Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

UNA MÁQUINA UN RECUERDO

 La imagen puede contener: tren, cielo y exterior

Mi abuelito llegó a Los Mochis a trabajar en el ferrocarril Mexicano del Pacifico, posiblemente en 1930, ya que venía de trabajar en el sud Pacifico del grupo norte americano Southern Pacific que en 1927 terminó de tender sus vías por la costa del pacifico y llegar a Guadalajara partiendo de Empalme, Sonora. 

 

El ferrocarril Mexicano del Pacifico tiene su origen en 1909 y daba servicio de Guadalajara a Manzanillo, Colima, pero con la revolución mexicana, que se hizo a bordo del ferrocarril y que los bandos para detener avances de sus rivales, destruyeron muchos kilómetros de vías, el servicio de este medio de transporte se vio gravemente afectado, de modo que hasta que terminó la revolución se empezaron a reconstruir las vías y así, en 1929 con Plutarco Elías Calles como presidente del Comité Reorganizador de los Ferrocarriles Nacionales, se inicia la re construcción del ferrocarril  en el país.

El Sud Pacifico que unió la frontera con el resto de México a través de la costa del pacifico partiendo de Nogales, Sonora,  pasando por Hermosillo, Guaymas, Empalme, Cajeme, San Blas, Sinaloa, Culiacán, Mazatlán, Tepic y llegar a Guadalajara, Jalisco.

Se estima que por 1930 Benjamín Johnston adquiere el ferrocarril mexicano del pacifico o lo que quedaba de él, para con sus viejos equipos transportar las cosechas de caña desde el Águila y Campo 14 hasta el batey en Los Mochis, Sinaloa, y desde El Sufragio al batey.

Para tal efecto, mi abuelo Alejandro Padilla Velarde, con experiencia en el tendido de vías por los años trabajados en el Sud Pacifico, llegó a incorporarse al ferrocarril Mexicano del Pacifico.

Así que con este ferrocarril, Johnston, hombre visionario, logró eficientar el transporte de la cosecha y bajar costos en este renglón.

Años después adquiriría también el ferrocarril Kanzas City México y Oriente.

Traigo a colación lo anterior, porque de esos tiempos lejanos parte el progreso de la región norte de Sinaloa y fundamentalmente el de la ciudad de Los Mochis, y se ha logrado mantener, como un recuerdo a la máquina # 2 del Mexicano del Pacifico en un solar atrás del teatro de la ciudad, como se ve en la imagen, en un lugar donde estuvieron unos tanques que  almacenaban melaza, y que sólo son vestigios del viejo ingenio azucarero que fundó el norteamericano Benjamin  Francis Johnston.

Tal vez si en lugar de estar en México dicha máquina que evoca una bella época, estuviera en alguna ciudad de Estados Unidos, alrededor de la máquina hubiera un bello jardín, con toda esa área sembrada de algún pasto ornamental que se cuidaría copn esmero y serviría para que propios y extraños fueramos a sentarnos a algunas bancas a contemplar la vetusta máquina y todo lo que hay a su derredor, evocando los tiempos del ayer, romance de un pasado que fue,  y tal vez, esos viejos obreros y empleados de la United Sugar y del ingenio CALMSA, llegarían a ese punto a platicar y recordar sus días felices de juventud, aquellos días en que el ingenio era su fuente de trabajo y era una luz de esperanza que los hacia ver un futuro mejor para sus familias.

Hoy, ¿que vemos allí?.....Vemos un lugar sucio,  enmontado, abandonado y en medio la maquina # 2 que convoca a llorar, precisamente porque nadie la atiende, porque en la mente de los viejos pobladores de esta ciudad, está latente el miedo de que un día llegue una grúa y la suba a un camión para llevarla muy lejos, vendida como fierro viejo, como al parecer se hizo con otras máquinas que fueron propiedad del Mexicano del Pacifico.

Hace tiempo hicimos un comentario igual a éste, pero el H. Ayuntamiento de Ahome, que es quien debería tener visible y atendido este espacio, que debe ser un valioso recuerdo de los habitantes nacidos en este lugar, esa autoridad ha ignorado olímpicamente lo que es un reclamo del pueblo; y si se colocó en el lugar que está esa máquina de vapor, debería lucir todos los días y motivar con su presencia a niños y jóvenes, descendientes de aquellos hombres que llegaron de tierras lejanas a trabajar al ingenio de Johnston y a levantar una ciudad que hoy, es ejemplo nacional de modernidad y progreso.

Esos niños deberían ser informados de lo que hicieron sus antepasados, de lo que sufrieron y de lo que con sus luchas lograron para beneficio de las generaciones del presente y del futuro.

SEÑOR PRESIDENTE MUNICIPAL DE AHOME  C.P. MANUEL URQUIJO, DELE VALOR A ESE ESPACIO, PERMITA QUE ESA MÁQUINA ANCIANA SIGA CONTRIBUYENDO PARA BIEN DE ESTA CIUDAD Y DE ESA MANERA, QUE SU PASO POR LA PRESIDENCIA DE AHOME SE RECUERDE CON AGRADECIMIENTO Y RECONOCIMIENTO.

Sabemos que hay muchas cosas que atender y todas son prioritarias, pero sabemos también, que hay cosas inmateriales que tienen una importancia toral en el alma de los ciudadanos, y la falta de un parque en ese lugar que debe ser de esparcimiento para la ciudadanía, debe ser subsanada urgentemente.

 

 

 

 

 

Artículos relacionados