Deportes

Adrián González:ojalá que le vaya bonito.

(AP)

Una noticia horrible para los mexicanos que viven en Los Ángeles fue el saber que su ídolo Adrián González salía del equipo rumbo a Atlanta.

Nosotros lo dijimos desde antes de que empezara la serie mundial pasada, que el Titán iba a salir de los Dodgers y pensamos que Padres de San Diego lo tomaría, ya que el pelotero vive allí; pero, nos falló el pronóstico y fue a dar con los Bravos de Atlanta, quienes inexplicablemente lo dejaron libre, lo que autorizaba al pelotero a firmar con otro equipo de ligas mayores y así, Mets aprovecharon la ganga, ya que delos 21.5 millones de dólares que se le pagan a Adrián, Mets pagará 500 mil dólares y el resto: 21 millones de dólares lo pagarán los Bravos sin obtener ningún beneficio, aparentemente.

Mets hace oficial la llegada de Adrián González

El ‘Titán’ se incorporará a las filas del conjunto neoyorquino al no ser tomado en cuenta por los Bravos de Atlanta, quien lo liberó tras un canje con los Dodgers

14/01/2018 22:05 Redacción

Aunque aún hay detalles por definir y el examen médico se lo hará en breve, el mexicano ya es anunciado en la página oficial de los Mets (Reuters)

Aunque aún hay detalles por definir y el examen médico se lo hará en breve, el mexicano ya es anunciado en la página oficial de los Mets (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.

El portal oficial de los Mets de Nueva York confirmó ya la contratación del agente libre mexicano, el primera base Adrián González, como refuerzo para la campaña 2018 del beisbol de Grandes Ligas. El "Titán" González fue enviado en diciembre pasado a Bravos de Atlanta, en una negociación de cambio con Dodgers de Los Ángeles, club con el que estuvo en las últimas seis campañas de la "Gran Carpa"….Sin embargo, la "tribu" de Atlanta lo liberó, quien ahora firmó como agente libre con los "metropolitanos", que ya hicieron oficial la contratación del experimentado cañonero mexicano.

Con 35 años de edad, Adrián González cobrará con Mets sólo una mínima parte, poco más de 500 mil dólares, de su millonario sueldo de 21.5 millones, el cual es ahora responsabilidad de Bravos de Atlanta.

La campaña de 2017 resultó mala para el inicialista mexicano ya que, debido a las lesiones en la espalda, apenas pudo jugar 71 partidos para Dodgers, con sólo tres cuadrangulares conectados y un promedio de bateo de .242.

Una lesión muy grave en la espalda afectó al mexicano y dijimos que muchos peloteros sucumbieron a ese tipo de lesiones, uno de ellos Papelero Valenzuela, quien tuvo que refugiarse en la liga mexicana de verano dónde ya no fue el mismo de siempre, pero, su calidad de pelotero la conservó y pudo así terminar sus días  en el béisbol como manager.

Adrián deberá mostrar que ya sanó de sus lesiones y de ser así los Mets esperan que cubra bien la primera base, ya que es un buen fildeador, pero sobre todo que empuje más de 80 carreras en la temporada, sería genial y sobre todo, eso daría a González la opción de un salario millonario, obviamente ya no le pagaran 21.5 millones por temporada, pero, si unos 15 millones de dólares por temporada que no sería nada malo.

El Güilo Mentiras en el Béisbol

EL GüILO MENTIRAS EN EL BÉISBOL.


Hay en Sinaloa un escritor llamado DÁMASO MURUA, quien escribió un libro sobre un personaje tal vez real, tal vez ficticio, pero que hacia cosas increíbles, corriendo aventuras de las que siempre salía airoso.

Por ejemplo: un viaje a E.U. donde conoció a varios gringos, mismos que con el tiempo uno llegó a presidente, otro fundó una tienda muy famosa y otro encontró petróleo y ahora tiene varios pozos petroleros. Y estos todos los años lo llevan a darle la vuelta al mundo con gastos pagados por supuesto y le mandan su mesada para que la pase a gusto.

