Banner superior a un lado de logo

Anuncio Museo 400px

Ubicacion de Anuncios, debajo de destacados, banner todo ancho

Anuncio Cliente Cintar Banner a Todo Ancho

Duke CArmel idolo de la afición cañera

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

LEON CARMEL EL DUKE

Dentro de 3 dias el Duke Carmel cumplirá 81 años de edad, mucha agua ha pasado debajo de los puentes desde los tiempos de la liga de la costa del pacífico cuando era el ídolo de la afición de Los Mochis; nacido en New York el 23 de abril de 1937, a sus 19 años fue la sensación de la liga con sus jonrones de mucho poder y su excepcional trabajo en la pradera central, era el cuarto bat de los Cañeros.

Carmel llegó procedente de los Cardenales de San Luis para madurar en una liga donde había grandes peloteros mexicanos y también extranjeros, acompañaba al Duke en el jardín derecho otro zurdo, Walter Mathews, que también lo ponían a jugar la primera base, Carmel participó en el juego de estrellas que se realizó en Los Mochis contra la liga veracruzana, y de ese juego sólo recuerdo que corría el Duke desde segunda base rumbo al homeplate y al pasar por la tercera base algo pasó y se fue de bruces al suelo, y allí se dejó de anotar una carrera. Tengo en mente la fotografía en el periódico local con Carmel en el suelo, como si anduviera nadando.

No lo se a ciencia cierta si fue en 1956 o 1957, pero Carmel fue el campeón jonronero con 19 palos para la calle y como señalamos era el cuarto tolete de los Cañeros.

En ese equipo estaba otro poderoso bate, José “Pasitos” Echeverría, primera base, por esos años era un jovencito, Alex Grandcolas en la segunda, Gilillo Villarreal y Roberto Montelongo se alternaban en el short stop, Bob Rice, alias el jilote, era el dueño de la tercera base y Memo Frayde y Jaime Corella se alternaban detrás del homeplate.

Carmel debutó con Cardenales en 1959 a los 22 años y siendo un bat de poder y muy veloz, se esperaba fuera otro Mickey Mantle, pero, nada de eso sucedió.

Apenas participó en 124 juegos durante su estancia en las grandes ligas, que fueron las  temporadas 1959, 1960,1963 y 1965.


Su mejor año fue en 1963 cuando estuvo en 57 partidos con Cardenales y 47 con los Mets de New York para sumar 104 juegos en los cuales conectó 4 jonrones y produjo 18 carreras.

Un pelotero mexicano que dice fue su compañero en ligas menores de USA, nos cuenta que era un tipo muy guapo y que descuidaba mucho su condición física, le  faltó trabajo de campo y sus grandes facultades quedaron en las camas donde realizó sus más grandes hazañas.

Se puede decir que la indisciplina dio al traste con una carrera que pudo ser grandiosa,  ya que cuando estuvo con los Cañeros se mostró como un gran bateador, en grandes ligas apenas bateó para .211 que en nada se parece a los que enseñó por estos lares, y conste que por esos años vinieron grandes peloteros a jugar a la liga de la costa.

En fin casos como este abundan, pero el Duke fue ídolo en Los Mochis y los niños de aquella época lo recordamos tal como lo vimos actuar.

Artículos relacionados