Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

OTRAS “HAZAÑAS” DE DIAZ ORDAZ

OTRAS “HAZAÑAS” DE DIAZ ORDAZ

 

Por Dr. Carlos Rodríguez Candila

  

DEMETRIO VALLEJO

 Las formas de resolver un problema que generó Díaz Ordaz diez años antes como Srio. de gobernación ó sea, 6 en tal cargo cuando el descontento social merced a políticas internas de líderes disidentes sindicales, como Demetrio Vallejo y Valentín Campa en FFCC , Danzos Palomino en movimiento Obrero , Rubén Jaramillo líder campesino y victimado con casi toda su familia meses después de excarcelación, Rafael Galván líder en sindicato electricista,, Othón Salazar liderando el Magisterio e incluso David Alfaro Siqueiros y otros más pues la lista es enorme como se decía en ese tiempo, la rumorología, el presidente Adolfo López Mateos  “López Paseos" .

 

Díaz Ordaz fue el encargado de encarcelar a los mencionados y muchos más que preveían lo que ya como presidente Díaz Ordaz ejecutó; maniobras represivas a palos cómo fue su estilo, pues previo a Tlatelolco, en 1965 apaleó a médicos residentes e internos de pregrado que solicitaban pagos sustentables para subsistir de las llamadas Becas a modo de limosna, con tal de prepararse mejor en campos de especialidad, sometidos a labores extenuantes de guardias y servicios inhumanos casi esclavistas incluyendo las famosas guardias de castigo por 8 a 15 días permanentes a cambio de deserción sin más futuro.

 

Esa represión comprendida por otros elementos del sistema de salud tuvo simpatizantes con médicos maestros y elementos de enfermería que se sumaron y terminaron despedidos.

 

En 1966 Polo Sánchez Duarte a la cabeza y otros lidercillos infiltrados en la UNAM (Polo era estudiante de la fac. de derecho UNAM e hijo del entonces gobernador Leopoldo Sánchez Celis de Sinaloa) con ardid de defensa de un esquirol siguiendo mando presidencial cuya aversión hacia el rector de la UNAM el ilustre y gran Médico Doctor Ignacio Chávez sirvió para de la forma más humillante obligarlo a renunciar en pro de salvar a la institución, junto con otros brillantes médicos como Jorge Espino Vela, cardiólogo ilustre , Ismael Cossío Villegas, Demetrio Sodi Pallares en cuyos libros nos basábamos para nuestra formación, libros de texto básicos que borrados ahora sustituidos por otros de origen extranjero, no desdeñables pero en cierto modo, en su tiempo enseñaban los padecimientos de azote en nuestro país como enfermedades cardiovasculares, electrocardiografía y enfermedades pulmonares.

 

 La historia es y será testimonio hasta donde llega la soberbia del poder.

 

Baste esto como producto de memoria de injusticias. Solo recordemos las pintas en bardas y folletitos circulantes del tiempo: CRISTIANISMO SI, COMUNISMO NÓ"; que relación tan burda, una serie de desquiciados empoderados llevaron al grado de Tlatelolco. Gobierno o desquiciados lo hicieron.

 

Cuando se mata a los hijos, el padre que lo hace, indudable es que el crimen es lo más denigrante que alcanza en la bajeza de la vida.

 

Dicho sea que hoy el exterminio ya consuetudinario ¿debe seguir? Volver al pasado en un estado de guerra cuando con bandera de paz esa se maneja con represión armada con resultados entre inocentes que están en lugar inadecuado o en medio ¿se deben dar así de fácil?