Todo lo antes dicho, se lo escuché a un amigo que no se le caía de la boca el famoso Güilo mentiras, así que no sé qué por ciento es mentira ni cual cierto.

Pero un día platicamos de béisbol y me contó que el abuelito del güilo había sido el primer mexicano que jugó beisbol en E.U. y que al debutar se robó la segunda base, luego la tercera y remató con el homeplate para dejar en el terreno al equipo rival.

Ya ve usted, como el güilo mentiras para todos tiene.

Y es que platicando de los principios del béisbol en México y de los primeros en jugar en el béisbol de la MLB, le conté que había conocido al hijo del primer pelotero mexicano que había jugado en la gran carpa, el sonorense MELO ALMADA, y mi amigo me dijo: a mí el güilo me contó que el primero había sido Chile Gómez, un sinaloense de Villa Unión, hay cerquita de Mazatlán.

Yo le respondí que estaba equivocado que había sido Melo y le conté que Chile Gómez fue mi manager con el Aztecas de la liga de Azcapotzalco en la ciudad de México y que él nunca reclamó el honor de haber sido el primero en llegar a las ligas mayores y que incluso habría jugado en la liga de la costa en la misma época que Melo jugó y hasta manejó a los mayos de Navojoa.

Y de allí  en delante tocamos varios puntos beisboleros y  aseveró que ya no puede hacer uno caso a lo que le cuentan, ya que con las tecnologías puedes hacer un panfleto que recién salido del horno parecerá haber sido escrito hace muchas décadas atrás y anunciarte  a ti como amigo de Jesse James, famoso bandido gringo, así que cualquiera puede poner a su abuelito como inventor de la bola de nudillos   y decir que el señor la inventó un día que andaba por Chichen Itzá paseando con una boxita ojos verdes que le decían Chala y se puso a catchear con ella y para no pasarle una recta de 90 millas que a la mejor la ninia no iba a poder coger, le lanzó despacito, así como dice la canción, cogiendo la pelota con los puros nudillos.

Y allí se dio cuenta que  se movía mucho, la pelota, y la próxima vez que jugó se acordó y empezó a tirarla así y los bateadores no le daban. En ese juego se convirtió en un gran pitcher y la bola de nudillos que tiraba nadie sabía cómo hasta que se fue de mojado a New Orleans, que es a donde se iban los yucatanenses del siglo pasado y que allá lo mamaron (empedaron) y les dijo como cogía  la pelota para tirar la nudillera; pero uno de los gringos la patentó y ahora se llama knuckleball.

Así ha sido siempre, basta que enseñes un escrito viejo de esos que obtienes escribiendo algo sobre un papel en blanco y luego lo pones al sol y le  echas unas gotitas de agua y hay lo dejas unos días y obtendrás un escrito que parecerá que tiene décadas.

Pero si cuentas una verdad y no presentas pruebas, nadie te la va a creer.

Como cuando fui a pescar con mi padre y sus amigos y todos sacaron rápidamente una pieza, casi todos pargos colorados y una mojarra y yo nada; salado el bato, así que lleno de coraje me alejé del grupo y como estábamos en el canal de un estero lleno de manglares, andaba por allí un mero, que se fue a pegar en el anzuelo de mi piola y como ésta la tenía amarrada a un tronco bien enraizado, el mero se pegó con ganas y al ver que la piola se estiraba y al parecer se iba a romper, le grité a mi papá, y en eso el mero pegó el jalón y me metió al agua. Total, que yo no lo saqué, fue mi apá, pero siempre lo consideré pescado por mí y era un animal que medía casi dos metros de largo y no puedo decir el peso, pero entre dos amigos de mi papá lo cargaron. Nunca más en varios años que fuimos a ese estero se volvió a sacar un mero de ese tamaño.

Ahora cuando lo cuento me piden que les muestre la foto, pero en esos tiempos tener una cámara eran palabras mayores, así que no hay foto; y si no hay foto es mentira. Así con los sucesos de antaño, si no hay un papel quiere decir que es mentira.

