Banner superior a un lado de logo

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

CIEN AÑOS PIENSO EN TI.

 La imagen puede contener: 1 persona

Este sábado pasado se cumplieron cien años del nacimiento del actor y cantante PEDRO INFANTE CRUZ.

Don Delfino Infante García de oficio músico vivía con su esposa Refugio Cruz y sus hijitos en Rosario, Sinaloa, pero por cosas del destino, tuvieron que mudarse al Puerto de Mazatlán, y allí nació el hijo que Dios les envió para hacerlos inmortales y darles una vida mejor que la que llevaban, José Pedro. 

 

Tiempo después, de nueva cuenta se mudaron de domicilio y fueron a parar a Guamuchil, Sinaloa, allí Pedrito empezó a asistir a la escuela y conoció al gran amigo de toda su vida, a Jesús Bustillos Salomón, con quien realizara muchas travesuras de esas que sólo ellos supieron.

Jesús, hijo del dueño de la acreditada carpintería del pueblo, don Jerónimo Bustillos, llevó a trabajar con su padre a Pedro en vista de que las cosas económicas no andaban muy bien en su casa, ya que la vida del músico es de altas y bajas muy frecuentes, así que los hijos desde su infancia tienen que trabajar en algo para ganarse algunos centavos que contribuyan a la economía familiar, así fue como el ídolo de México se inició como carpintero y cuentan que llegó a fabricar su primera guitarra.

Fue allí en Guamúchil donde conoció el amor y muy chamaco preñó a su novia y nació su primera hija, que debe ser ya una señora de edad avanzada.

Hijo de músico, tenía que ser músico, y se cuenta que llegó a dominar la guitarra, el violín, el piano,  la trompeta y la tarola, tenía facultades natas, y pronto Pedrito, como le decían, se fue a Guasave donde pronto hizo fama y fue llamado por la orquesta más importante del lugar y empezó a cantar y a la vez tocaba algún instrumento.

Su fama llegó a Los Mochis, Sinaloa, en donde se integró a la orquesta de don Francisco Mena, y al igual que en Guasave, cantaba y colaboraba con algún instrumento, guitarra o violín y hasta el tololoche, decía.

De Los Mochis se fue a Culiacán donde llegó a cantar en la estación de radio y su voz trascendió a la sociedad culiacanense, de manera que una de las personas que se enamoró de esa voz juvenil y romántica fue María Luisa León, a quien conoció después y llegaron a enamorarse, al grado de que “se juyeron” como dicen en los ranchos; un día salieron de Culiacán con rumbo a la ciudad de México y desde entonces hasta la muerte de Pedro, fueron marido y mujer.

Resultado de imagen para PEDRO INFANTE Y MARIA LUISA LEONResultado de imagen para PEDRO INFANTE Y MARIA LUISA LEON

MARÍA LUISA LEÓN Y PEDRO INFANTE 

 

Allí vivieron algunas penurias en tanto Pedrito se pudo colocar como cantante en la XEW de don Emilio Azcárraga, fue una época muy dura nos contaba doña María Luisa, allá en su casa de Enrique Rebsamen, entre Torres Adalid y Concepción Beistegui en la colonia Narvarte de la ciudad de los palacios. 

Alli en esa casa doña María Luisa vivió momentos muy felices al lado del actor y cantante, pero también algunos muy amargos, como el tener que enterarse de los amoríos de su esposo, con quien se casó en la ciudad de México, tanto por el civil como por la iglesia, eso sí, no hubo ni fiesta  ni banquetes, sólo un gran amor que es el que dice la señora se tenían en esa época en que el triunfo no llegaba todavía a Pedro; y cuando le llegó, al principio todo fue miel sobre hojuelas y después se aparecieron las mujeres fáciles que sabiendo que era casado no les importó tener relaciones sexuales con el artista de donde nacieron varios hijos.

A todo eso, contaba la señora, “Pedro me juraba que como él era de carne débil pues cometía sus pecados, pero a la única que amo es a ti y por eso aquí estoy hincado a tus pies para pedirte perdón”; yo siempre preferí perdonarle sus infidelidades pues fue el amor de mi vida y sabía que en el medio en que se encontraba trabajando, era eso la cosa más frecuente en suceder.

Muchas cosas nos narró en diversas ocasiones doña María Luisa que siempre tuvo la prudencia de no hablar mal de los hijos de su marido, y ciertamente ella estaba muy dolida de las declaraciones que hizo Irma Dorantes con quien Pedro celebró un matrimonio civil en Mérida, Yucatán, mismo que fue anulado después de un juicio civil, que motivó que Infante Cruz viajara de emergencia a la ciudad de México para hablar con María Luisa, y en ese viaje perdiera la vida. Hay otras versiones que ponen como verdadera esposa a la Dorantes, pero los periódicos de la época de distribución nacional, señalan con toda claridad que la única esposa legalmente hablando que tuvo Pedro Infante fue doña María Luisa y sí lo reconoce una hija del cantante que procreara con Lupita Torrentera, con quien Pedro procreó tres hijos.

En casa de Pedro Infante frecuentemente estaba acompañando a doña María Luisa un hermano de Jesús Bustillos y éste, era el inseparable acompañante del cantante, de manera que quien conoce la vida de Pedro de cabo a rabo es Chuy, quien ya estaba a bordo del avión trágico esa mañana del 15 de abril de 1957, y cuando estaban a ´punto de iniciar el carreteo, Pedro se acordó de que no había recogido en la joyería un collar y otras joyas que le había comprado a María Luisa para llegar con un presente de su viaje.

Fue entonces que le ordenó a Chuy que se bajara del avión y fuera a recoger las joyas y que se fuera a México en el vuelo de ese día horas después. Bustillos bajó del avión y así salvó su vida.

Don Jesús Bustillos Salomón vivía en Culiacán hace algunos años, y a pesar de haber recibido durante mucho tiempo ofertas para escribir un libro con sus experiencias al lado de Infante, nunca quiso hacerlo.

Por ser coetáneo de Pedro, si vive debe andar en los cien años.

 

 

CONTINUARÁ

Artículos relacionados