que echaban en tambores de esos petroleros de 200 litros partidos a la mitad a los que les soldaban agarraderas, copeteados de hielo; y la cerveza que rifaba entonces era la Carta Blanca.

No hay texto alternativo automático disponible.La imagen puede contener: bebida

Y la gente comía hasta hartarse y algunos hasta llevaban jarrillas para llevar a su casa, ya que siempre había mucha comida y hasta sobraba, lo que siempre faltó fue cerveza porque muchos ni comían para tener cabida en sus estómagos para la cheve. Casí siempre había una banda tocando y “Los Camperos” mariachis que comandaba Nacho Juárez del campo 11 (Ejido Ricardo Flores Magón) amenizaban esas reuniones y  andaba por los diversos lugares en que se instalaban las carpas cumpliendo peticiones.

Como era costumbre los líderes y dirigentes de la SICAE se instalaban en la huerta de mangos, pegadita a mi casa y allí los artistas se lucían.

 

 Recuerdo a Gustavo Moreno, Víctor Airola, Julio Ríos, Chente Torres  entre otros que les gustaba cantar y lo hacían bien, y varias damitas que trabajaban de secretarias también se animaban a echarse sus palomasos y aquello era una gran fiesta. Y la banda tocaba Viva Leyva  el corrido del Agrarista, y alguien invariablemente cantaba el corrido de Rosendo G. Castro,  que a varios que ya estaban borrachos hacía llorar, sobre todo cuando el cantante entonaba el verso:” Los Mochis está de  duelo por tu ausencia compañerooooooo, adiós Rosendo G. Castro que dios te tenga en el cielooooo”.

 Al obscurecer, presente lo tengo yo, empezaba a irse la gente y la fiesta seguía hasta que se acababa la cerveza, los pudientes se iban a alguna cantina a seguirla y peor si la fecha caía en sábado, había que seguirla, que caray, faltaba más.

Eran los días de gloria de la SICAE.La imagen puede contener: exterior

 Esos tiempos en que el ingenio nos arrullaba con el ruido de la grúa que iba y venía alimentando el batey al descargar de las góndolas la caña que traían de los diversos campos y el movimiento de las máquinas acercando las jaulas copeteadas de caña. Y el pito de la fábrica que guiaba a todo Mochis en los horarios.

Ya pitaron las diez y media de la noche y mi mamacita nos mandaba a dormir y yo renegaba porque estaba oyendo a la XEW la voz de la américa latina desde México, según decía Pepe Ruiz Vélez el conductor del risa metro, un programa donde contaban chistes de esos que los niños podíamos escuchar. Tiempos aquellos señor don Simón.

 

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Hoy, no hay ingenio, no hay caña que moler, no hay trabajo para los obreros que se quedaron sin su fuente de trabajo, y para mucha gente que vivía de las diversas actividades que surgían derivadas del funcionamiento del ingenio; dan ganas de llorar, de sólo recordar.

 

Artículos relacionados