La historia oral que es la que narran los indígenas, los blancos o yoris no la creen, pero no les enseñes un papel viejo de esos que se hacen ahora y entonces se convierte todo dicho en una verdad axiomática.

Luego platicaremos otra del güilo mentiras.

Recordando a Aurelio Rodríguez

Ayer me di una vuelta por el campo santo, donde los muertos reposan ya, y allí solitas y tristes encontré las tumbas de mis padres y hermanas que ya están con Dios en el cielo, cuyos restos mortales están en el panteón.

A unos cuantos pasos del jardín en que se encuentran, está la tumba de Aurelio Rodríguez que fuera el ídolo de millones de mexicanos aficionados al béisbol, allí pegada a la barda del right fielder está su tumba; sola y abandonada, como la mayoría de las tumbas.

Por la parte de fuera del panteón, en la barda que separa la tumba del pelotero liga mayorista, hay un letrero que  dice: “aquí espera turno el mejor tercera base mexicano, “el bato” Aurelio Rodríguez Ituarte.

Sus amigos, tal vez de su círculo más cercano, le dedicaron esas palabras al “bato”. Y es que Aurelio a sus amigos así los saludaba, ¡quiubo Bato!, y de tanto usar la palabra terminaron por aplicársela a él, así que todos sus amigos así le llamaban.

Aurelio nació el 28 de diciembre de 1947 y murió en un accidente automovilístico, atropellado en la ciudad de Detroit, Michigan, E.U. un 23 de septiembre de 2000 a los 52 años y meses de edad.

Aurelio cuando estaba de vacaciones en Los Mochis invariablemente iba a la ciudad deportiva que hoy lleva su nombre, a jugar tenis. Y es que –me lo dijo- de esa manera fortalecia sus piernas y su brazo derecho, amén de adquirir movilidad y flexibilidad, para estar siempre con su cuerpo a tono para ejecutar lo que era su trabajo, jugar muy bien la tercera base en el deporte de sus amores, el béisbol. Allí se reunía con “la palomilla” gente amiga de él desde que empezaba como pelotero.

Aurelio Rodríguez ha sido considerado el mejor tercera base mexicano de todos los tiempos jugó de 1967 a 1983 en grandes ligas con Angels, Senators, Tigers,Padres, Yankees, White Sox,Orioles, White Sox, sumando 2017 partidos en 17 años.

Su fuerte no fue el bateo en su estancia en las ligas mayores, apenas bateo para un promedio de .237, curiosamente los scouts se lo llevaron por que en la liga mexicana en 1966 estaba bateando espléndidamente y pensaban que sería otro Beto Ávila, pero ya estando allá impresionó por su magnífico fildeo, que de no haber estado en esa época Brooks Robinson, Aurelio hubiera sido el ganador de varios guantes de oro, mismos que ganó el tercera base de los Orioles de Baltimore.

Su mejor año en promedio de bateo fue con el Yankees en 1981 cuando dio para .346  en 27 juegos; y en conjunto en 1970 jugando para Senator de Ted Williams que dio 19 jonrones y empujo 76 carreras y promedio .247

Por el lado del fildeo en sus 17 temporadas promedio .964 en 2014 juegos de los cuales 1987 jugó la tercera base.

A Aurelio se le ha comparado con Vinicio Castilla, quien jugó 16 temporadas en grandes ligas, promedió .965 jugando 1656 partidos como tercera base, de un total de 1826 juegos.

En bateo Vinny dio320 jonrones y produjo 1105 carreras y promedió .276 para ser considerado un tercera base  más completo que Aurelio Rodríguez sin lugar a dudas.

Hay quienes discuten que Aurelio fue mejor que Vinny, pero los números no mienten, en fildeo estaban parejos, pero en bateo, Vinny fue con mucho mejor que el sonorense y como personas les doy un empate, ambos, muy respetuosos y caballeros, por eso fueron grandes peloteros.

