Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

CASI CIEN MILLONES DE PESOS GASTARON EN PUBLICIDAD LOS CANDIDATOS

Image result for carencias en el IMSS Image result for carencias en el IMSS

La noticia del día es que los que andan en el show presidenciable se han gastado casi cien millones de pesos que dicen pagaron a diversas empresas de comunicación, publicitando su imagen e ideas.

Se imagina usted cuantas cosas que hacen falta en el IMSS, el ISSSTE, u otros hospitales públicos se pudieron haber comprado en vez de gastárselo o más bien tirarlos por el caño, en pos de publicidad, la cual sale sobrando, ya que en las redes sociales hay publicidad gratis que levanta o jode a los candidatos, según el criterio de cada poseedor de un teléfono móvil.

Vea usted cuanto mensajes vía whats App recibe al día y cuantos le mientan la madre al Peje, al gandaya Anaya o al pillo MEADE, principalmente. 

Sin duda que de esos recibe muchísimos, y últimamente, echándole al panista Anaya por sus supuestas actividades de lavado de dinero, que él dice no son ciertas, pero que mientras demuestra que es inocente, todo mundo ya lo acusa de rata de dos patas. 

Lo cierto es que en poco tiempo el muchachito hizo crecer su fortuna de miles a millones de pesos; y eso que es lo que se sabe hasta el momento, de resultar cierto, más cosas se le descubrirán, aunque, con los políticos suceden milagros, al rato resultan blancas palomas, como es el caso de Memo Padrés, ex gobernador de Sonora, de quien se dice muy pronto saldrá libre y limpio de culpas.

Tal como lo señalamos oportunamente, el PRI ya integró a su maquinaria electoral  a puros “caballones” entre ellos varios ex presidentes (damas y caballeros) del instituto político tricolor, así que la campaña de MEADE que dicen sus oponentes que no levanta, de aquí a mayo estará en su punto y todos los priistas de ayer, de hoy y de siempre, listos para votar, y dicen los panistas que hasta los muertos van a salir a sufragar su voto, como lo hacían en otros años.

No creemos que eso suceda, ya la tecnología no los deja, pero, de que puede ser, puede ser, diría Jesús Reyes Heroles, si viviera.

 

¿QUE PASO CON LOS POLECIAS?.

Hasta hoy no hemos sabido que alguna acción se haya tomado para castigar a los oficiales que en el panteón estuvieron disparando, desde metralletas hasta pistolas para despedir a Joel Medina, el policía asesinado el sábado pasado.

Sin duda, fue una muestra del grado de capacidad intelectual que tienen quienes están a cargo de la seguridad del pueblo. ¡Ahhhhhh! Pero qué tal si agarran a un ciudadano borracho orinando en la vía pública. Ya lo estuvieran crucificando. Y no digo a alguien disparando, capaz que…..¡¡no hables Serapio!!

El presidente municipal Urquijo debe apurarse a castigar a esos malos elementos, no hay justificación para que actúen como lo hacen los narcotraficantes y sus sicarios en los pueblos de la sierra, en donde en pleno centro del pueblo y a pleno día decenas de vecinos del lugar sacan sus armas de alto poder y empiezan a disparar al aire durante largo tiempo, sin más razón que “por sus huevos”.

Bueno eso fue lo que me respondió un vecino de los altos, es decir un serrano, cuando al enviarme un video donde se ve a un grueso contingente en plena plaza del pueblo disparando metralletas. Pregunté la razón o causa y su respuesta fue rotunda: por sus huevos. Así por las buenas ni quien diga nada.

Lo que llama la atención es que las autoridades municipales de esos lugares no hayan implementado acciones tendientes a recoger armas y así evitar la proliferación de sicarios.

Alguien que conoce de estos asuntos me decía que el pueblo tiene en su poder más armas que todas las policías que cuidan la seguridad de Sinaloa.

Yo por lo pronto me declaro desarmado, nunca he tenido un arma después de un rifle calibre 22 (salón) que tuve a mis 8 años de edad, con el que maté a varias palomas, tortolitas , conejos y ardillas.

Pero un día unos chamacos me quitaron mi mochila escolar y en defensa de mis bienes “agarré piedras” y le partí la ceja a uno de “una piedrada”.

Mi padre tuvo que pagar las curaciones del chamaco aquel al que por poco le saco un ojo.

En reciprocidad por esa acción belicosa, mi padre dijo: “vale más que te quite el rifle antes que me vengan a decir que mataste un chamaco”. De paso me recogió mi tirador (resortera)y la tiró a la letrina.

Como quien dice me desarmó mi viejo en prevención de males mayores.

Hace varios sexenios,  el jefe de la policía del estado de Sinaloa me regaló una pistola, una escuadra muy chingona, pero no la acepté, y le dije, “no vaya a ser que dentro de poco me tengas que apresar porque maté a algún cabrón”.

Mi padre era un sabio y me conocía muy bien, así que mejor le hago caso a mi papá.

 

Artículos relacionados