Esperamos, Dios mediante, que Vinny llegue a manejar algún  equipo de grandes ligas, Aurelio tenía esa meta personal, para eso se estaba preparando y su estancia en Detroit el día de su fatal accidente, era con el objeto de firmar un contrato para ser manager en ligas menores y con el tiempo llegar a grandes ligas como manager; pero la voluntad de Dios fue otra y aquí estamos recordando a un gran pelotero mexicano que se nos adelantó en el camino que todos tenemos que andar.

BETO AVILA.

Por RONALDO “RONNIE” CAMACHO

BETO AVILA.

La imagen puede contener: 1 personaUna fría mañana de esas muy comunes en Puebla, recibo una llamada de mi manager Beto Ávila, “Ronnie, te invito a desayunar aquí en el hotel Lastra, te espero, voy llegando de mi casa de Veracruz”… “Hasta que corté una madura, jajajaja, no me quieres nada más para desayunar, veremos que traes en la bola, bien, por allá te caigo”, al colgar me quedé sorprendido, no era muy usual en él hablar con los jugadores tan temprano y menos invitarte a la mesa a degustar alimentos, tenía un modo muy especial en el trato con nosotros, era un personaje con mucha clase y respetuoso de sus acciones, en el tiempo que estuvo con el equipo, nosotros guardamos distancia, jugábamos muy a gusto dentro de un marco respetuoso y con disciplina, un día llegamos al hotel Regis a las 7 de la mañana, desvelados de un viaje desde Monterrey y lo primero que vimos fue a nuestro manager sentado en uno de aquellos hermosos y elegantes sillones del Lobby esperando al equipo, empezamos a bajarnos del camión y Bernardo López el otrora gran receptor en los tiempos de Pasquel era hombre de las confianzas de Beto y además Coach y Gerente de viajes, nos indicó, miren “Ahí está el jefe Wahoo”, lo dijo en su clásico léxico Veracruzano. “Coño, llegó por arriba, que felicidad”, exclamó Oscar Rodriguez, “Lo merece, ése hombre batalló mucho para ser lo que fue, en Cuba dejó su legado, su clase y su excelente juego siempre agresivo y aquí, con nosotros a cada plaza que vamos, lo presentan y la gente se entrega, es un ganador”, comentó Jiqui Moreno, cuando me dieron la llave de mi cuarto, fui a saludarlo y sin comentarle nada me dice”.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie

"Tenemos una difícil serie contra el México, si bateas como lo hiciste en Monterrey ganaremos, anda, ve a descansar”, me despedí y me subí a mi habitación, colgué mi ropa en el closet y me dejé caer en la cama así como venía quedándome profundamente dormido; despertando cerca de las 12 del medio día. Pues bien, ya entrando en materia, llegué al hotel Lastra, ignoro si todavía existe, a las 7.40 de la mañana, llegué a éste lugar donde se hospedaba mi manager, en aquellos años era sino el mejor, uno de los mejores de esa hermosa ciudad Poblana, está situado en el punto más alto del Fuerte de Loreto y Guadalupe por la salida hacia Veracruz, un lugar cargado de historia, que cuenta que en ése lugar el Gral. Ignacio Zaragoza venció a los Franceses un 5 de Mayo de 1862,de ahí se admira en todo su esplendor la bella ciudad, que tiene como marco a los volcanes el Popocatépetl y el Ixtaccíhualtl yendo por la súper carretera a la ciudad de Atlixco, donde me elaboraban los bats con los que bateaba, ahí está o estaba la fábrica, llegué a la entrada del bellísimo y bien adornado Restaurant, que más bien parecía un amplio salón de baile de los años del Emperador Maximiliano de Hamburgo, del techo colgaban candiles enormes con infinidad de lámparas de luz muy blanca, el lugar se encontraba casi ocupado por los turistas, se sentía la buena vibra, los meseros para que les cuento ataviados con una elegante vestimenta que si los vieran en la calle, los confundirían con algún empresario millonario, uno de los meseros me vio parado en la puerta, donde rezaba un letrerito “Waithere”, se acercó me dice”. Usted es Ronnie Camacho...? o me equivoco”… “El mismo que viste y calza”… “Qué sorpresa verlo por aquí, les diré a todos mis compañeros que aquí está, para una foto, somos admiradores de usted, caray, no lo puedo creer”… “Gracias, amigo toma las fotos que quieras, no sé cuándo vuelva por este lujoso lugar”… “Uff, que amable es usted, bien dice el cronista de radio que trasmite los juegos de los Pericos, Fernando Rodríguez, que es una gran persona y un gran bateador”. “Eso dice”… Si, cada rato lo está hablando cuando va a batear”… mientras esto sucedía yo buscaba hacia el fondo del salón a mi manager y no lo veía fue cuando le dije al joven mesero, “Conoces a Beto Ávila”. “Claro, aquí se hospeda, vienen muchos a platicar con él y todos bien vestidos, parecen profesionistas conocidos porque duran mucho en la mesa tomando café y como el señor nada más consume Café de la Parroquia, pues ahí tiene usted que nunca se levantan, les gusta.”… “Mira, me invitó a desayunar, búscame una mesa”… “Okey, sígame y ahorita le hablamos para que baje de su habitación”; me senté en la mesa y de inmediato llegaron los meseros y rodearon la mesa, los saludé de mano a todos empezamos a platicar, yo me sentía incómodo porque la gente empezó a voltear hacia donde estaba hablando con los jóvenes, de repente, llegó el hombre y se paró enfrente de mí y me dice”. “Me da su autógrafo..?” sonriendo me abrazó y me tendió la mano, nos sentamos y los jóvenes se retiraron, ordenamos un desayuno Veracruzano, picadas, gordas, frijol negro, jugo y el café de allá del Puerto, mientras degustábamos aquel sabroso desayuno, empezamos a platicar de Beisbol, no de su vida en las Grandes Ligas, sino de la situación actual del equipo.

“Caray Ronnie, nunca me perdonaré el haber aceptado el cambio que llevó a Moi Camacho al México, hasta ahora, es la bujía de ése equipo y lo tiene en primer lugar”, yo me le quedé mirando fijamente y le contesté , ”Beto, las cosas cuando se van a dar, se dan, todos sabemos que lo que está haciendo Moi con los Diablos, es la diferencia de estar nosotros en el segundo lugar”, “seguimos charlando entre sorbo y sorbo de café y le digo”…Quién va a lanzar hoy contra Petroleros, “Voy a ver al novato Máximo Hernández, necesito que esté activo más seguido”… “Si, eso mismo pienso, el chavo tiene talento y recursos veremos cómo se porta ante ese club de bateadores”; ya estando para despedirme llegaron los meseros con cámara en mano, nos tomaron algunas fotos, les dejé pases para que fueran a los juegos de la serie que era de cuatro y salí de aquel bien acondicionado lugar. Llegué a mi casa allá por la 3 Sur y 25 Poniente, me recosté un rato, comimos mi esposa y yo y me vine al Parque Zaragoza, en el hotel Paris recogí a Andrés Ayón y a Morejón y nos pelamos hacia el Parque. “Oye, cabezón, ya viste al viejo…?” me dijo Ayón. “Lo vi en los Portales y me preguntó por ti”. “Lo veré en el Parque” el manager de los Petroleros era Tony Castaño… Cuando estábamos por iniciar el juego, fui al dugout de Poza Rica y saludé a Tony, por cierto ya sus ojos no tenían el brillo de otros años, se le había acabado aquella plática tan llena de alegría que contagiaba, me dijo, ”No voy a durar mucho aquí, veo que sigues metiendo palos y me alegro, te he seguido por la prensa, saludos a Blanca, de parte de Ursina y mío”, me dijo un poco tristón, llegaron los Umpires, uno de ellos era el Zurdo Alcaraz, mi paisano de Empalme, Castaño entregó su line up—Emilio Sosa 9, Ángel Scull 8, Elpidio Osuna 7 Bobby Prescott 3, Benny Valenzuela el Papelero 5, Copa Castillo 2, Rogelio Jimenez 6, Natas Garcia 4 y Winston Brown con 15..11 ganados. Beto Ávila entregó... Eladio Urías 7, Jorge Fitch 6, Oscar Rodriguez 9, Ronnie Camacho 3, Daniel Morejón 8, Jesús Bustamante 5, Agustín Enríquez 4 Guadalupe Cancino 2 Máximo Hernández 1, con 2.3 ganados... El juego dio principio y los lanzadores empezaron a hilvanar cero tras cero, en la sexta entrada Prescott batea jonrón, lo sigue Papelero y también la saca, Copa Castillo batea doble Jimenez recibe la base, Natas batea para doublé play y termina el inning; cuando Brown es out en fly al centro, nosotros seguíamos sin batear con hombres en las bases, así llegamos al noveno perdiendo 2 a 0, Morejón, inicia con sencillo, Bustamante batea también sencillo, Enríquez al bat, mira a nuestro manager en la línea de coach de tercera, buscando alguna seña y Beto lo deja libre, al ver eso, le grité del Dugout… “Heeeyy, fájate cabrón, aquí espera de todo”. Enríquez me vio y asentó con la cabeza, lo que vino después fue un fly corto detrás del short stop y picó de hit, pero no anotamos, quedaron tres en las bases sin out y Cancino al bat y luego un posible emergente por el pitcher Castaño va a hablar con Brown, “Quema, no hay relevo, lo ganas o lo pierdes” y salió del terreno, Cancino elevo corto al tercera base un out, Beto envía a batear al zurdo Carlos Murrieta por Hernández y batea un fly profundo al derecho y produce una 2 a 1 dos outs, dos en base y Fitch al bat y Brown lo golpea en el antebrazo y la caja se vuelve a llenar, viene Oscar bateador de .356 y al primer lanzamiento batea un doble contra la barda y ganamos un juego prácticamente perdido. FIN
"Los "Breaks" del Beisbol, son injustos, en el golpe a Fitch, perdí el juego....CASTAÑO..

 

BENJI GIL II

BENJI GIL II

No se hicieron esperar los comentarios sobre el artículo publicado ayer en este espacio sobre la multa de CIEN MIL PESOS a Benji Gil el manager de Culiacán.

Los hubo de dulce, de chile y manteca, de todos colores y sabores, pero la mayoría están en contra del presidente de la liga; y no publico lo que dicen de él para que no vaya a decir que la traigo contra él; seguramente algún día,  si se atreve a ir al parque de los Tomateros recibirá las “caricias” de la afición tomatera; por lo pronto, varios aficionados de hueso colorado ya dijeron que van hacer una colecta y que reunirán los CIEN MIL PESOS rapidito para resarcir al manager culichi, que a juzgar por las opiniones que nos llegaron de Culiacán, es un gran manager y lo quieren; pos como no, en tres años les ha dado a ganar dos campeonatos y ya con el apoyo que le darán, se partirá el alma por darle el de la temporada que viene.

Eso sí, hubo muchas opiniones de los aficionados Cañeros que dijeron que se alegraban de que jodieran a Benji; pero esos lo dicen por apasionados por lo que nos dijo a los mochitenses, más no por estar a favor de la liga.

Y ciertamente lo que se requiere en el béisbol actual es que haya pasión entre la afición de cada equipo. Bien recuerdo que en la liga de la costa jugar contra Tomateros era serie de pasión, por aquella temporada en que a punto de ganar el campeonato Mochis, Culiacán se lo sacó de la bolsa, y los viejos aficionados dicen que Canuto Ibarra que era el presidente del club Cañeros, vendió el campeonato a un “gomero” que apostó a favor de los Tomateros. La verdad nunca se supo, unos dicen que es cierto, otros que es mentira; hoy en Los Mochis viven Memo Luna y Papelero Valenzuela que formaban parte de ese equipo, y ellos niegan que hayan perdido deliberadamente.

Lo cierto es que desde entonces Culiacán le ha ganado a los Cañeros varios campeonatos, como aquella vez en que el ampáyer Juan Limas, ponchó a Aurelio Rodríguez y salió corriendo hacia el dogout de Tomateros pues todo mundo vio que era UNA BOLOTA, o sea, no era  strike y desde entonces, cada vez que recordamos a Limas, los aficionados le mientan la madre, aunque ya sea un difunto; lo odian. Así es la pasión.

Una vez platiqué con Aurelio sobre ese ponche, y me contó que en ese juego el ampayeo estuvo muy cargado a favor de los Tomateros y, que el lanzamiento con que lo ponchó el ampáyer, no era strike,  riéndose comentó, que que bueno que Limas corrió, ya que si se hubiera quedado un segundo más, seguramente le hubiera dado varias cachetadas por rata. Y que Aurelio haya dicho eso, son palabras mayores; fue un tipo tranquilo e inteligente, pero esa noche la adrenalina andaba muy arriba y tal vez hubiera provocado algún suceso que manchara la trayectoria del orgullo de Cananea y de Los Mochis, ya que en la ex cañera ciudad se le quiso como si fuera hijo de estas tierras, ya que llegó siendo un chamaquito, y aquí echó raíces formando a su familia al enamorarse de Rorris Arce, hoy su viuda.

Volviendo al surco, la afición al béisbol de todos lados, son dados a meterse con los peloteros contrarios y hasta con los locales, y el pelotero mexicano gusta de que el público les grite insultos para luego sublimarse en el juego y callar los insultos con palos que impulsen carreras o ponches para acabar con esperanzas de la afición localista. Recuerdo allá por los 60´s en la ciudad de México, los juegos dominicales entre los fabulosos Tigres contra los Diablos Rojos levantaban mucha pasión y el parque del Seguro Social desde muy temprano se llenaba, de hecho todas las series entre esos equipos tenían muy buena asistencia, y es que había pique entre la afición felina y la de los chamucos; hasta Alejo Peralta el dueño de los Tigres se hacia presente y dicen que el manejaba los juegos de los Tigres, por eso cuando supuestamente mandaba una jugada y la fallaban, la porra felina le grita: COMO ERES PENDEJO ALEJO.

Don Alejo, nada más se reía; pero a veces, se paraba y volteaba hacia el lado de donde venían los insultos y les mentaba la madre y les hacia señas cargadas de insultos, y  NADIE DIJO NADA, NINGUN PRESIDENTE DE LA LIGA MEXICANA LO MULTÓ.

Un día platiqué con ALFONSO “CHATO” LÓPEZ que fuera jugador de los Tigres y Gerente del club por los años 1992 a1994  y le pregunté si don Alejo se encabronaba con los que le gritaban. Me respondió,” él goza con que la gente lo pendejee; para eso viene, para divertirse y tirar el stress”.

Así que señores, ese es el béisbol que a la afición le gusta, el que despierta pasiones y hace que la gente vaya a los parques de pelota, el béisbol necesita a ese tipo de aficionados, no a los que lo ven por la TV; los peloteros requieren de ese tipo de estímulos, son hombres no jotos que se sientan lastimados por los gritos de los aficionados; al béisbol lo están afeminando los empresarios; yo lo jugué por más de 45 años, la mayor parte del tiempo de cátcher, y nada malo me pasó; y en mi época el béisbol era de machos, nos daban cada encontronazo en el home y nosotros los cátcheres rompimos muchos hocicos allí mismo con la pelota en la mano, ese es el béisbol que están matando. Ahora cuidan a los cátcheres como si fueran señoritas vírgenes.  

Por lo pronto, yo sugeriría un URGENTE CAMBIO DE PRESIDENTE DE LA LIGA y que los presidentes de los clubes tengan el carácter de JUAN MANUEL LEY LÓPEZ + para defender a sus peloteros; el chino era odiado por los aficionados rivales, pero a la vez respetado, el era hombre, no chingaderas, el si defendía a su equipo y no le tenía miedo a nada ni a nadie; otro como él…..pos de onde.

Subcategorías

Página 5 de 89

Artículos relacionados